#ViernesRetro: Super Mario Kart

El inicio de una larga carrera


Es un gusto saludarte una vez más en este espacio semanal en el que hablamos de los títulos “viejitos, pero bonitos”. Hoy nos toca analizar la primera entrega de una saga que, hasta la fecha, sigue produciendo ganancias para Nintendo. Su legado se ha escrito a lo largo de 6 generaciones de videojuegos y no parece que vaya a irse a ninguna parte.

La popularidad de Mario ha llegado a tal punto que sus apariciones no se han limitado a los juegos de plataformas que todos conocemos. Reconociendo la importancia de su mascota, Nintendo se ha aventado varias veces la puntada de colocarla en contextos que difieren mucho de aquel en el que lo conocimos; y no me refiero a Super Mario Bros., sino a sus inicios escalando andamios para rescatar a la indefensa Pauline de las garras de Donkey Kong.

Una de las primeras apariciones de Mario que le dio un respiro de las tuberías, los saltos y los castillos, fue Super Mario Kart, título de carreras en el que el fontanero comparte la pista con otros 7 personajes representativos del mundo de Nintendo: Luigi, Peach, Yoshi, Bowser, Donkey Kong Jr., Koopa Troopa y Toad. Mi favorito es Toad; tanto, que lo uso en cualquier versión de Mario Kart. Creo que mi segunda opción es Donkey Kong Jr., ya que me gusta mucho el detalle de que traiga camiseta. La competencia se desarrolla a lo largo de 20 pistas, las cuales puedes correr en 3 categorías: 50 cc, 100 cc y 150 cc. Por cierto, eso de “cc” quiere decir centímetros cúbicos y se refiere al volumen del motor, considerando que, mientras más grande sea, más potente será. Es por eso que la clase 150 cc es en la que los vehículos alcanzan mayor velocidad. Ya ni hablar de la modalidad 200 cc incluida en Mario Kart 8. ¡Eso sí es velocidad!

Si eliges tu personaje dejando presionado Y y luego A, éste se hará pequeño
Si eliges tu personaje dejando presionado Y y luego A, éste se hará pequeño

Las pistas son un poco repetitivas en cuanto a los temas. Van desde los jardines del Reino Champiñón hasta las casas fantasma o las fortalezas de Bowser. La estructura y las curvas se van complicando progresivamente, pero el escenario esencialmente es el mismo entre una copa y otra. Por otro lado, se hace gala del Modo 7 que caracterizó al Super Nintendo, dándote la sensación de que lo que se mueve no es tu kart, sino el entorno. En cuanto al apartado auditivo, aquí nacieron varias melodías que después se trasladaron a las secuelas, en ocasiones convirtiéndose en clásicos.

Una de las cosas que más me gusta de Super Mario Kart es que no se trata solamente de un producto en el que montaron a varios personajes en cochecitos para ver qué pasaba. No, es un juego muy bien pensado en el que, como siempre, lo más importante es que los jugadores se diviertan y sientan deseos de regresar a pesar de haber ganado todos los trofeos disponibles. Si a eso le agregamos que tiene multiplayer local, la experiencia se ve muy enriquecida. Específicamente en esta modalidad, la pelea por acabar con los globos del adversario se vio por primera vez y se perfeccionó en entregas posteriores, como la de Nintendo 64.

El objetivo principal en Super Mario Kart es, como en toda carrera de autos, cruzar la meta en primer lugar. A diferencia de las competencias que se pueden ver por televisión o de la famosa carreterita que jugábamos de niños, aquí te puedes valer de algunos objetos con los que puedes atacar a los oponentes y hacerles la vida difícil, aunque en ocasiones te puede salir el tiro por la culata y recibir el impacto de un caparazón que tú mismo lanzaste. Hay otros que funcionan en tu beneficio, como la hoja con la que puedes dar un gran salto (clara alusión a Super Mario World) o la estrella de poder con la que no sólo eres invulnerable, sino que le puedes dar un buen encontronazo a quien se cruce en tu camino. A pesar de tener estos elementos, el éxito en cada carrera en este caso depende más de tu habilidad como conductor que de la destreza o precisión para utilizar cada ítem. Algo muy importante es tomar la mayor cantidad de monedas que puedas, ya que eso te dará más velocidad y, si eres lo suficientemente habilidoso y conoces bien la pista, serás el primero en ver la bandera a cuadros sin problemas.

Conforme vas ganando en los diferentes circuitos, van apareciendo trofeos junto al nombre de cada uno. Estos trofeos son distintos para cada una de las clases, siendo los más codiciados los de la modalidad 150 cc. En esta primera edición de Mario Kart no aparece el modo Mirror, sino que se estrenó hasta la versión de Nintendo 64. Lo que sí aparece desde el Super Nintendo es la icónica pista Rainbow Road, que es el desafío final de la Copa Especial. Es la única pista que ha aparecido en todas las iteraciones de la franquicia, siendo una de las más complicadas. Cuando llegas a ese punto, sabes que estás muy cerca de convertirte en el campeón de campeones.

Necesitas muchas horas de práctica para ver esta pantalla
Necesitas muchas horas de práctica para ver esta pantalla

Actualmente, lo que caracteriza a la serie de Mario Kart o donde más radica el punto de competencia es en el uso de objetos para agredir al oponente. Aunque se trate de un entorno caricaturizado y de fantasía, hay violencia y en ocasiones algunas amistades pueden verse comprometidas. Sigue siendo importante la habilidad con el control, por supuesto, pero se le ha dado más peso a los power ups. No hay nada escrito, ya que puedes llegar a la última vuelta estando en los últimos lugares y terminar ganando con la ayuda de un caparazón azul, una estrella o un rayo. Lo que se busca es tener un balance entre los veteranos que ya se la saben y los que apenas empiezan. A fin de cuentas, si juegas un título y no haces más que perder y perder constantemente, difícilmente te quedan ganas de regresar a él; es decir, no existe esa sensación de progreso que te motiva para seguir esforzándote.

Super Mario Kart, en su primera entrega, sentó las bases de una divertida batalla adornada con elementos recurrentes en la franquicia de Mario. Es un proyecto tan bien logrado, que la versión de Super Nintendo sigue teniendo Replay Value y lo mismo sucede con entregas posteriores. Mis amigos y yo, por ejemplo, podemos pasar horas y horas corriendo en Mario Kart: Double Dash! Ni la parte 8, a pesar de ser tan buena, ha movido a la edición de Gamecube del primer lugar.

Ahora los karts se han movido al terreno de los móviles. Honestamente no me agrada mucho Mario Kart Tour, pero eso no quiere decir que no sea un buen título. Simplemente me gusta más la experiencia de jugar en una consola. ¿Tú qué piensas de este movimiento de Nintendo?

¿Dónde puedo jugarlo actualmente?

  • Cartucho original de SNES
  • Nintendo 3DS ($172.39 MXN)
  • SNES Classic Edition
  • Nintendo Switch Online

Hemos llegado al final de esta dosis semanal de retro gaming. Perdón por ir a las carreras, pero era necesario. Recuerda que esperamos tus comentarios en el sitio y en nuestras redes sociales. Nos leemos la próxima semana con otro #ViernesRetro.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos