Hi Score Girl: Un retrato de los tiempos que no volverán

La pasión por las maquinitas y tu primer amor


Si eres veterano en esto de los videojuegos lo más probable es que tuviste la oportunidad de jugar en algún local de maquinitas o un negocio con arcades. Estos espacios eran una alternativa cuando tenías pocos juegos en casa, querías jugar con amigos o simplemente demostrar tus habilidades a otros jugadores. Dichas locaciones no eran bonitas y, muchas veces, hasta podían ser peligrosas. Sus características: humo y quemaduras de cigarro. A pesar de todo, servían como refugio ante el aburrimiento y sus campeones tenían el reconocimiento de los demás como "el vago" de la colonia.

Sin embargo, dejar tus iniciales en el high score de Snow Bros o Pang no era suficiente y la mejor parte era cuando echabas tu ficha o moneda a la máquina y esperabas tu turno pacientemente. Poco a poco los ánimos se iban calentando y el estrés se sentía en el aire. No importa si jugaste Street Fighter II, The King of Fighters, Killer Instinct o Marvel vs. Capcom, en todos los casos era igual; lo más importante era seguir con tu racha invencible. El límite era nuestro bolsillo y la hora en la que se apagaban las máquinas.

Actualmente lo que describimos anteriomente no existe más. El fenómeno arcade como lo recordamos ha muerto. La razón: no son un negocio redituable. Y aunque existen máquinas con sistemas multijuegos, la presencia de jugadores hambrientos de competencia se ha extinguido. A pesar de esto, la gran mayoría de nosotros, los veteranos, aún no superamos ese gran momento de nuestras vidas y pecamos de vez en cuando con una reta de The King of Fighters 2002 Magic Plus porque es lo único que aún se juega en algunos lugares. Es imposible olvidar los buenos recuerdos que nos dejaron aquellas épocas y de paso, recordar ese momento cuando pedias tu cambio y, con un montón de monedas en la bolsa, iniciabas tu aventura en alguna de las máquinas disponibles en el local.

Esta experiencia fue inolvidable e irrepetible. Algunos aún recordamos todo esto con cariño, sobre todo si vivimos algún hecho contundente en nuestras vidas, por ejemplo, ese horrible trabajo empacando bolsas de supermercado, la clase a la que nunca llegaba el maestro y aprovechabas para ir a jugar un rato o tu primer amor. Los tiempos cambian y las nuevas generaciones —por lo menos en este lado del planeta— encontrarán que es difícil volver a experimentar la adrenalina de hacer rendir tu última moneda al máximo mientras escuchas los gritos, groserías y risas detrás de ti. Aunque las maquinitas ya no están tan de moda y vivimos una era plagada de battle royale, existen algunos autores de manga como Rensuke Oshikiri que aún se inspiran en la nostalgia para traernos obras como Hi Score Girl, una historia muy a la japonesa, pero que se adapta perfectamente a los que muchos vivimos en nuestra infancia a pesar de la enorme distancia geográfica. Sobre todo, porque la vida de Haruo Yaguchi, un adolescente promedio lleno de dudas y mucho amor por los videojuegos, es un tremendo golpe de melancolía.

Probablemente, estés al tanto del concepto de Hi Score Girl, especialmente gracias a su llegada a Netflix en diciembre de 2018. En caso de que no le sigas la pista, déjame platicarte un poco las razones por las que valdría la pena que le eches un ojo a este anime y manga. Como te mencione antes, Haruo Yaguchi es el protagonista de Hi Score Girl, un joven estudiante con malas calificaciones y un talento especial por los juegos de pelea que se traduce coomo un amor especial por los videojuegos. Su refugio son los centros de arcade donde disfruta humillar a sus rivales, sin embargo, todo cambia con la llegada de Akira Ono, la niña más adinerada, con mejores calificaciones y, también, la más popular de la escuela. Sorprendentemente, Akira rompe el estereotipo de la niña perfecta y demuestra su poder en Street Fighter II, donde derrota con facilidad Haruo. Con hambre de venganza —y Guile de su lado—, Haruo decide de valerse de técnicas reales de los juegos de pelea como el tick throw, donde aprovecha el block stun provocado por una patada débil para forzar al oponente a tomar un agarre, o el zoning, que limita el espacio de movimiento del rival con Sonic Boom y Flash Kicks. Todo esto es mostrado con imágenes tomadas directamente de los juegos representados en pantalla, aquí debo detenerme para hablar de los detalles que marcan la diferencia en esta serie que demuestran el dominio del tema, más allá de usarlo como pretexto para una historia de amor común y corriente.

Para ubicarnos en una línea de tiempo, Hi Score Girl suelta pistas con las novedades lanzadas en aquella época y algunos hechos históricos, como la llegada de Bill Clinton a la presidencia de los Estados Unidos. Por ejemplo, cuando Haruo defiende la calidad del PC Engine (TurboGrafx fuera de Japón) del éxito inminente del Super Famicom. Esto quiere decir que abordaremos la evolución de los videojuegos a partir de principios de los 90, lo que incluye algunos lanzamientos en consolas caseras sin dejar de lado a las arcades. Aunque hay muchos títulos exclusivos Japón, se mencionan otros más populares como Samurai Shodown, Virtua Fighter, R-Type, Altered Beast, Final Fight, Ghosts 'n Goblins y Splatterhouse, entre muchos otros. La mayoría se ilustran con portadas y video con las típicas scanlines de las pantallas de la época. Ver esto durante toda la serie es muy grato si te interesan los videojuegos más allá del entretenimiento, y deja ver la pasión por los juegos electrónicos del autor. Incluso, al final, nos darán algunos detalles interesantes de los juegos mostrados en el capítulo.

Ahora, es momento de regresar a la trama de Hi Score Girl. Durante el desarrollo de la primera temporada se aborda el la evolución de la relación entre Haruo y Akira, además de la aparición de Koharu, la última pieza del triángulo amoroso que marca el conflicto central de la historia. Es aquí donde todo se vuelve predecible y Hi Score Girl pierde un poco de fuerza, ya que, aunque se entiende la falta de interés del protagonista por el aspecto amoroso, por momentos la falta de voluntad de Haruo por hacer cualquier cosa más allá de jugar lo vuelve en alguien odioso y desesperante. Mientras tanto, el silencio de Akira no ayuda a desarrollar mejor los temas que pretende abordar, a pesar de que este silencio trata de aprovechar sus gestos y expresiones para comunicarse. Al final, Koharu se vuelve el personaje más fuerte o, por lo menos el más sensato al momento de tomar decisiones.

Hi Score Girl se vale de recursos tomados directamente de diversos videojuegos
Hi Score Girl se vale de recursos tomados directamente de diversos videojuegos

Debo decir que aunque podemos esperar muchos clichés típicos de otras series romanticas de anime, hay momentos en los que es inevitable identificarse con Haruo o las situaciones que vive con Akira y Koharu. Por ejemplo, si tu pareja disfruta de los videojuegos es normal que en algún momento te haya ganado y el deshonor fluya por tus venas. En mi caso, me pasó cuando mi exnovia me ganó en Soul Calibur III por primera vez, o cuando después de regresar de la escuela parábamos en metro Zapata de la Ciudad de México para jugar The King of Fighters XI. Las experiencias pueden no ser las mismas para todos, pero si tienes más de 25 años seguramente disfrutaste los últimos años de vida de las arcades.

Al ser un jugador competitivo, Haruo entiende muchos de los conceptos técnicos de los juegos de pelea, por ejemplo, los empty jumps o la importancia de tener frames de ventaja en algunos golpes. Si también gusta de los juegos de pelea seguramente notarás estos detalles y los chistes alusivos a frases emblemáticas como “Go home and be a family man” de Guile que, por cierto, es el guía espiritual de Haruo, castigandolo con sus ataques especiales cuando es necesario. También algunas bromas como el clásico error que era muy común al tratar de desbloquear a Akuma en Super Street Fighter II Turbo.

Algo que me parece un acierto es como transmiten las sensaciones de ser un participante de torneos o cuando tienes una reta importante. En las comunidades de juegos de pelea es normal tener diferentes modalidades de retos, por ejemplo, los money match en los que hay dinero de por medio o los salty match, donde se resuelven problemas a partir de una serie de encuentros y, al final, el que tenga más victorias se ganará el honor y respeto de los demás jugadores. En este tipo de situaciones, especialmente en los torneos, un error te puede costar todo y requieres mucha concentración, si llegas a equivocarte en esos momentos te puedes romper emocionalmente y sucumbir ante el ataque del enemigo, algo que lamentarás por mucho tiempo.

"Hi Score Girl deja un buen sabor de boca a pesar de sus fallas, su principal logro es transmitir y representar de forma única el amor por los videojuegos en 24 capítulos"

A primera vista Hi Score Girl puede resultar poco atractivo por el estilo de animación que deja atrás los dibujos a mano por modelos en 3D generados por computadora algo planos. El cel shading es un recurso que da vida a estos diseños y simula el estilo 2D tradicional pero por momentos se nota la mala calidad de la animación. Honestamente, esto deja de importar después de un rato por la mezcla entre menús de selección de personaje, la representación de los gabinetes como Astro City de Sega y la aparición de escenas de los videojuegos o las secuencias de los movimientos especiales.

Sobre el apartado sonoro hay mucho que rescatar, por ejemplo, los botonazos y el clásico sonido de los microswitch en las palancas mientras la acción ocurre en pantalla. El soundtrack aporta mucho a la serie, ya que mantiene los temas originales de cada título cuando salen en pantalla. Por otro lado, las piezas instrumentales que por momentos hacen referencia a algunos juegos, corrieron a cargo de Yoko Shimomura, compositora de los temas principales de Street Fighter II y de otros títulos como Kingdom Hearts.

Hi Score Girl deja un buen sabor de boca a pesar de sus fallas, su principal logro es transmitir y representar de forma única el amor por los videojuegos en 24 capítulos, principalmente por la era dorada del arcade. La segunda temporada se centra un poco más en el desarrollo de Haruo después de poner un balance a sus responsabilidades y su crecimiento como jugador, por lo que se deja lado el tema histórico y se centra en los juegos de pelea, además del clímax de la historia de amor

Hi Score Girl en imágenes

En caso de que no seas fan de la animación también puedes darle un vistazo al manga, publicación de 10 volúmenes que es fiel a lo visto en el anime pero con más detalle y algunos chistes adicionales. Si al terminar la serie te quedas con ganas de más, no te preocupes, existe un spin off que continúa con la historia de Koharu en su adultez, titulado Hi Score Girl Dash.Si lo tuyo es la cultura en torno a los videojuegos valdría la pena que le eches un vistazo a esta serie durante lo que resta de esta cuarentena pero, si estás harto de los clichés y buscas una historia más profunda tal vez Hi Score Girl no sea para ti.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos