Reseña: PlayStation 5

Poder que se siente


El plan de Sony para repetir la increíble historia de éxito de la generación anterior está en marcha y la punta de lanza es PlayStation 5, un gigante —literal — armado con un procesador de 8 núcleos, una competente unidad de procesamiento gráfico y una arquitectura de almacenamiento veloz.

Sin embargo, un gran tamaño y unas enormes características internas están lejos de ser la única sorpresa del equipo azul, ya que uno de los diferenciadores entre plataformas será una pequeña pieza de hardware: el control DualSense. Estas son las herramientas que, de brillar, serán las encargadas de catapultar a PlayStation a la cima de la siguiente generación de consolas.

PlayStation 5 en Amazon.com.mx

Lo primero que notamos en el PlayStation 5 es su tamaño. Es gigante. Sin embargo, después de una inspección cercana y de aceptar esta titánica propuesta, comienza a ganarse su merecido espacio en el centro de entretenimiento como una pieza esencial que demanda atención y se roba las miradas. Sin duda, es digna de ser la reina en la sala del hogar. Lo anterior es consecuencia de su diseño extravagante, que lo ofusca como si fuera un electrodoméstico que venden por televisión a las 3 de la mañana. En vez de estar integrada por una sola pieza, destacan 2 que envuelven la parte central con atrevidas y juguetonas curvas, resultando en un sándwich de alta tecnología.

El PlayStation 5 puede cambiar su orientación, de horizontal a vertical. Sin embargo, esta simple acción requiere un esfuerzo añadido, es decir, desensamblar, montar y atornillar a la consola la base incluida para, ojalá, no volver a moverla en mucho tiempo. Independientemente de cómo decidas acomodarla, en la parte frontal encontrarás los botones de encendido y eyección del disco; 2 puertos USB, uno tipo A y el otro tipo C, además de la bahía de medio físico de lectura. En la parte trasera destacan las ranuras de escape de aire que dejarán respirar a la consola y junto están 2 USB tipo A, el puerto HDMI 2.1, Ethernet y la alimentación de energía.

Un último detalle sobre el diseño es un easter egg milimétrico escondido en la textura rugosa de algunas superficies. Después de una inspección cercana, es posible notar los comandos clásicos de PlayStation que no solo están en el cuerpo del equipo, sino también en el mando. Un gran detalle para los más observadores.

No hay duda de que el PlayStation 5 es muy grande, pero esto no es vano. Este gran tamaño se traduce en volumen interno que facilita la operación del sistema de disipación de calor para garantizar un funcionamiento silencioso con niveles de temperatura aceptables. Comparado con modelos anteriores, el PlayStation 5 es casi inaudible.

La pieza central para garantizar lo anterior es su gran ventilador de 120 mm de diámetro y 45 mm de ancho con doble entrada de aire, el cual distribuye el fluido a un monolítico disipador de calor. Al mismo tiempo, la unidad central de procesamiento emplea un sistema de metal líquido, el cual fue desarrollado en 2 años. En palabras de Masayasu Ito, líder de ingeniería de hardware y operaciones de Sony, trabajaron en la consola hasta 5 años, mejorando su sistema de enfriamiento y poniendo gran atención a la reducción de sonido de la operación de la consola. El resultado, como dijimos, es un funcionamiento casi silencioso, donde el ruido ambiental del vecindario y su tráfico es más alto que el de la consola.

Lo anterior es sobresaliente al considerar las capacidades internas. En este apartado podemos encontrar un procesador AMD basado en la arquitectura Zen de 8 núcleos y 16 hilos, operando a una frecuencia variable hasta 3.5 Gigahertz. El GPU es una unidad AMD Radeon basado en RDNA 2 operando a una frecuencia variable hasta 2.23 Gigahertz; 16 GB de memoria GDDR6 con una interface de 256 bits y un ancho de banda de 448 Gigabytes por segundo. El almacenamiento interno es un SSD NVME, fabricado a medida, de 825 GB con una tasa de transferencia efectiva de 5.5 GB por segundo de datos sin compresión y de 8 a 9 GB por segundo de datos en compresión. El resultado es una máquina poderosa con un máximo teórico de cómputo de 10.3 Teraflops.

Poderosa y estilizada
Poderosa y estilizada

Muestra de lo anterior es la experiencia del PlayStation 5 en términos visuales que resalta gracias a sus caballos de fuerza para entregar una experiencia a 4K sobresaliente con una de sus cartas de presentación: Spider-Man: Miles Morales, uno de los títulos first-party que acompaña el lanzamiento de la consola y que apenas es un vistazo a la experiencia visual de siguiente generación que podemos esperar a futuro. Miles Morales es un juego que luce increíble gracias al incremento de la fidelidad visual que el trazado de rayos le imprime a ciertas escenas.

Pero este no es todo potencial que ofrece; además de efectos de iluminación mejorados y trazado de rayos bajo una modalidad de fidelidad, Miles Morales cuenta con una experiencia a 60 cuadros por segundo con un modo de desempeño. De esta manera, nos presenta una imagen en 4K, escalada de una resolución inferior, para ofrecer una experiencia de vértigo que es ágil y sobresaliente, especialmente bajo la adrenalina del combate.

Por otro lado, encontramos una de las mejoras más destacadas a lo largo de la siguiente generación que cambiará la manera de consumir nuestros videojuegos: el empleo de unidades de estado sólido de almacenamiento, las cuales mejoran considerablemente los tiempos de carga a lo largo y ancho del ecosistema de PlayStation. De entrada, los menús y la experiencia de usuario en la interface gráfica son responsivas, mientras que los juegos sacan provecho del ancho de banda teórico del almacenamiento.

Es así como es posible comenzar a jugar Miles Morales en tiempo récord (comparado con sus antecesores), desde que prendes la consola hasta que Miles Morales está dentro del juego en tan solo 41 segundos —pasando por la elección de perfil, la pantalla “Presiona X para comenzar” y la elección del archivo—. Al mismo tiempo, ganancias similares se aprecian al utilizar el nuevo sistema de tarjetas de la interfaz que funciona a manera de acceso directos a diversas actividades dentro del juego; puedes elegir alguna y comenzar a jugar en tan solo un instante. La experiencia es inaudita.

De manera similar, la retrocompatibilidad se beneficia del estado sólido integrado en la consola, haciendo que los títulos de anterior generación se ejecuten de manera más rápida que en PlayStation 4. The Last of Us Part II pudo ingresar al menú principal en tan solo 33 segundos; Ghost of Tsushima lo hizo en 41 y God of War en 25. En otra prueba similar comenzamos una nueva partida y el tiempo que le toma al PlayStation 5 procesar la pantalla de carga es: The Last of Us Part II: 41 segundos; Ghost of Tsushima 15 y God of War, como sabes, comienza de manera instantánea por diseño.

También nos preguntamos si se puede esperar el mismo nivel de desempeño al cargar partidas guardadas. Los resultados son: The Last of Us 2 46 segundos; Ghost of Tsushima 14 segundos y God of War 14 segundos. De esta manera, podemos apreciar que la retrocompatibilidad está en buenas manos y, al mismo tiempo, mejor que nunca, ya que recientemente los estudios estrella principales de Sony anunciaron que los juegos insignia de la plataforma ostentarán modos de desempeño en la nueva consola que los habilitara a correr a 60 cuadros por segundo: Days Gone, Ghost of Tsushima y God of War son solo unos cuantos títulos de este tipo y no serán los únicos.

También tenemos que mencionar el espacio libre de almacenamiento de la consola, que es considerablemente bajo, tan solo 667 GB para instalar juegos y aplicaciones de los 825 GB del almacenamiento total.

Por otro lado, encontramos los menús de PlayStation 5. En esta ocasión y en contraste con Xbox Series X, el equipo de Sony apuesta por una presentación nueva que se basa en la experiencia de uso que dominó la anterior generación. Lo principal de la interfaz es una barra horizontal que es el principal hub de contenido de PlayStation. A lo largo de ella encontrarás las aplicaciones y los juegos instalados en la consola. Cada aplicación tiene un submenú al cual se ingresa al presionar hacia abajo en el mando para revelar un grupo de tarjetas que corresponden a diferentes actividades dentro de los juegos compatibles. Por ejemplo, en Spider-Man: Miles Morales se aprecia una pequeña lista de tareas en las que puedes participar, como iniciar una misión o una actividad secundaria, así como el progreso porcentual de ciertos trofeos.

Sin embargo, el título que nos da un vistazo al posible futuro del uso de dichas tarjetas es ASTRO’s Playroom. En dicha entrega las tarjetas funcionan de manera similar que en Miles Morales, sin embargo, es notable que la extensión es un poco más amplia. Por otro lado, al ingresar a cada una es posible ver un grupo adicional de funciones, el más llamativo es una pequeña ayuda atada al progreso de cada área del juego. De esta manera, puedes ver un pequeño video que te indica la ubicación de los artefactos ocultos. Cabe mencionar que esta ayuda está disponible de manera exclusiva para usuarios de PlayStation Plus.

Otro de los pilares de la experiencia de usuario de PlayStation 5 es una barra que se activa al presionar el botón guía del mando, el que tiene la forma del logotipo de la marca. Esta sección de la interfaz funciona como una guía de acceso rápido donde encontrarás una aplicación para cambiar entre juegos, la lista de notificaciones, acceso directo a la lista de amigos, un pequeño mezclador de sonido, controles para el micrófono, acceso al perfil y el apagado de la consola.

Fuera de lo anterior, la interface también ofrece el menú de configuración que es muy similar al de PlayStation 4 con las funciones comunes como configuración de video, HDR, almacenamiento y privacidad.

Especificaciones Técnicas

Sistema

  • CPU — x86-64-AMD Ryzen™ “Zen 2” - 8 Núcleos / 16 Hilos - frecuencia variable, hasta 3.5 Ghz
  • GPU — AMD Radeon™ RDNA 2, trazado de rayos - frecuencia variable, hasta 2.23 Ghz (10.3 TFLOPS)
  • Memoria —16 GB GDDR6 - 448GB/s
  • SSD — A medida, 825GB - 5.5GB/s ancho de banda

Entrada y salida

  • Lector óptico — Ultra HD Blu-ray
  • Salida de video — 4K 120Hz, 8K, VRR (con HDMI 2.1)
  • Puertos — USB Type-A (Hi-Speed USB) - 2 USB Type-A port (Super-Speed USB 10Gbps) y USB Type-C (Super-Speed USB 10Gbps)
  • Red — (10BASE-T, 100BASE-TX, 1000BASE-T)IEEE 802.11 a/b/g/n/ac/axBluetooth 5.1
El DualSense por si solo es una maravilla
El DualSense por si solo es una maravilla

Por su parte encontramos el control DualSense, una de las piezas fundamentales que será un gran diferenciador de la siguiente generación de consolas. El diseño del mando se inspira levemente en el conocido DualShock, aunque tiene sus marcadas diferencias; es sólido al tacto y, definitivamente, aporta una sensación de confianza y calidad debido a su robusta construcción y atención a los detalles, por ejemplo, el acabado translucido de los botones que le confiere un aire de producto premium.

Sin embargo, dentro del armazón del DualSense se esconden un par de importantes mejoras tecnológicas. El primero es la respuesta háptica, función que sirve para otorgar una sensación de respuesta que reemplaza el rumble de los controles tradicionales. Por otro lado, los gatillos adaptativos son una función que añade resistencia a los gatillos, como la función de Force Feedback en otros dispositivos, ocasionando que sean difíciles de presionar y que requieran mayor fuerza para accionarlos. Y no son las únicas; el DualSense también añade un micrófono, así como funciones y características de cajón respecto a modelos pasados, como batería integrada, un giroscopio y bocina integrada.

ASTRO’s Playground es el juego (preinstalado en la consola) que nos muestra algunas de las capacidades del mando; se trata de un pequeño tech demo que aprovecha todas las capacidades del nuevo control, otorgando una experiencia sumamente innovadora y refrescante.

El mando DualSense cobra sentido con la combinación de tacto y oído. Es sensacional controlar al personaje en pantalla y sentir a través del control cada paso que da, además de percibir una carga ambiental añadida cuando, por ejemplo, el mando comienza a sonar y vibrar fuertemente mientras el personaje cruza una corriente de aire tempestuoso.

A lo anterior hay que añadir que el mando no solamente vibra como hasta ahora lo han hecho los controles tradicionales; fundamentalmente es vibración, pero son magnitudes diferentes, como si tuviera un sinfín de motores adentro con los que puedes sentir múltiples respuestas del juego. Es difícil de describir y, sin duda, una pieza de tecnología que hay que probarla para creerla.

Sin embargo, es solo una promesa y el millaje variará de acuerdo con cada juego. Por ejemplo, Spider-Man: Miles Morales emplea las características del mando, pero solo lo hace por compromiso y de manera poco imaginativa. La función háptica tiene algunos momentos brillantes, por ejemplo, cuando sientes la cadencia de un tren en movimiento, pero los gatillos adaptativos apenas ofrecen una ligera resistencia al momento de balancearte con la telaraña a través de Manhattan. Sin problemas, las funciones se pudieron haber omitido y la experiencia se mantendría intacta.

Otra de las características del DualSense es el botón de Crear que te permite capturar imágenes y video. En esta ocasión mantiene funciones similares a las de PlayStation 4, en el sentido de que tiene 3 modos de operación: presionarlo una vez, 2 veces y dejarlo presionado. Dentro de este apartado es importante mencionar que puede capturar hasta 1 hora de video y la capacidad de capturar video en 4K bajo el formato WebM. Adicionalmente, aquí es donde se puede comenzar la función de transmisión a diferentes servicios de streaming.

Por último, es importante mencionar que el tiempo de vida de la batería es sobresaliente; puedes esperar jugar durante una buena cantidad de horas antes de poner a cargar el mando. El estimado es que dura más en relación con el DualShock 4, incluso cuando se pone a prueba con ASTROS’s Playroom, el cual es una exigencia particular para el mando. Puedes esperar autonomía superior a las 8 horas de juego ininterrumpido. Un punto a destacar es que durante nuestra prueba notamos un comportamiento erróneo al momento de intentar cargar la batería del mando al conectarlo con el cable USB suplementario en el puerto USB frontal de la consola. La batería no cargó o si lo hizo, fue muy poco. Lo anterior se solucionó usando un puerto de la parte trasera y conectando el control a fuentes externas de alimentación de energía.

Llegamos al veredicto de la consola y tenemos que decir que es muy difícil estimar y predecir el futuro de la misma. Por ahora lo que nos llevamos es una tremenda primera impresión; no solamente por el poder y todas las capacidades visuales de sus cartas de presentación, sino también por la experiencia táctil y auditiva de ASTRO’s Playroom. Por supuesto, aún falta muchísimo tiempo para determinar si las funciones del DualSense serán aprovechadas al máximo o si la interfaz de usuario mantendrá su enfoque minimalista o cambiará en el futuro, por ejemplo.

Sin embargo, el potencial cambio de paradigma de diseño de juegos es latente y la realidad es que el PlayStation5 es un contendiente poderoso de la siguiente generación; el potencial está ahí, listo para ser explotado, pero para esto tendremos que esperar algo más de tiempo. Aún es muy temprano predecir si Demon’s Souls o Ratchet & Clank: Rift Apart serán los parteaguas generacionales o si estos llegarán en 1 o 2 años. Esta es la realidad de todas las consolas en su fecha de lanzamiento. Como dijimos, PlayStation 5 es una experiencia positiva, es nueva vida inyectada a tu pasatiempo favorito que ahora disfrutarás por más tiempo con la eliminación practica de las pantallas de carga. Y con esto, a jugar se ha dicho.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos