Review

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

La reconstrucción de un clásico moderno
LEVELUP 8.7 Muy bueno

PROS:

Diseños más atractivos y mejora gráfica considerable

Interfaz optimizada que deja intacta la experiencia de juego original

Opciones para veteranos y nuevos jugadores

Extras que aportan más horas de juego

Más opciones de personalización

CONS:

Deficiencias gráficas en el modo portátil

Future Connected es algo sencillo y sin tanta profundidad

Por momentos los modelos lucen algo acartonados

Sistema de batalla simplificado en el epílogo

En 2010 el juego que entonces se conocía como Xenoblade, desarrollado por Monolith Soft, fue lanzado en Japón para el Wii y, de inmediato, llamó la atención del mundo entero por su entrañable historia y la buena aceptación que tuvo en aquel país. Tristemente, la llegada de este gran juego al continente americano no estaba en el plan de distribución de Nintendo. Sólo quedaba resignarse y perdernos aquel RPG del que tanto se hablaba. Ante tal situación, un grupo de fanáticos del género JRPG conocidos como Operation Rainfall decidieron bombardear Nintendo of America con todo tipo de mensajes para cumplir el sueño de jugar Xenoblade en su idioma. Finalmente, en 2012 sus voces fueran escuchadas y la llegada de Xenoblade Chronicles fue realidad en nuestro continente.

Los años han pasado y, aunque la franquicia siguió su curso con Xenoblade Chronicles X y Xenoblade Chronicles 2, el impacto del original es insuperable. Por esta razón, en 2015 Nintendo decidió darnos una segunda oportunidad para revisitar Gaur Plain con una versión de Xenoblade Chronicles exclusiva para el New 3DS. La posibilidad de llevar las aventuras de Shulk al lado de Monado en versión portátil cumplió las expectativas de los jugadores, sin embargo, era únicamente un port con algunos extras. En pocas palabras, el único incentivo real para los fanáticos de hueso colorado era la satisfacción de volver al pasado.

Finalmente, en 2019 Monolith Soft y Nintendo nos sorprendieron con Xenoblade Chronicles: Definitive Edition para el Nintendo Switch. Este remaster impresionó a propios y extraños por su calidad gráfica, por ofrecernos una mejora que va más allá del HD y un rediseño completo de lo visto en Wii. Se trata de una edición que refuerza la parte más débil del título original y le da un aire de frescura. Después supimos que, además del increíble retoque, el apartado técnico en general sería optimizado y podríamos continuar con la historia con Future Connected, un capítulo especial a manera de epílogo que dura entre 10 y 15 horas, y con cambios interesantes en el modo de juego. El paquete completo emociona a cualquiera que disfrute el género pero, ¿valdrá la pena comprar el mismo juego otra vez? La respuesta es sí. Xenoblade Chronicles debió ser así desde un principio.

La historia de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition sigue al pie de la letra las aventuras de Shulk y el origen de la vida a partir de dos titanes: Bionis y Mekonis. Los enormes guerreros tuvieron una lucha hasta donde el tiempo les permitió hasta sucumbir en un letargo eterno. Según cuenta la leyenda, esto fue el principio de todo (algo así como el Big Bang, pero más emocionante). En estos mundos humanoides se desarrollaron algunas formas de vida biológicas, por ejemplo, los humas, que son el equivalente de los seres humanos. También surgieron los Mekon, criaturas metálicas con aspecto robótico que decidieron invadir la tranquila vida de los humas. Con el fin de detenerlos, el portador de la legendaria espada Monado, decide hacerles frente a costa de su propia integridad, y aunque al final logró ahuyentarlos, la paz en la parte baja de Bionis duró poco tiempo. Un año más tarde, Shulk, un joven dedicado a la investigación en torno a Monado, se ve involucrado en un enfrentamiento con los Mekon en una nueva invasión. Sin más remedio, Shulk decide empuñar la mítica espada y pronto descubre que puede manipularla sin consecuencias y, además, tener premoniciones. Esto solo es el principio de una historia motivada por la revancha, que poco a poco se vuelve más compleja e involucra más personajes, crecimiento notable en los protagonistas y algunas sorpresas interesantes.

"Al principio Shulk lucha por sus propias razones pero todo cambia más adelante"
"Al principio Shulk lucha por sus propias razones pero todo cambia más adelante"

A pesar de tener como eje el desarrollo de Shulk y su progresión en el uso de Monado, la narrativa tiene buen ritmo y es inevitable quedar encariñado con alguno de los personajes, sin importar si son seres de ficción podemos identificarnos con ellos. El mundo tiene buen tamaño y existe la posibilidad de explorar libremente, pero la progresión es en línea recta, con la opción de cumplir múltiples misiones secundarias y la posibilidad de regresar a lugares recorridos previamente. Para esta versión se incluyeron algunos retos a contrarreloj a los que entraremos por medio de portales rojos. Ahí encontraremos un nopon que nos dará trajes especiales si cumplimos la misión. Acabar todas estas tareas, recolectar ítems, crear gemas y, sobre todo la exploración, garantizan muchas horas de juego, por lo menos unas 80, sin contar el capítulo adicional que abordaré más adelante.

En muchos sentidos, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition no se siente como un juego de última generación, y eso no es malo, me refiero a que tiene una esencia clásica y la transmite a través de los Joy-Con. Para que tengan un panorama general, diremos que se parece más a un MMORPG al estilo Phantasy Star Online que a un RPG por turnos. Es decir, tendremos encuentros con criaturas del overworld que reaccionan de distintas formas ante nuestra presencia. Incluso podemos pasar de largo sin que se inmuten o pueden ir directo hacia nosotros si nos atravesamos en su camino. Ante tal provocación tenemos la opción de pelear o escapar, aunque esto último no siempre es posible. Una vez que inicia la batalla se darán cuenta de que el ataque básico es automático. En el caso de Shulk, se mantendrá blandiendo su espada para impactar en los enemigos; al mismo tiempo, tendremos una barra de acciones. Ya sea que demos un espadazo, recuperemos algo de vida o tengamos algún buff, no podremos usar dicha acción hasta que pase el efecto de cooldown, pero es posible acelerarlo acertando ataques automáticos. Este sistema aplica para todos los personajes y, aunque es confuso al principio, se vuelve natural.

El equipo de batalla incluye 3 personajes que podemos elegir libremente, no importa si sacamos a Shulk y lo armamos a nuestro gusto, pero hay que tener en cuenta que algunas veces necesitaremos a Monado de nuestro lado. Y es que gracias a ella podremos neutralizar el escudo de algunos enemigos y tendremos acceso a la habilidad de prevenir el destino de nuestros compañeros. En algunos momentos podremos ver el futuro y conocer el siguiente movimiento, lo que nos ayudará a alertar a nuestro equipo y elegir la mejor opción para neutralizar el ataque enemigo. Este es un recurso sencillo que funciona bastante bien, y da personalidad al juego. Además, cada personaje tendrá una acción especial o arte, pero con Shulk esto se multiplica con su espada, que le da acceso a múltiples habilidades que iremos adquiriendo a lo largo de la historia.

"Es importante que cada integrante del equipo asume un rol durante la batalla"

El trabajo en equipo será importante gracias al sistema de cadenas donde combinaremos ataques para obtener efectos especiales. Por ejemplo, si usamos un ataque rosa de Shulk los personajes quedarán desprotegidos y, si enseguida Reyn embate con un ataque verde, el oponente caerá al suelo. También contaremos con una barra azul que está integrada por 3 segmentos y se irá llenando por cumplir acciones, por ejemplo, animar a nuestros amigos en plena batalla. Gracias a esto tendremos funciones, como revivir a un compañero caído, a cambio de uno de esos segmentos. Si nuestro personaje es derrotado se levantará inmediatamente con el mismo costo, pero si el medidor se agota la batalla termina. El último uso nos permitirá gastar la barra completa para hacer un ataque en equipo, es decir, podremos elegir 3 acciones de forma inmediata y sin interrupciones, y en algunos casos saldrá una señal en pantalla a la que debemos reaccionar para añadir un golpe extra.

Comprender las premoniciones y los ataques en grupo durante las batallas nos dará una ventaja importante
Comprender las premoniciones y los ataques en grupo durante las batallas nos dará una ventaja importante

Estos factores son importantes en cada encuentro, así que te recomiendo estar muy atento porque, a diferencia de otros RPG, no tendremos acceso a ítems como pociones, pero sí a magias o acciones de sanación. Una de las novedades en este apartado es un signo de exclamación en los ataques que indica cual es la mejor opción para reaccionar de forma eficaz. También podremos completar un esquema denominado afinidad, que permite interactuar con nuestros compañeros de equipo y darles regalos para fortalecer la amistad. Si alcanzamos un nivel alto de unión, tendremos acceso a escenas especiales donde conoceremos mejor a los personajes, y podremos cumplir misiones secundarias con los NPC que tengan nombre y así obtener ítems especiales por medio de lazos afectivos.

Sé que es muy evidente lo distinto que se ve Xenoblade Chronicles: Definitive Edition con esta mejora gráfica, pero vale la pena comentar el esfuerzo de Monolith Soft por ofrecer un juego de mejor calidad. Para empezar, la dirección de arte cambió los diseños planos con rostros genéricos de la versión original por unos similares a los de Xenoblade Chronicles 2, sin llegar a ser tan caricaturizados. Podemos decir que el objetivo es crear un look de anime sin abusar. Como resultado, los personajes principales se ven llenos de vida y expresivos, además de que las gesticulaciones fueron trabajadas desde cero.

Por otro lado, la mayoría de los NPC se ven iguales o con menos trabajo de diseño. Este detalle parece poco importante porque no son personajes recurrentes, sin embargo, algo que se nota mucho en algunas escenas cinemáticas son sus movimientos rígidos, casi como si fueran robots. Hay que tener presente que, a pesar de los retoques y las mejoras, Xenoblade Chronicles es un juego de hace 10 años, así que permanece la sensación de estar jugando algo antiguo… lo que no creo que sea malo del todo. Al final de cuentas, lo que nos están vendiendo es un clásico que luce mejor que nunca y mantiene su esencia original.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Por supuesto, la cirugía reconstructiva también aplica para los hermosos mundos: las texturas lucen mucho mejor, sin el efecto borroso de Wii y con mucho pasto. Suena raro, pero tener tanta vegetación en movimiento nos transmite un sentimiento de naturaleza viva y aire puro, algo que nos hace mucha falta en estos días, por cierto. Este efecto tiene un truco para no agotar los recursos de la consola: si ponen atención, verán que los pastizales surgen mientras avanzamos y desaparecen en el horizonte, un detalle que no afecta la experiencia de juego, pero es curioso a la vista. Otro detalle a tomar en cuenta es que mientras exploramos tendremos día, noche y algunos cambios de clima que, más allá de lo estético, modifica el tipo de criaturas que aparecen. Me dio la impresión de que la calidad de los gráficos empeora de noche, especialmente si tenemos el modo portátil, donde se nota una especie de degradado en la silueta de los personajes y mala calidad en la imagen si los objetos están lejos. En general, la calidad de imagen es buena pero pudo ser mejor, ya que llega a los 720p en resolución dinámica y 540p en modo portátil, igual que a 30 cuadros por segundo de manera estable en ambos formatos.

Creo que darle un toque fresco a un juego tan memorable puede invitar a los nuevos jugadores a introducirse en el género, y a los más veteranos a darle una nueva oportunidad, sobre todo porque entre las novedades se incluye el modo relajado que facilita los combates y un modo experto que permite administrar los puntos de experiencia de acuerdo con nuestras necesidades. Tener la opción de seguir la historia sin complicarnos la vida puede parecer triste, debido a que parte de la magia de los RPG es el grindeo, pero debo decir que los tiempos han cambiado y si alguien decide disfrutar la narrativa a su propio ritmo y libre de frustraciones, está en todo su derecho (aunque suene a justificación) . Otras implementaciones que facilitarán la vida es la posibilidad de poner a nuestro personaje en modo automático para que avance sin la necesidad de presionar algún botón. En esta versión es prácticamente imposible que nos perdamos, ya que tendremos un mapa que nos indicará con una línea punteada nuestro siguiente objetivo y podremos elegir si queremos ir a la próxima misión principal o secundaria para llegar sin contratiempos.

El apartado sonoro es simplemente sublime. Pocas experiencias se comparan con escuchar el tema de Gaur Plain con un buen sistema de audio. Recomiendo totalmente jugar Xenoblade Chronicles: Definitive Edition con audífonos para sumergirse en la exploración de una forma más inmersiva. Todas las piezas musicales tienen arreglos adicionales, pero para los puristas existe la opción de escuchar las melodías originales. Esta experiencia se complementa con las actuaciones de voz, y, si te encariñaste con las voces originales, no te preocupes: estarán de vuelta y podrás elegir entre inglés y japonés en cualquier momento. Además, los textos en pantalla se ajustarán al idioma de tu consola, así que podrás entender la historia completa.

Future Connected

Si después de terminar la historia original quieres más, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition incluye el capítulo Future Connected. Se trata de un epílogo ocurrido un año después del final, en el que controlaremos a Shulk, Melia y a 2 curiosos nopon. Si así lo quieres podrás entrar directamente en este capítulo extra, pero te recomiendo que lo dejes para el final. Debes tener en cuenta que Future Connected es completamente adicional, es decir, no te atrapa tan fácilmente como el juego original. Aunque la historia se centra en Melia, la verdad se siente como un complemento; algo así como el OVA de un anime. Pero no me malentiendan, sólo digo que es menos complejo y no involucra tantos personajes. Incluso en las mecánicas de juego, por ejemplo, ya no tendremos las premoniciones de Shulk y los ataques en equipo, así que todo será menos complicado. De la historia no puedo contar mucho porque se arruinaría la sorpresa, sólo diré que visitaremos el hombro de Bionis y habrá muchas conversaciones adicionales, similares a las de la historia principal. Estas se denominan Quiet Moments y están ubicadas en algunos puntos del mapa. Tomando en cuenta estos extras, Future Connected tendrá una duración entre 12 y 15 horas de juego.

"Es la oportunidad perfecta para revivir un clásico o jugarlo por primera vez"

Jugar Xenoblade Chronicles: Definitive Edition me deja una gran experiencia que me regresa al pasado, a una época cuando las buenas historias y los personajes entrañables lo eran todo. En general, disfruté mucho este RPG clásico, salvo por algunos detalles en la calidad técnica que podrían estar mejor trabajados. No importa si es tu primera vez en el género o si tienes un amor desenfrenado por los JRPG, debes jugarlo. Por las horas de entretenimiento ni te preocupes: Xenoblade Chronicles: Definitive Edition te durará un muy buen rato y, si no fuera suficiente, tendrás disponible Future Connected desde el principio. Puedes adquirir este gran juego en exclusiva para el Nintendo Switch.

¿QUÉ TE PARECIÓ Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

?

4 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

4 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9.8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos