#ViernesRetro: Castlevania en el Game Boy

Los Belmont con pies de plomo


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros

Estoy explorando el universo de una de las mejores consolas portátiles de la historia. Como ya lo he dicho, es un dispositivo que nunca tuve, por lo que en su momento no jugué muchos de sus títulos. Alguna vez un amigo me dejó jugar su copia de Link’s Awakening y Super Mario Land, mientras que alguien más me lo prestó sólo con Tetris, pero con eso tuve para mantenerme entretenido.

Siempre he sido fan de la saga de Castlevania, de modo que cuando me enteré de que existía en Game Boy, tuve la cosquilla de jugarla. Con el flujo de información que existe hoy, sé que aparecieron 3 títulos para la portátil, así que en este #ViernesRetro platicaremos de ellos y veremos cómo fueron evolucionando.

Castlevania: The Adventure (1989) - El más modesto

El primer punto que quiero tratar es el nombre del juego. Si le echas un vistazo a la portada, es muy probable que te vayas con la finta de que se llama The Castlevania Adventure, lo cual me suena mucho más atractivo. De cualquier manera la palabra “aventura” es uno de los lugares más comunes en el mundo gamer, así que no hay mucho espacio para moverse. Su ubicación en la saga completa está entre Simon's Quest (1988) y Dracula's Curse (1990), además de la versión arcade denominada Haunted Castle (1987).

Castlevania: The Adventure sucede 100 años antes de lo ocurrido en el Castlevania original de NES. Controlas a Christopher Belmont, cuya misión como siempre es destruir a Drácula. Una de las primeras cosas que se notan al jugarlo es la lentitud con la que se mueve el personaje. Con el tiempo te acostumbras, pero no deja de ser desesperante. Esta primera entrega portátil carece de armas secundarias, pero hay algo peor que incluso se puede catalogar como injusto: el látigo puede ir mejorando al tomar power ups, como siempre, pero si recibes daño, el poder del mismo se pierde. Creo que es una exigencia muy alta que los programadores pretendan que avances sin que te toquen, sobre todo por la forma en la que están diseñados los niveles.
Por momentos, Castlevania: The Adventure parece más una carrera de obstáculos que un juego enfocado en el combate. La mecánica más cansada es la de ascender y descender por cuerdas, las cuales plagan cada escena. Entiendo que fueron incluidas para eliminar un poco la linealidad de la aventura, pero el movimiento tan lento al usarlas resulta muy cansado. El juego sólo tiene 4 larguísimas escenas en las que sí hay variedad de diseño, pero la forma de abordarlas es prácticamente la misma. La que más me gustó fue la tercera, en la que debes evitar una serie de picos y medir bien tus movimientos.

No se trata de un mal título, pero creo que por querer ofrecer algo distinto a lo visto en consolas de sobremesa, le dieron un giro no tan agradable. Con más combate y menos obstáculos hubiera estado mucho mejor. Un detalle que se extraña mucho es la aparición de la famosa bola de cristal que tomas después de derrotar a un jefe y que marca el final de la escena.

Ojo con las cuerdas
Ojo con las cuerdas

Castlevania II: Belmont´s Revenge (1991) - La segunda vuelta de Christopher

En esta secuela, que ocurre 16 años después de su predecesor, tenemos al mismo protagonista, pero ahora la historia tiene un giro adicional. El hijo de Christopher, Soleiyu, es secuestrado por Drácula, quien lo quiere utilizar para reencarnar, convirtiéndolo en un demonio en el proceso. El abnegado padre vuelve a tomar su látigo para rescatar a su vástago y derrotar una vez más al Conde. Este título apareció entre Dracula’s Curse y Super Castlevania IV (1991).

Castlevania II: Belmont’s Revenge mejoró en varios sentidos. Incluyó 2 armas secundarias: el agua bendita y el hacha; las gráficas y la música recibieron un retoque notable y al menos el descenso de las cuerdas es mucho más rápido. Espero que Christopher haya usado guantes de carnaza para esta aventura.

Las escenas ahora son 4 castillos que se pueden pasar en cualquier orden, así como un par de niveles finales. Un detalle técnico que me llamó la atención está en el Rock Castle, en donde hay una sección en la que te quedas en completa oscuridad al destruir los candelabros. Para todo conocedor de Castlevania darles latigazos a esos objetos es cosa común, pero en este caso toma otro rumbo que me gustó mucho ver en un título de una consola con tantas limitaciones.

Otro aspecto que le agregó una capa a la jugabilidad fue la posibilidad de dar latigazos al estar agarrado de una cuerda. Incluso se crearon enemigos colgados de la misma para explotar la nueva habilidad. Los desarrolladores reconocieron lo monótono que era subir y bajar por las cuerdas sin hacer nada más. Supongo que Koichi Kimura (diseñador) y Hidehiro Funauchi (compositor), quienes estuvieron también en el staff del primer juego, les pasaron el tip.

Sacando provecho del hacha en la batalla final
Sacando provecho del hacha en la batalla final

Castlevania Legends (1998) - El más Castlevania de los 3

Lo primero que me resulta curioso de este título es que haya salido tanto tiempo después de la segunda iteración. En ese entonces ya teníamos en las manos el fabuloso Symphony of the Night (1997), el Game Boy Color apareció en el último tercio de 1998 y al año siguiente pudimos disfrutar las 2 entregas de Nintendo 64. Creo que la espera valió la pena para los poseedores del famoso tabique, porque Legends sin duda es la mejor opción para los seguidores de la familia Belmont.

Christopher se hace a un lado para dar paso a Sonia Belmont, la primera protagonista femenina de la saga, quien nació con un poder especial que alcanzó su máximo potencial cuando cumplió 17 años, cuando decidió tomar el látigo de la familia y buscar a Drácula para vengar la muerte de su abuelo. Conoció a Alucard y se alió con él para derrotar al Conde, pero en los momentos finales del juego se enfrentaron en una batalla cuando Alucard le pidió que le mostrara sus habilidades. Sonia lo derrotó e hizo lo propio con su padre a pesar del gran dolor de perder a su amigo, entrenador y… algo más. Me refiero a que la conversación que tienen durante el juego deja ver entre líneas que tenían una relación amorosa, idea que se refuerza cuando se obtiene el mejor final del juego, en el que vemos a Sonia cargando a su bebé (Trevor Belmont), quien supuestamente es producto de su relación con Alucard.

Lamentablemente, todos estos eventos ya no se consideran dentro del canon de Castlevania, ya que entraron en conflicto con lo sucedido en Lament of Innocence (2003) para PS2. Se tenía la intención de darle seguimiento a Legends con Castlevania: Resurrection para Sega Dreamcast, pero tristemente se canceló. Es una lástima, porque esa línea argumental daba para mucho, sobre todo porque creó un lazo ineludible entre el clan Belmont y su archienemigo.

En cuanto a jugabilidad, las mejoras son notables. El movimiento de Sonia es mucho más ágil que el de Christopher. Seguimos sin salvarnos de las cuerdas, pero hay mucho más acción y las batallas con los jefes son un poco más elaboradas, lo cual favorece mucho la experiencia. En general se siente mucho más fluido y estéticamente más atractivo, aunque la duración es similar a la de sus predecesores.

Algo que me gustó mucho fue el sistema de recolección de almas, las cuales se obtienen al terminar cada escena en la forma de una bola de cristal y que le dan a Sonia distintas habilidades que son muy útiles. Por otro lado, existe un objeto oculto en cada uno de los niveles principales, los cuales deben encontrarse en su totalidad si se quiere ver el mejor final del juego (el cual ya te eché a perder, pero no importa). Esto ayuda a que el juego no sea tan lineal y te motiva a explorar un poco más cada área. También existe un “Burning Mode” que se puede usar una vez por escena y que le da a Sonia 10 segundos de invencibilidad y mayor poder en sus ataques.

Penosamente se le dio carpetazo completo a Castlevania Legends y ahora es como el gemelo malvado que vive en el ático cuya existencia muchos niegan, pero es un excelente título cuyo principal mérito es haber salido en una consola con tantas limitaciones. Creo que es un gran ausente en Castlevania Anniversary Collection. Dudo mucho que suceda, pero sería genial que alguien le hiciera un remake o que estuviera disponible en la eShop de Nintendo Switch o 3DS.

He aquí el primer objeto secreto que debes encontrar
He aquí el primer objeto secreto que debes encontrar

¿En dónde puedo jugarlos actualmente?

  • Castlevania: The Adventure - Game Boy, Game Boy Color, Nintendo 3DS ($36.99 MXN), Castlevania Anniversary Collection
  • Castlevania II: Belmont´s Revenge - Game Boy, Game Boy Color, Castlevania Anniversary Collection
  • Castlevania Legends - Game Boy

Curiosidades

  • En 2005, IDW Publishing lanzó una serie de cómics basada en Castlevania: The Adventure. [li]En 2009 apareció, en exclusiva para WiiWare, Castlevania: The Adventure ReBirth, un excelente remake producido por Koji Igarashi que te quitará el mal sabor de boca de la versión original.
  • En la versión japonesa de Castlevania II: Belmont’s Revenge aparece una cruz en lugar del hacha.
  • Quien tomó la decisión de eliminar a Legends del canon fue Igarashi, argumentando que se opone a la historia de los juegos principales y que es una vergüenza para la serie.
En verdad se siente como un renacimiento
En verdad se siente como un renacimiento

Enlaces que pueden interesarte

Fue muy gratificante para mí hacer este recorrido por la saga vampírica por excelencia en el Game Boy. Era algo que me debía como amante de los clásicos de antaño y finalmente lo pude hacer. ¿Cuál es tu Castlevania favorito de Game Boy? Cuéntame en los comentarios y recuerda que tenemos una cita cada semana en #ViernesRetro.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos