Review

Mario Party Superstars

Un viaje de nostalgia y un regreso a la fórmula original
LEVELUP 8.5 Bueno

PROS:

Es un regreso a la fórmula clásica de la serie

Permite usar todos los esquemas de controles del Switch

Usar stickers en las partidas es divertido

La selección de minijuegos está muy bien curada

Es un juego menos casual que Super Mario Party

El ritmo vuelve a ser rápido y agresivo

CONS:

La selección de tableros está muy limitada

Depende mucho de la nostalgia, por ello puede no ser tan especial para jugadores nuevos

Los modos adicionales no son creativos

Destaca principalmente porque las últimas entregas fueron demasiado débiles

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros / Telegram

Durante la época del Nintendo 64, la gran N experimentó con una variedad de propuestas, entre ellas, algunas que aprovechaban el multiplayer para 4 jugadores nativo de la consola. Desde Mario Kart 64, pasando por Mario Tenis y Mario Golf hasta un juego que se convertiría en el party game por excelencia: Mario Party.

La serie ha pasado por altas y bajas desde su primera entrega en 1999, sobre todo a partir de que NDcube cambió la fórmula en Mario Party 9, sin embargo, el nombre sigue siendo sinónimo de un todos contra todos, una combinación peculiar entre lo casual y lo competitivo, entre el azar y la habilidad y un espacio donde las amistades se terminan.

Mario Party Super Stars se presenta como una antología de lo anterior, un juego que regresa a las raíces de la serie, que rinde homenaje a un tiempo en el que los periféricos o los controles de movimiento no estaban en el panorama. ¿Es Mario Party Superstars el mejor Mario Pachangas de la franquicia? A continuación te contamos nuestra experiencia con la nueva entrega del party game por excelencia.

Un retorno a las viejas glorias

Mario Party Superstars regresa a la fórmula clásica de la serie, similar a lo que NDcube intentó Super Mario Party pero sin el gameplay simplificado. Las reglas vuelven a ser las mismas de cuando los juegos estaban en manos de Hudson Soft: regresan los dados con un valor de 0 a 10, el precio de las estrellas vuelve a ser 20 monedas, los mejores ítems vuelven a tener precios elevados y, en resumen, NDcube deja de lado su tendencia de complacer audiencias más casuales y, en su lugar, entrega un juego rápido, agresivo y que da lugar a la estrategia. Si Super Mario Party era un regreso a lo básico, Mario Party Superstar es un regreso a lo clásico.

Elegir tableros clásicos en caída libre: todo un viaje de nostalgia
Elegir tableros clásicos en caída libre: todo un viaje de nostalgia

El título recopila 100 de los mejores minijuegos de toda la serie y 5 excelentes tableros de los 3 juegos de Nintendo 64. La selección de estos últimos, que son muy diferentes entre sí, está hecha para entregar variedad entre partidas. Está la Isla Tropical de Yoshi del primer Mario Party, ofrece la experiencia más balanceada entre cambios en el tablero y casillas con eventos. Por otro lado, está el Mundo Espacial de Mario Party 2, que es un tablero más abierto, sin muchos elementos que lo alteren pero que puede resultar complicado de recorrer. También está el Pastel de Cumpleaños de Peach, un tablero que, por ser de los más pequeños de la serie, hace que las partidas sean un juego de carreras. El cuarto tablero es el Bosque Leñoso, un tablero tan cambiante que orilla a los jugadores a pensar sus movimientos con cuidado. Finalmente está la tierra del horror, que hace brillar las mecánicas de día y noche de Mario Party 2.

La selección de minijuegos es muy buena, sobre todo considerando la cantidad de títulos que aborda Mario Party Superstars. Si bien la mayoría de los retos pertenecen a las 3 entregas de Nintendo 64, se agradece la curación; hay suficiente variedad en esos 100 minijuegos para evitar sentir que 2 o más de ellos son la misma cosa, además, están muy bien repartidos entre las modalidades de todos contra todos, batalla en equipos, 3 contra 1 y versus.

Jugaremos muévete luz verde...
Jugaremos muévete luz verde...

Los aspectos positivos más notorios son el apartado gráfico y el audio. Si eres una persona que creció con los títulos del Nintendo 64 encontrarás que Mario Party Superstars es un caramelo para la pupila y el oído. Los escenarios lucen vibrantes y están retrabajados con mucho cuidado por el detalle. El tablero del Pastel de Cumpleaños es un gran ejemplo pues muestra el contraste de materiales: lo orgánico de las galletas, las frutas y el betún contra lo sólido y plástico de las figuras que lo adornan. El rediseño de los minijuegos se agradece, los revitaliza y hace que se sientan como algo nuevo para los novatos y algo fresco para los veteranos. En cuanto al audio, los temas originales están de regreso con arreglos que los hacen resaltar más.

Tableros clásicos que ahora lucen más vivos
Tableros clásicos que ahora lucen más vivos

Mario Party Superstars brinda, además, la posibilidad de reaccionar con stickers durante las partidas. Aunque estos gestos no tienen ninguna utilidad práctica, son entretenidos, suman a la experiencia de fiesta y le dan algo qué hacer a los jugadores mientras esperan a que termine el turno de los demás.

Quizás lo más positivo del título es que admite todos los esquemas de control, es decir, jugar con los joycon separados, juntos o con un pro controller, a diferencia de Super Mario Party, que forzaba al jugador a utilizar los Joycon.

No todo es color de rosa

Muchas de las fortalezas de Mario Party Superstars también pueden ser consideradas debilidades. Es un juego cuyo principal valor es la nostalgia. Los nuevos jugadores, que hayan experimentado la serie a partir de Super Mario Party o que la abordaron en la novena entrega, sentirán que les hace falta algo, por ejemplo, la posibilidad de reclutar aliados, usar dados únicos para cada personaje o modos adicionales frescos. También están ausentes modos de juego secundarios que sean tan creativos como los vistos en Super Mario Party.

La selección de tableros se siente limitada. Mario Party es una serie con 11 juegos principales repartidos por 5 consolas, sin embargo, Superstars sólo recopila 5 mapas y todos son del Nintendo 64. Habría sido agradable volver a jugar en tableros de la época del Gamecube y posteriores, sobre todo considerando que Mario Party Superstars se asume como una celebración de la historia de la franquicia.

Ese momento en el que por culpa de uno pierden todos
Ese momento en el que por culpa de uno pierden todos

Mario Party Superstars se presenta como algo especial, sin embargo únicamente consigue serlo porque las últimas entregas de la serie fueron bastante débiles. Este no es un juego que mejore la fórmula, es NDcube tomando la serie como se quedó en Mario Party 3 y dándole una manita de gato, casi aceptando que para entregar un buen juego deben copiar la tarea de Hudson Soft.

Este aspecto de Mario Party Superstars también es una ventana a lo inconsistente que es Nintendo con sus remasters. Mientras que Superstars fue retrabajado a detalle, otros ports como el reciente Skyward Sword apenas reciben atención fuera de un reescalado.

La filosofía de Superstars: si no está roto, no hace falta arreglarlo

Mario Party Superstars está repleto de alusiones al primer juego de la serie. La plaza principal es prácticamente la misma que la del Nintendo 64, con todo y la música. El menú de selección de partida tiene la misma presentación, una caída libre a través de un tubo warp. La pantalla de start también evoca al primer juego y al entrar a los tableros se muestra una imagen de cómo lucían en el Nintendo 64: texturas de calidad baja y polígonos suavizados por el antialiasing. Aunque esto puede ser mágico y encantador para muchos, también puede darle igual a otros, dependiendo de las memorias que el jugador tenga con la serie.

Es posible jugar partidas en línea, sin embargo el servicio online de Nintendo no es famoso por ser el mejor o el más estable, por lo que la conexión no siempre es consistente y se puede experimentar algo de lag.

Los tableros celebran sus raíces mostrando cómo lucía todo en el Nintendo 64
Los tableros celebran sus raíces mostrando cómo lucía todo en el Nintendo 64

Las partidas tienen algunas opciones de personalización, todas ellas ya estaban presentes en otras entregas pero algunas no fueron incluidas en Super Mario Party. Además de elegir la cantidad de turnos, es posible establecer si los jugadores pueden comenzar la partida con cierto número de estrellas, si habrá estrellas bonus o si se permitirá practicar los minijuegos antes de entrar en ellos. También es posible elegir entre 6 paquetes distintos de minijuegos: retos casuales para toda la familia, mini juegos con énfasis en la acción, desafíos que requieran habilidad, minijuegos de Nintendo 64, minijuegos de gamecube; finalmente, hay un paquete que lo incluye todo. Son opciones de personalización sencillas pero ideales para ajustar la experiencia a la medida de cada quién.

Este minijuego ahora tiene patrones para que personas con daltonismo puedan disfrutarlo
Este minijuego ahora tiene patrones para que personas con daltonismo puedan disfrutarlo

Hay unas cuantas cosas qué hacer fuera del juego principal. Está la tienda de Toad donde se puede comprar stickers, música y otras cosas usando las monedas que se ganan en el juego, además, hay una enciclopedia con información de los personajes de Mario Party. También es posible jugar los minijuegos de manera individual, participar en un par de retos en línea, retar a tus amigos en una racha de juegos 2 vs 2 o 1 vs 3 o jugar algunos de deporte y puzzle adicionales, como el volleyball y el hockey de Mario Party 5. No es algo tan original como el modo de ritmos en Super Mario Party, pero tiene lo suyo.

En conclusión

Mario Party Superstars es, en muchos sentidos, un claro ejemplo de que no hace falta reparar algo que no está roto. Es un viaje de nostalgia que, irónicamente, se siente como un paso hacia adelante. Se trata de un regreso al sálvese quien pueda de la época del Nintendo 64 y los primeros años del Gamecube, es decir, el momento en que Mario Party fue más relevante. El juego puede interpretarse como una carta de disculpa por parte de NDcube luego de haber torcido y simplificado tanto la fórmula.

El juego es divertido, tiene buen reto durante el multiplayer, presenta variedad y es ideal para disfrutar la tarde con los amigos haciéndolos enojar, tal como siempre fue Mario Party. Es una experiencia encantadora para los veteranos y puede ser muy divertida para los novatos porque, aunque depende mucho del factor nostalgia, la fórmula y los minijuegos siguen siendo tan entretenidos como la primera vez.

Volver a donde fuimos felices
Volver a donde fuimos felices

Mario Party Superstars no es un game changer porque no necesita serlo y, en muchos sentidos, se agradece que no lo intente. Se trata de la esencia más pura de Mario Party, sin controles de movimiento, sin aliados, sin dados especiales, únicamente valen la suerte para caer en las casillas adecuadas, la habilidad para ganar en los minijuegos y la capacidad estratégica para usar ítems. Mario Party Superstars es 2 cosas principalmente: un medio para revivir las primeras entregas de la serie y la mejor manera de vivirlas por primera vez.

¿QUÉ TE PARECIÓ Mario Party Superstars

?

1 Usuario ha calificado este juego. Danos tu opinión.

1 Usuario ha calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

10

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos