Review

Monster Hunter World

Tan vivo y colosal como sus monstruos

LEVELUP

9

Excelente

PROS:

Intrincados escenarios llenos de vida y criaturas que reaccionan entre sí

Jugabilidad bien pulida y con gran variedad gracias a las diferencias de las armas

Progresión justa y gratificante

Campaña que cumple y resulta novedosa en una serie que no brillaba en este aspecto

Automatización de procesos recurrentes como algunas partes del crafting

CONS:

El proceso para unirte a tus amigos puede ser engorroso, incluso absurdo al pasar la campaña por primera vez

Problemas de cámara que suelen ser recurrentes en los juegos del género

Capcom fue responsable de iniciar con el pie derecho un 2017 que dejó una página dorada en la historia de la industria: Resident Evil VII dio un giro que pocos hubieran esperado a una de las franquicias que fundó el survival horror y nos presentó el que quizá siga siendo el mejor juego para disfrutarse con realidad virtual. Ahora vuelven a robar la atención de todos con un título que, a pocos días de que empezara el año, demuestra que tiene todo para volverse uno de los favoritos de un 2018 que luce muy prometedor para la industria.

Podría decirse que Monster Hunter es fundador de su género y, aunque en Occidente sigue abriendo brechas, ha sido la sensación durante muchos años en Japón y otros países asiáticos, sobre todo por su popularidad en consolas portátiles a pesar de que nació en el PS2. Estamos a poco más de una década de la salida del primer juego y Monster Hunter World es, por mucho, la entrega más ambiciosa de la serie que saca partido de las consolas de actual generación y sus funciones en línea mediante la búsqueda de un equilibrio que satisfaga tanto a los seguidores de la serie como a muchos nuevos jugadores que se acercarán a la franquicia por primera vez.

¿Qué ofrece Monster Hunter World?

Monster Hunter World es un RPG de acción en el que, como su nombre indica, el objetivo principal es cazar una serie de monstruos de todos tamaños mientras disfrutas una campaña que puedes jugar en solitario o en grupos hasta de 4 jugadores. Una curva de aprendizaje con picos fuertes es uno de los elementos característicos de la franquicia y en este caso librarás batallas de más de media hora para rastrear y atacar a un monstruo hasta que caiga. Con esta nueva entrega muchos elementos se balancearon para atraer a una audiencia que pudo haberse alejado de los últimos juegos de la serie por su creciente complejidad; no se trata de que ahora el juego sea poco desafiante, sino que la experiencia es más cómoda gracias a mejoras clave en varios de sus apartados jugables.

Lo que sucede con esta entrega es que la dificultad se balancea, de manera que si juegas en solitario no sólo tendrás a tu asistente palico que te curará y te ayudará, sino que también será más sencillo vencer a las colosales criaturas; por el contrario, si se reúnen varios jugadores a cazar, la batalla será más dura y agotadora. A mi parecer, la experiencia definitiva de Monster Hunter World es con un grupo completo de amigos que planeen una estrategia para lograr las cacerías más desafiantes.

Algo muy importante en Monster Hunter World es que, a pesar de que tiene gran enfoque en el multijugador y que buscará una sesión de forma automática cuando estés conectado a Internet, no es un producto que tenga que estar permanente conectado para funcionar —una ventaja para todos aquellos que deseen una experiencia totalmente aislada—.

En mi caso, desde que empecé a jugar busqué disfrutar la experiencia con amigos y tardé un buen rato en entender su interfaz porque no es muy clara ni amigable. Me molestó que muchas de las misiones de la campaña no me dejaban unir a mi equipo si alguien no había terminado de ver la cinemática y hubo otras dificultades para unirnos a las partidas. Terminé acostumbrándome con funciones como la formación de tus propias brigadas que son algo muy similar a los clanes que te permiten unirte de forma más directa a las sesiones de todos los que pertenecen a tu círculo de amigos.

El punto de partida de Monster Hunter World es la campaña: eres un cazador de la quinta flota que llega a un nuevo mundo investigando a un monstruo legendario y su impacto en el medio ambiente. A tu paso encontrarás montones de personajes y, sobre todo, explorarás hasta el último rincón de intrincados mapas poblados de criaturas que cazarás para obtener recursos vitales. Puedes esperar una historia que te durará más de 25 horas (mi partida superó las 35) y aunque los argumentos no te dejan ante una narrativa espectacular, cumple muy bien con su función de ser un hilo conductor en tu introducción a las cacerías de esta entrega.

Como en la mayoría de los juegos de la serie, los primeros minutos te hacen pensar que oprimir un botón repetidamente frente a un monstruo es la única clave en la cacería, pero poco después te das cuenta de su profundidad, a tal grado, que quizá superes las 20 horas de juego y sigas viendo tutoriales o pensando en las enormes posibilidades que se te ofrecen cada vez que hay nuevas armas o armaduras por forjar.

La experiencia social tiene gran valor en Monster Hunter World
La experiencia social tiene gran valor en Monster Hunter World

Un mundo vivo y variado, clave en una experiencia sumamente satisfactoria

La primera vez que exclamé un sincero “¡Wow!” lleno de emoción y una sonrisa de oreja a oreja se dibujó en mi cara fue cuando vi que frente a mí un enorme Rathalos atacó un Anjanath, rompieron parte del escenario y se creó un caos difícil de describir. Lo que más me gusta de Monster Hunter World es que cada vez que sales de cacería tienes una experiencia distinta ante lo impredecible de sus mundos llenos de vida donde las criaturas interactúan entre sí y cada batalla, aunque tiene patrones muy bien delimitados, se mantiene fresca por todos los elementos que la rodean. Conforme te haces más fuerte está latente el temor de molestar a alguna de las criaturas más peligrosas que todavía no estás en condiciones de atacar, por lo que huir y esconderte muchas veces será la salida en lugar de tratar de derrotar a quien trata de cenarte.

Salir de cacería es mucho más que llegar a un mapa y apretar botones frente a un monstruo de colosales dimensiones. La planificación es clave para el éxito, por lo que tendrás que experimentar con todo tipo de combinaciones de hierbas, hongos y bichos para crear pociones que te sanen y mejoren tus estadísticas en el combate. Nunca olvides comer alguno de los deliciosos platillos que tienen los felynes cerca del mercadillo y también recuerda preparar trampas y otros artefactos que te ayuden a limitar los abundantes movimientos de tus escurridizos objetivos.

En el campo, igual que en otras entregas de la serie, no encontrarás de inmediato a tu objetivo, sino que tendrás que buscar huellas y otras pistas para llegar al lugar donde se encuentre. A favor de la accesibilidad y la comodidad del usuario están los lazarillos, un ejército miniatura de luciérnagas que resaltarán los elementos que puedes recolectar de tu entorno y que unirán las pistas que te conducen a tu objetivo. Podrías pensar que los lazarillos son una ventaja que resta desafío a la experiencia, pero me parecieron un punto a favor por lo intrincado que pueden ser los mapas y porque evitan que desperdicies muchos minutos dando vueltas en círculo de modo que haya un buen equilibrio entre la exploración, el rastreo y el momento del combate con persecuciones.

Uno de los mayores logros de Monster Hunter World está en su jugabilidad que permite que la experiencia sea divertida y gratificante cada vez que machacas los botones. El juego conserva 14 tipos de armas que hemos visto en la serie y tu experiencia cambiará considerablemente con cada una. No es lo mismo dar estocadas rápidas con una katana que lanzar ataques a distancia con un arco o una ballesta, por poner sólo un ejemplo, además de que hay armas con un buen equilibrio entre el ataque y el soporte para curar a tus aliados o provocar estados negativos en tus rivales.

Te recomendamos que antes de iniciar la aventura hagas los tutoriales de las 14 armas y pruebes cambiarlas según las criaturas que enfrentes; tus patrones de movimiento quizá sean adecuados para un tipo específico de arma que sea la clave para vencer a los monstruos.

El combate en Monster Hunter World es muy sofisticado y no se libra de los problemas de cámara de juegos de acción similares, pero los controles son sumamente responsivos, hay diferencias marcadísimas entre todas las armas y una buena dosis de situaciones y conductas impredecible por parte de las bestias.

La cantidad de monstruos es adecuada y gradualmente descubrirás sus patrones de movimiento, ataques y puntos débiles. Dominar a cada uno es una tarea que te consumirá muchas horas y, como dije, constantemente se presentarán elementos interactivos del escenario y el ecosistema que generarán situaciones distintas cada vez que regreses a los campos.

Los controles son responsivos y las armas, muy variadas
Los controles son responsivos y las armas, muy variadas

Progresión natural y justa con abundantes opciones de personalización

Capcom fue criticado fuertemente por prácticas como el modelo de negocios que usó con Street Fighter V y los incontables DLC que pone a la venta en sus juegos de peleas; resulta contrastante lo que pasa en Monster Hunter World, con el que pretende ser ese lugar al que muchos jugadores regresen constantemente a pasar un buen rato con sus amigos y donde están completamente ausentes muchas de las peores prácticas de la industria contemporánea.

Algo muy importante es que progresar no depende de la suerte y mucho menos de cajas de botín o algo similar. Monster Hunter World no cambia la fórmula de la franquicia en la que te vistes y te armas con el fruto de tu cacería, pero conseguir el equipo deseado es fruto de tu rastreo de una bestia específica, sin importar que sea parte de una misión o de la exploración libre en cualquiera de los mapas que eventualmente va abriendo la campaña.

Después de media hora de batalla todos se quedan con un buen filete de Anjanath
Después de media hora de batalla todos se quedan con un buen filete de Anjanath

Por ejemplo, si sabes que un monstruo es débil al agua deberás revisar en el árbol de desarrollo cuáles materiales necesitas para mejorar tus armas y dirigirte a los sitios donde puedes encontrarlos en lugar de estar esperando a que la suerte te sonría y que una caja de botín te dé lo que necesitas, como pasa en muchos títulos actuales. En Monster Hunter World no hay puntos de experiencia; conforme vas matando a criaturas más poderosas forjas mejor equipo en una progresión muy justa y gratificante.

El juego mejoró respecto a sus predecesores en cuestiones de la interfaz para la progresión, pues además de que los árboles de desarrollo del equipamiento son claros, hay un completo almanaque que indica dónde encontrar los materiales necesarios para hacer lo que quieras o cuál criatura puede proveerlos. El crafting también mejoró de forma abismal, pues existe la manera de farmear materiales y que se fabriquen los elementos deseados de forma automática.

Además de la campaña, Monster Hunter World tiene misiones de investigación que te ayudan a ganar dinero y materiales extra, tareas sencillas de recolección o cacería que siempre van contigo en segundo plano, objetivos semanales con jugosos premios y montones de cosas que te motivan a regresar, por lo menos, un centenar de horas para disfrutar al máximo el farmeo y el grinding para obtener lo que quieres. Si te cansas de cazar hay misiones que tienen que ver con otras actividades como recolectar objetos, así que robar huevos de algún monstruo descomunal será una tarea que motive el trabajo en equipo y agregue frescura a la rutina de matar criaturas una y otra vez.

La personalización también es abundante desde el momento que creas a tu avatar y tu palico asistente hasta el momento que decides si usarás el set de la armadura de un monstruo específico o distintas partes que favorezcan tus estrategias de combate por sus estadísticas.

Momentos intensos y misiones muy cinemáticas sientan bien a la serie
Momentos intensos y misiones muy cinemáticas sientan bien a la serie

Conclusión: retomando lo mejor de la franquicia para un público extendido

Luego de una semana disfrutando la adictiva fórmula de progresión basada en nuestras cacerías en Monster Hunter World podemos dar el veredicto: la entrega dio uno de los mejores pasos de la serie. Sin necesidad de cambiar una fórmula que ha funcionado años, el juego se pulió y se abrió a un público extendido que lo está adoptando.

Su campaña integra muy bien la curva de aprendizaje acompañándose de cinemáticos que sirven como buen hilo conductor de las cacerías, la interfaz se simplificó a favor de los novatos en la serie, el crafting es mucho más inteligente y puede automatizarse, los controles son responsivos y la variedad de armas es una delicia para quien quiere experimentar y buscar nuevas formas de jugar.

Lo más jugoso del paquete es la manera en que funcionan los monstruos y la reacción a otras criaturas en mapas intrincados y llenos de vida que motivan a recolectar todo lo que está a tu paso una y otra vez hasta tener lo que deseas. El hecho de que repitas decenas de veces la misma cacería y que la interacción entre criaturas y escenarios dinámicos te dé diferentes experiencias es un gran logro para una franquicia que, prácticamente, fundó su género hace más de una década.

Una progresión muy justa que premia tus esfuerzos y te invita a explorar en búsqueda de los recursos que necesitas en lugar de usar la experiencia de la mayoría de los RPG le sienta muy bien a un juego limpio de prácticas de negocios abusivas y con montones de contenido para disfrutar a lo largo de más de un centenar de horas.

A nivel visual, Monster Hunter World es correcto y, aunque su interfaz de conexión entre amigos puede ser un poco engorrosa al inicio, cuando tienes tu equipo completo y se eleva la dificultad para jugar en modo cooperativo, valoras la fresca diversión con otros jugadores, una experiencia social que promete mantenerse activa un buen rato.

Los puntos que Capcom mejoró de una franquicia que no era popular en todo el mundo y que por primera vez tiene un lanzamiento simultáneo global nos ofrecen una de las experiencias más cómodas de la serie sin que se pierda la magia que la hizo triunfar en Occidente. Variedad, jugabilidad bien pulida y motivación constante para regresar son los elementos clave de esta nueva entrega.

Monster Hunter World es el primer gran juego de 2018 y no dudamos de que a finales del año esté en los compilados de lo mejor, tal como se esperaba en las listas de los más anticipados.

¿QUÉ TE PARECIÓ Monster Hunter World

?

17 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

17 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9.5

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos