The Legend of Zelda, Game & Watch: el complicado viaje de Nintendo a su pasado

La opinión de una jugadora tras haber derrotado a Ganon


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros / Telegram

Debo ser honesta, nunca he sido fan de la nueva tendencia de Nintendo a sacar réplicas de sus consolas de antaño, no porque me moleste que una empresa capitalice con la nostalgia, ni porque caiga en la redundante queja de que el gigante de Kioto quiere hacer dinero fácil; lo que me parece triste es que la gente comience a utilizar el término nostalgia para decir que algo es menos válido, también me parece ingenuo pensar que una empresa está mal por generar beneficios con sus productos. Mi problema tiene que ver con que, en una época donde existen reimplementaciones casi perfectas como el MiSTer y teniendo la capacidad de entregar reediciones con la calidad del Analogue Nt Mini, Nintendo venda curiosidades para la repisa que son iteraciones funcionales, pero flojas, de sistemas legendarios que merecen un mejor tratamiento.

No me gusta consumir de esa forma, no soy alguien que compre cosas para conectarlas un par de veces, jugarlas unos minutos y, después, abandonarlas como trofeos. Prefiero adquirir cosas que sean más respetuosas con el hardware original desde el punto de vista de la preservación. También es importante que me inspiren a usarlas y que me ofrezcan un valor más allá de ser curiosidades. Contra todas las probabilidades, ese fue el caso del Game & Watch de The Legend of Zelda, un pequeño dispositivo con el que he podido convivir por poco más de medio mes.

Un pequeño reloj con 3 viajes legendarios

Cuando lo vi anunciado durante la conferencia de Nintendo en el E3 de 2021, este pequeño aparatito llamó mi atención de una manera particular. Desde ese primer vistazo y a pesar de que los 3 juegos que contiene están disponibles en otras plataformas, sentí la necesidad de tomarlo para sumergirme en ellos porque el hardware me daba la impresión de ser algo muy personal.

Hay un encanto particular en tener de frente al Game & Watch de The Legend of Zelda y sentir la ilusión de sujetar una versión física de 3 grandes juegos, como si el mundo de Hyrule y la Isla de Koholint estuvieran vivos en ese pequeño cuadrito. También hay un reto interesante al jugarlo. Aunque mi visión original era completar todo el Game & Watch en un par de semanas, al momento de escribir este material sólo he completado la primera quest de The Legend of Zelda original; estoy intentando conquistar la mitad del polémico Zelda II y sigo guardando Link’s Awakening para el final, como un postre para saborear tras mis victorias.

El calabozo a mitad de un lago
El calabozo a mitad de un lago

Mi viaje está a medias, pero hay mucho qué decir sobre lo que siento al tomar el Game & Watch de mi escritorio. La pantalla de 2.5 pulgadas luce sorprendentemente bien a primera vista y los colores son muy vivos. Aunque desconozco la resolución real del aparato, en apariencia despliega muy bien los gráficos del NES y del Game Boy, los sprites lucen definidos, los textos son perfectamente legibles y disimula muy bien los problemas de escalado inherentes al sistema: a menos que el usuario tenga un ojo entrenado, podría pensar que los juegos se ven mejor que en otras versiones.

El control también es sorpresivamente bueno, a pesar del reducido tamaño de los botones. Además, la pequeña consola se siente de calidad, aunque sus materiales son simples. También tiene ese pequeño easter egg de la trifuerza en su parte trasera. Desafortunadamente, el material del cartón que sirve para colocarlo como reloj se siente bastante barato. Los amantes de los atajos extrañarán que no es posible congelar estados, pero eso me resulta gratificante.

Una mazmorra escondida
Una mazmorra escondida

Lo mágico del Game & Watch de The Legend of Zelda, más allá de lo curioso que resulta a la vista o lo atractiva que es su pantalla, es la sensación de saltar al mundo de Hyrule en él, sujetarlo como ventana a una experiencia que en el lejano 1986 se sentía de escala monumental, revivir todo eso con sólo estirar la mano y presionar un pequeño botón, pausar la aventura más tarde y dejar que el Game & Watch siga mostrando la acción y la aventura del primer juego en uno de los relojes más creativos que existen.

El sesgo de la magia y el problema de la emulación

Para mi, lo más especial del Game & Watch es que se presenta como un sistema dedicado. Como mencioné, transmite la ilusión de sujetar una versión física de algunos de los juegos más influyentes de la historia, sin embargo, es necesario reconocer que esta pequeña portátil es deficiente desde el punto de vista técnico.

Existen problemas de calidad con el audio y el video, una consecuencia del poco interés por parte de Nintendo de entregar emulación más precisa. Aunque los juegos lucen encantadores en esa pequeña pantalla, las paletas no son las correctas. La consola incluye las versiones japonesa y americana de los juegos, sin embargo utiliza metodos de procesamiento de sonido intercalados entre ellas, algo que resulta en efectos de audio del Famicom Dysk System en las versiónes de NES de Zelda y Zelda II. Además, varios pitches están en rangos diferentes, algo que resalta al navegar por el menú de inicio o al arrojar la espada.

MiSTer no es emulación, es una reimplementación de la consola original en hardware programable
MiSTer no es emulación, es una reimplementación de la consola original en hardware programable

Lo anterior se debe a varios factores. En primer lugar, Nintendo busca entregar un producto donde los títulos sean jugables, no donde estén representados con fidelidad. En segundo lugar, ni siquiera Nintendo recuerda cómo lucían sus juegos de antaño. Esto lo abordó Polygon en una nota sobre el Game & Watch de Super Mario Bros y una opinión del historiador de videojuegos Frank Cifaldi. De acuerdo con capturas y comparaciones de Cifaldi, Nintendo usa 2 paletas diferentes para mostrar a Mario en las versiones actualmente disponibles del juego, incluyendo la del Game & Watch. Además, algunos assets utilizan sombras en los contornos que no estaban presentes en la versión original.

Para muchas personas estos pueden parecer detalles demasiado pequeños, sin embargo hablan de un dilema curioso que enfrentan Nintendo y los entusiastas de los juegos retro que quieren experimentar títulos antiguos en su verdadera gloria. Esto último es problemático cuando no se está corriendo los juegos en su hardware auténtico, pero la cuestión se agrava cuando las empresas no pueden o no les interesa acercar más las experiencias a su representación original, y entregan una idea errónea de cómo lucían algunos juegos de antaño.

El Analogue Nt mini es una reimplementación muy precisa del NES, mediante un FPGA y en HD
El Analogue Nt mini es una reimplementación muy precisa del NES, mediante un FPGA y en HD

En su nota sobre el Game & Watch de Mario y Frank Cifaldi, Polygon acierta al comentar que dado a que la industria de los videojuegos es pésima a la hora de preservar su historia, estas inexactitudes se han convertido en algo inevitable. Son varias las generaciones de desarrolladores que han trabajado en juegos como Super Mario Bros o Zelda en diferentes formas, lo cual resulta en diferentes interpretaciones e implementaciones técnicas.

Mi conclusión principal sobre el Game & Watch de The Legend of Zelda es la siguiente: no es una buena representación de 3 juegos que marcaron al género de acción aventura, sin embargo, las sutilezas técnicas son cosas que podrían ser poco importantes para el usuario promedio y son fáciles de ignorar. Nintendo podría haber hecho un mejor trabajo y es necesario hacerlo notar, pero la experiencia de jugar con el pequeño Game & Watch sigue siendo encantadora.

Uniendo la trifuerza

Advanced Dungeons & Dragons: Cloudy Mountain es un juego de 1982 que siempre me pone a pensar de dónde viene la industria y cuánto se ha logrado. Aquella aventura épica para el Intellivision puede parecer arcaica, pero encerraba una complejidad impresionante, era orgánica y abstraía perfectamente la sensación de explorar un mundo de fantasía. Aunque son juegos completamente diferentes, no puedo evitar sentir a The Legend of Zelda como una perfección de la fórmula y al jugar en el Game & Watch soy más consciente de la escala.

<em>Advanced Dungeons & Dragons: Cloudy Mountain</em>
Advanced Dungeons & Dragons: Cloudy Mountain

Cuando miro The Legend of Zelda y todo lo que el primer juego propuso 3 años después de Advanced Dungeons & Dragons, me siento cautivada. En una época donde la mayoría de los juegos eran experiencias arcade que se disfrutaban en una sentada, The Legend of Zelda se sentía como algo colosal y eso se mantiene.

Hace varios años que completé The Legend of Zelda por primera vez y no había vuelto a esa representación de Hyrule desde entonces, sin embargo, el Game & Watch me atrajo de regreso, me motivó a tomar la espada de nuevo y salir en busca de los pedazos de la trifuerza, a explorar cuartos infestados de enemigos fuertes, a acabarme las bombas por usarlas en las paredes, a expandir mi equipo y a derrotar a Ganon para reunirme con Zelda. Una aventura de esa escala en un sistema tan pequeñito me deja con una sonrisa en la boca.

El final de una épica aventura
El final de una épica aventura

Es complicado explicar la satisfacción que siento al mirarlo, como reloj o como consola cerrada y pensar en que ahí está mi progreso en 3 aventuras. Incluso si no hay esperanza de que Nintendo dé la atención que sus juegos clásicos se merecen, tengo algo que agradecerle: puso en mis manos un objeto que, aunque parece una curiosidad de repisa más, en realidad es algo muy personal, guarda una parte mía, mis logros en 3 de las mejores aventuras que he vivido alguna vez, un adorno que nadie más puede tener porque contiene mi esfuerzo y mis logros en algunas de las mazmorras donde pocos jugadores se atreven a entrar. ¿Vanidad? Sin duda, porque ese Game & Watch no es un trofeo de compra, es un registro de lo que puedo lograr cuando acepto enfrentar los peligros del mundo con una simple espada de madera, cuando creo en mi y mi capacidad para sujetar la trifuerza sobre mi cabeza.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos