#ViernesRetro: Solomon’s Key - Fire ‘N Ice

Un par de puzzles que desafían tu mente y destreza


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros

El catálogo del Nintendo Entertainment System, a pesar de tener más de 30 años de existencia, sigue sorprendiéndome gratamente. Soy suscriptor de Nintendo Switch Online por una simple y sencilla razón: la consola virtual de NES y SNES. Gracias a este servicio me encontré con el par de títulos de los que hoy hablaré. Si leíste lo que escribí acerca de Eggerland y The Adventures of Lolo, seguro te diste cuenta de que soy aficionado a los juegos de “rompecabezas”, pero no sólo de los que te hacen pensar para resolver un problema, sino que además demandan un nivel considerable de destreza en algunas secciones. Es el caso Solomon’s Key en sus 2 entregas para NES.

En la primera aventura de Dana, el hechicero al que controlas, se nos presentan muchos factores en contra: un diseño de niveles muy elaborado, muertes instantáneas al tocar casi cualquier cosa, recursos muy limitados para defenderte de los enemigos y un límite de tiempo. Una ventaja es que, al poner pausa, puedes analizar el nivel con toda tranquilidad y diseñar una estrategia. Esto no es común en este tipo de títulos, así que bien vale la pena aprovecharlo.

Parece imposible llegar a esa llave, pero siempre hay una forma
Parece imposible llegar a esa llave, pero siempre hay una forma

Para navegar en las escenas, Dana cuenta con una vara mágica que le permite construir bloques frente a él y en la línea inmediatamente inferior. También es posible colocarlos al saltar, lo cual puede resultar muy útil. Como defensa tienes bolas de fuego en una cantidad muy limitada, pero si las usas adecuadamente, te pueden ayudar a salvar el día. El objetivo en cada nivel es obtener la llave que abre la puerta que te da acceso al siguiente. Como es de esperarse, la dificultad va aumentando en una curva bastante razonable. Si te gustan este tipo de experiencias, difícilmente puedes conformarte con jugar sólo un par de niveles, ya que, una vez que entiendes la mecánica del juego y descubres las posibilidades que tienes, quieres seguir avanzando hasta cumplir con tu misión principal: recuperar la Llave de Salomón.

Además de la creación de bloques, Solomon´s Key incorpora algunos elementos propios del género de plataformas, ya que debes saltar en repetidas ocasiones para navegar a través de cada cuarto y disparar en ciertos momentos. Esto sirve para deshacerte de los enemigos y abrirte camino hacia la llave, aunque a veces lo mejor es estudiar sus patrones y esquivarlos. Un detalle curioso y que hace un guiño a Super Mario Bros. es que Dana puede romper los bloques que genera con la cabeza al estar debajo de ellos. 2 cabezazos bastan para destruirlos y replantear la estrategia.

Un aspecto de Solomon’s Key que eleva muchísimo su replay value es la gran cantidad de secretos que tiene. Descubrirlos no sólo satisface el ego y da satisfacción a quien lo logra, sino que también influye en el final que se muestra al terminar la aventura. Me parece un detalle muy interesante, ya que es una característica que no era muy común ver en aquella época y menos en un juego de este estilo. No sólo se trata de conquistar cada nivel, sino de sacarle toda la pulpa y platinear el título. Para que te des una idea, existen 48 niveles normales, 15 secretos y el nivel final, dando un total de 64.

Es un juego hecho con mucho corazón
Es un juego hecho con mucho corazón

Algunos años después, en 1993, apareció Fire N’ Ice, conocido en Europa como Solomon’s Key 2. Aquí debemos ayudar a Dana a derrotar al mago Druidle y arruinar su plan de derretir Coolmint Island. Aquí la mecánica de juego cambia, ya que ahora nuestro hechicero construye bloques de hielo con los que debe extinguir una serie de llamas distribuidas en cada cuarto. Estos bloques sólo se pueden construir en la línea inmediata inferior respecto a Dana; es decir, sólo por debajo de él. Otro aspecto con el que aumenta la dificultad es que ya no se puede saltar, aunque en esta ocasión no hay límite de tiempo. En esencia se trata de construir y mover los bloques de modo que choquen con las llamas o les caigan encima.

Este segundo título fue el que me inspiró para escribir este texto, sobre todo porque se parece mucho a mi amado Lolo y la simpleza de su modo de juego me conquistó. Está más inclinado hacia el razonamiento que a la destreza, por lo que te da la oportunidad de tomarlo con calma y pensar en la mejor estrategia. El número de intentos es infinito, así que prácticamente no hay presión. Creo que esto contribuye a que el juego te envuelva más, porque pasar cada nivel se vuelve un reto personal y puedes llegar a obsesionarte un poco. Te lo digo por experiencia.

Fire ‘N Ice consta de 100 niveles distribuidos en 10 mundos, pero la cosa no queda ahí, ya que al terminarlo aparece un código con el que tienes acceso a 50 más. Me parece sorprendente que la oferta sea tan nutrida, aunque la verdad no me quejo en lo absoluto porque me divertí como enano con cada nivel.

Es un largo camino por recorrer, pero vale la pena
Es un largo camino por recorrer, pero vale la pena

Me pasó algo muy curioso que quiero contarte: resulta que un buen día abrí la aplicación de Nintendo Switch Online NES para ver qué juegos nuevos estaban disponibles. Me encontré con Fire ‘N Ice y, aún sin conocerlo, me llamó la atención y empecé a jugarlo. Como ya sabrás, me enganché por completo y lo disfruté muchísimo, pero fue hasta que tuve la idea de escribir acerca de él que descubrí que estaba relacionado con Solomon’s Key. Sí, sé que suena absurdo, especialmente porque el aspecto de Dana es muy particular y es difícil confundirlo, pero en mi defensa puedo decir que el título del juego y el hecho de que me haya enfocado más en la jugabilidad que en cualquier otra cosa, me llevó a pasar por alto ese pequeño detalle.

Curiosidades

  • Fire ‘N Ice (Solomon’s Key 2) es una precuela de la primera parte, a pesar de haber salido tanto tiempo después.
  • Solomon’s Key es un port de la versión original de arcade que apareció en 1986.
  • El modo de juego en ambas entregas tiene una influencia evidente de Lode Runner.
  • Fire ‘N Ice cuenta con un editor de niveles, aunque en la versión americana no es posible guardar nuestras creaciones.

Enlaces que pueden interesarte

¿Dónde puedo jugarlos actualmente?

  • NES
  • Nintendo Switch Online
  • PC Engine
  • Sega Master System
  • Game Boy

(entre otras plataformas un tanto obsoletas)

Si tienes tiempo en tus manos y te gustan los buenos retos mentales con un toque de destreza, no dudes en probar estas 2 joyas. La posibilidad de jugarlos en plataformas actuales es muy valiosa, ya que podemos revivir o conocer algunas propuestas interesantes que en su momento pasaron desapercibidas o simplemente aparecieron cuando todavía no aparecíamos en este mundo, el cual estoy seguro es el caso de muchos de ustedes.

Recuerda que espero tus comentarios y me da mucho gusto que te hayas tomado el tiempo de leer estas líneas. Nos vemos en el próximo #ViernesRetro y… ¡Feliz día del niño!

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos