Review

Overwatch

La nueva joya en la corona de Blizzard

LEVELUP

9.5

Épico

PROS:

Lanzamiento sin problemas

Personajes únicos de gran diseño y variedad

Sistema de juego excepcional

Balance justo que favorece el trabajo en equipo

Ajustes técnicos que favorecen al jugador

Aspectos cosméticos desbloqueables dentro del juego

CONS:

Conceptos avanzados de juego difíciles para novatos

Tags

Después de un tormentoso periodo de estancamiento con Titan, Overwatch representa un nuevo capítulo en la historia de Blizzard Entertainment, una verdadera innovación más allá de 3 sus propiedades intelectuales principales: Warcraft, Diablo y StarCraft. Sin embargo, también hay que considerar que Overwatch es la primera incursión de la compañía en terreno desconocido, por lo que hay muchos elementos que pueden dar pie a errores por la inexperiencia, desde un sistema de juego inconcluso hasta errores técnicos no previstos por el especialista en juegos de estrategia, acción y multijugador masivo.

En pocas palabras, Overwatch es un multijugador de disparos en primera persona donde una carismática variedad de personajes compite en arenas para cumplir un objetivo y ganar el enfrentamiento. Sin embargo, detrás de la sencilla descripción existe un mundo de posibilidades, variables y alternativas que convierten cada partida en una experiencia diferente. En cada sesión de juego, los participantes, divididos en 2 equipos de 6 jugadores, eligen un avatar virtual equipado con un conjunto único de herramientas y habilidades diseñadas para cumplir 1 de los 4 roles disponibles. El objetivo es coordinarse y trabajar en equipo para cumplir la condición de victoria de un mapa específico.

La primera incursión de la compañía en terreno desconocido

Ahora, la particularidad de Overwatch se encuentra en la carismática variedad de personajes, 21 hasta el momento, que cumplen diferentes roles de combate: Ataque, Defensivo, Tanque y Apoyo. Los héroes de la categoría Ataque se encargan de infligir grandes cantidades de daño, mientras que los defensivos están diseñados para controlar el campo de batalla. Por su parte, los tanques, por lo general, son quienes reciben grandes cantidades de daño que los personajes de Apoyo ayudan a mitigar. Como ves, el concepto tradicional de las clases es distinto al de otras entregas y se basa, principalmente, en las ideas que Team Fortress estableció a finales de los 90. Antaño y durante mucho tiempo, la clase de un personaje se determinaba por sus atributos físicos, estadísticas, armamento y equipamiento y eso daba como resultado una unidad de combate con las herramientas necesarias para cumplir una tarea específica; sin embargo, contaba con limitantes que complementaban otras clases. La desventaja que originó el sistema anterior es que se necesitan muchas clases para que un equipo esté realmente completo.

Overwatch difiere un poco de la fórmula original de clases porque varios personajes pertenecen a una y así no es necesario ofrecer un gran número de ellas. Por ejemplo, en el caso de Ataque, son 6 personajes únicos con estilos de juego diferentes, de modo que Pharah está equipada con propulsores y un lanzacohetes que la favorece en enfrentamientos aéreos a distancia; Reaper, tiene 2 mortales escopetas y más salud que sus contrapartes, busca el flanco enemigo y prefiere los enfrentamientos breves a corta distancia; Tracer es frágil, así que opta por escaramuzas relámpago y tácticas de pegar y correr gracias a su excelente movilidad y supervivencia; Genji es un oportunista que se especializa en eliminar objetivos de prioridad cuando están bajos de salud porque puede escapar del combate después de su asesinato. McCree empuña un poderoso revolver que es la perdición de enemigos a cualquier distancia, pero es lento; y Soldier: 76 es un guerrero consumado con gran movilidad y capacidades de sanación. Como ves, aunque todos son de la misma clase y categoría, su estilo de juego los hace diferentes.

Personajes únicos y detallados
Personajes únicos y detallados

Overwatch también se basa en títulos modernos y algunos MOBA, especialmente porque ofrece personajes equipados con un conjunto de habilidades únicas. El diseño los hace únicos y reconocibles, detallados y bien animados, además de que el gran reparto de actores de voz ayuda a que te enamoren a primera vista, o por lo menos, atraen tu mirada por su aspecto o personalidad.El resultado es un festival de personajes con fuerza propia. Pharah, por ejemplo, me atrajo porque su armamento es un clásico entre los juegos de arena y de Mercy me gustó la sensación de victoria aplastante que genera después de resucitar al equipo completo en el punto final de captura. Widowmaker o Tracer son atractivos por su apariencia y a Winston lo elegí simplemente porque jugarlo me pareció divertido.

Estos personajes deben trabajar en equipo para combinar su repertorio de habilidades, en especial su habilidad máxima, porque así contrarrestas las deficiencias de unos con las ventajas de otros; se puede decir que Overwatch es un título dinámico que puede cambiar en cualquier momento con la elección de un personaje. Por esto, es importante que los jugadores entiendan las necesidades de la partida y las reglas del ataque y la defensa, pues así podrán cambiar de personaje en el mejor momento, además de que eso genera un sentido de compromiso que pocas veces se encuentra en los títulos actuales. Piensa que usar un solo personaje sería como si siempre pusieras papel al jugar “piedra, papel y tijeras” y esperaras ganar todo el tiempo.

Los counters de Overwatch

La acción sucede en 12 mapas asimétricos ubicados en representaciones futuristas de regiones del mundo o locaciones ficticias. Los modos de juego son Asalto, Escolta y Control, y uno más que es la combinación de Asalto y Escolta. Los escenarios de Asalto se caracterizan porque los equipos alternan la defensa y el ataque de 2 puntos de control; en los mapas de Control sólo existe un punto a capturar y quien lo obtiene incrementa su marcador de porcentaje. Escolta es una modalidad de ataque y defensa donde un equipo avanza junto a una carga hasta el punto de entrega; la misión del contrario es evitarlo.

Los escenarios influyen en la elección de personajes

Debido a su diseño, los escenarios influyen en la elección de personajes porque cuentan con recovecos, plataformas, callejones y plazas que favorecen la acción de algunos de ellos. Por ejemplo, Ruta 66 es un mapa de escolta con grandes distancias por recorrer para los defensores, por lo que Simmetra es una opción competente debido a su habilidad máxima; Hanamura, en cambio, resulta estricto con pocas alternativas donde Bastion puede ser la pesadilla del equipo agresor. Así, cada mapa ofrece formas de jugar con ventajas y desventajas para cada bando; el problema es para el ojo sin experiencia que ve los mapas como grandes callejones sin alternativas. Los más experimentados, en cambio, encuentran al personaje ideal para sobrellevar las limitantes del diseño de un cuello de botella para distraer la defensa del enemigo e iniciar un ataque.

Otro caso es el punto B de Industrias Volskaya, que es una verdadera pesadilla para el ataque y favorece a personajes hábiles como Genji porque pueden infiltrarse detrás de las líneas enemigas para distraer la defensa. Como ves, la cuestión para obtener una victoria no es la elección del héroe, sino la combinación de todos los elementos: conocimiento de escenarios, experiencia individual, variedad y coordinación entre jugadores.

Pharah y Mercy, un romance mortal
Pharah y Mercy, un romance mortal

Ahora, todos los mapas son simplemente hermosos gracias al estilo de arte; lo sobresaliente de cada uno es que no parecen arenas de combate, sino ambientes dentro de un mundo de ficción con millones de habitantes. Es notable el trabajo de diseño de Blizzard: cada rincón de los escenarios es una obra de arte con detalles en lugares nunca imaginados; por ejemplo, las montañas con ruinas griegas que son el horizonte del Mediterráneo en la tercera etapa de Ilios o la sala de arcade de Hanamura. En resumen, Overwatch está conformado por mapas brillantes y vivos.

Fuera del campo de batalla, el juego también resultó una joya extremadamente pulida, pues su lanzamiento no tuvo mayores contratiempos y hay una gran cantidad de mejoras para la calidad de vida de los jugadores. Overwatch debutó el 23 de mayo a las 6:00 PM (hora de la Ciudad de México) y 20 minutos después pude ingresar en los servidores en línea y empezar a jugar —sin contratiempos— durante horas y horas. Las pesadillas del típico lanzamiento de Blizzard, con desconexiones, servidores muertos y experiencias inconclusas nunca sucedieron. Un gran punto a favor para Overwatch.

Mapas brillantes y vivos

El desempeño del juego en el aspecto técnico es ejemplar; existen reportes de que puede ejecutarse en un equipo portátil Surface de Microsoft gracias a las múltiples opciones de video y a la utilización óptima de recursos, lo que permite entregar una experiencia sin errores gráficos, bugs o glitches. La parte de calidad de vida tiene que ver con las opciones del sistema de juego. Overwatch ofrece una gran cantidad de menús para ajustar aspectos que van desde reconfiguración de controles por cada personaje individual e interfaz gráfica hasta opciones de video para condiciones genéticas de la vista. Un aspecto que me sorprendió fue que, cuando invité a un amigo a mi grupo durante una partida, el sistema esperó a que terminara el enfrentamiento y después nos posicionó en otro lobby automáticamente para jugar todos juntos. En resumen, Overwatch es una experiencia pensada exhaustivamente para cuidar la experiencia de cada jugador.

El apartado sonoro también es de suma importancia a pesar de que las partidas carecen de banda sonora durante los combates. Lo que sucede es que una capa de la profundidad del juego tiene que ver con las señales de audio que despide cada jugador. Por ejemplo, la habilidad máxima de cada personaje emite una frase que todos en la partida pueden escuchar, así que puedes prepararte o esconderte para no ser víctima de su poder. El sonido también está presente de forma sutil en un aspecto al que pocos prestan atención: cada paso del jugador emite un sonido, lo que permite identificarlo y detectar su posición relativa, pero al mismo tiempo, eso dificulta sorprender a oponentes experimentados conscientes de esto.

En fin, Overwatch es súper divertido 90% del tiempo, y lo es más cuando juegas con amigos y aprovechas las funciones de voz. Cada partida es genial y única.Puedes encontrar composiciones ridículas, como 6 Mei que congelan todo lo que se acerca a ellas o 6 Winston que te saltan en el rostro. Todo es viable porque la inversión de tiempo y compromiso para una partida es mínima (la duración promedio es 10 minutos), así que no te agota emocionalmente perder por intentar nuevos héroes o estrategias, por más ridículas que sean.

Los encuentros son material para leyendas cuando coordinas un ataque exitoso, te salvas de una situación de peligro extremo o alguien aprovecha la mejor oportunidad para utilizar su habilidad máxima. El resultado son enfrentamientos únicos de calidad épica que generan jugadas inolvidables y que son inmortalizadas al final delapartida en la Jugada de la Partida. Overwatch es una de las experiencias más refrescante y divertida dentro del género en años recientes; es sencillo y accesible, sin embargo, te puede tomar una vida dominar cada personaje, estrategia y escenario.

Por otro lado, la cuestión de la campaña principal se compensa con la ficción del mundo que sirve de excusa al sistema de juego. De acuerdo con el material oficial de Blizzard, Overwatch fue una fuerza especial de combate que salvó a la humanidad durante el conflicto contra robots inteligentes denominados Omnic que se levantaron en armas contra sus creadores. Los protectores ganaron popularidad hasta que, eventualmente, Overwatch fue abolido después de una época de sabotajes. Una generación más tarde, con dicho conflicto aún en la memoria del mundo, hay tensiones entre humanos y Omnic, además de inestabilidad económica y social. Overwatch regresa a la acción por la situación crítica global, aunque sin aprobación oficial.

Una de las experiencias más refrescante y divertida dentro del género

King’s Row es un gran ejemplo de lo anterior. Este mapa cuenta con narrativa ambiental la situación crítica entre humanos y Omnic. La división entre razas se nota por los grafitis con mensajes de protesta en las paredes y los pósters de apoyo a los Omnic. Lo interesante es que son más evidentes cerca de la ciudad principal Omnic. De hecho, la modalidad Asalto tiene que ver con la ficción del juego: sucede que la carga que escoltas al final del mapa es una bomba de pulso electromagnético dirigida al corazón de la ciudad subterránea. Sin duda, temas oscuros, y por lo mismo, lamento que la clasificación sea Teen porque nos gustaría conocer desenlaces más dramáticos.

Volviendo al tema de la historia, está ahí, en los mapas y fuera de ellos; es un pretexto para el sistema de juego: importante y deleitante para algunos, pero irrelevante para otros… Perfecto. Overwatch me recuerda a Team Fortress 2 por construir toda una ficción fuera del juego en forma de videos, cómics y eventos que complementan a un simple multijugador. Es justo como lo dijo John Carmack: “La historia en un juego es como la historia en una película pornográfica. Se espera que esté ahí, pero no es lo importante”.

Los mapas de Overwatch

Veamos ahora el contenido —del que muchos se quejan—. Overwatch cuenta con 21 personajes, 12 mapas y 4 modos de juego. Algunos ven esto como algo negativo y exigen contenido individual como una campaña. ¿Por qué Blizzard sacrificaría la calidad de un componente para agregar otro que no es el enfoque principal? Conocemos los resultados: Battlefield, SpecOps: The Line, entre otros y, más recientemente, DOOM. Por otro lado, está el argumento de que Overwatch debería ser free-to-play. Me pregunto si los que lo dicen en verdad juegan esos títulos porque deberían saber que la monetización individual de cada héroe compromete la diversidad y el dinamismo del juego. Además, desde el primer momento, Overwatch ofrece todo el contenido, con aspectos cosméticos desbloqueables a través de la progresión, sin gastar un centavo. Sin embargo, también ofrece la oportunidad de comprar cajas de loot que contienen ítems aleatorios. En este aspecto, estamos satisfechos con las decisiones de la compañía.

Durará más de una década

Temo mencionar que noté algo desagradable durante mi experiencia en Overwatch: vi a muchos principiantes que creen que el juego es similar a otras ofertas, donde el objetivo comunitario es obtener la mayor cantidad de bajas enemigas para ganar… gran error. Es increíble cómo los multijugadores modernos han carcomido la mente de los jugadores al grado de que muy pocos entienden los conceptos básicos del ataque y la defensa. En este sentido, estoy agradecido por la existencia de Overwatch, pues representa el regreso del género a los valores clásicos de un FPS multijugador por grupos: habilidad, conocimiento y trabajo en equipo.

Pienso que Overwatch es esencial para todo fan de los FPS; es el juego al que dedicaré los próximos años y no dudo que durará más de una década. Overwatch es divertido, emocionante, dinámico; accesible para principiantes, pero sumamente difícil de dominar. Es un punto de referencia para futuras entregas por su gran atención a los detalles y compromiso con ofrecer la mejor experiencia para el jugador, fuera y dentro del campo de combate. Sin más, no dudo en recomendarlo ampliamente por ser indomable, carismático y lo más importante: divertido.

El mundo necesita más héroes
El mundo necesita más héroes

¿QUÉ TE PARECIÓ Overwatch

?

175 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

175 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

7.9

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos