Review

Mercury Hg

Una perspectiva muy divertida de la química
LEVELUP 7.5 Regular

PROS:

Controles precisos y muy responsivos

Alto nivel de rejugabilidad para los que buscan romper su propio récord

Gráficas atractivas y coloridas que brincan al ritmo de la música

CONS:

En ocasiones los puzzles son demasiado simples y toma muy poco tiempo resolverlos

Falta modo competitivo en línea

Tags

Contemplar la tabla periódica por simple pasatiempo es excesivamente ocioso, pero verla mientras te deslizas a máxima velocidad entre rampas y toda clase de peligros, es un asunto completamente diferente. No te preocupes, a pesar del nombre Mercury Hg no es una lección de química, en su lugar es la ventajosa idea que saca provecho a las propiedades del escurridizo mercurio, dando pie una experiencia de juego bastante divertida.

Mercury Hg reúne elementos de diversos juegos del género, como Marble Madness, Monkey Ball y su ancestro espiritual Mercury Meltdown para adentrarnos en una carrera contra el tiempo a través de sinuosos caminos y variados laberintos. El objetivo es llevar una masa amorfa de mercurio hasta la meta en cada uno de los diferentes niveles, inclinando la plataforma flotante sobre la que se encuentra el escenario y provocar que el metal líquido se escurra en la dirección deseada. En teoría es simple, tanto, que te recordará esos juegos portátiles de insertar balines en los huecos de un tablero, y aunque cada uno de los sesenta niveles se completa en menos de un minuto, hay más elementos que complementan la mecánica.

Mercury Hg también está disponible para PSN con soporte para Move, pero debido a la exigencia de precisión, te darás de topes por el retraso en la respuesta del control
Mercury Hg también está disponible para PSN con soporte para Move, pero debido a la exigencia de precisión, te darás de topes por el retraso en la respuesta del control

En términos de gameplay, un juego es tan bueno como la precisión de su control, y en este aspecto Mercury Hg alcanza la perfección, el desplazamiento del mercurio es exageradamente preciso, y acostumbrarse al esquema de control toma muy poco tiempo; si esto fuera diferente, jugarlo sería un auténtico suplicio. La razón es que las superficies son absurdamente resbaladizas, al mínimo error el mercurio sale disparado al vacío y quedas obligado a comenzar el nivel desde el inicio. Si a eso sumas que el recorrido está plagado de trampas, desniveles, mosaicos en movimiento, interruptores, magnetos y secciones pegajosas, la tarea se vuelve desafiante.

Cabe mencionar que ese reto no implica romperse la cabeza al intentar descifrar cómo vencer cada dificultad del escenario, después de todo basta con repetir un par de veces ese problema en el que te atoraste para resolverlo. Si tu sesión es muy prolongada, tal vez te parezca repetitivo, pero la experiencia de juego es tan entretenida y simple que es posible que ni si quiera te des cuenta del tiempo que llevas jugando, en especial debido a dos contadores que te presionan a hacer tu labor lo más rápido posible. Menos exigente pero igual importante para los perfeccionistas es un reloj que mide el desempeño de tu recorrido, aunque sin obligarte a terminar en un tiempo límite, y un indicador que dice cuánto material has dejado en el camino y cuánto te resta antes de llegar al final; si el mercurio se acaba, también la carrera y tendrás que comenzar de nuevo.

Puedes importar tus canciones al juego y mientras suena la música, los niveles vibrarán con el ritmo
Puedes importar tus canciones al juego y mientras suena la música, los niveles vibrarán con el ritmo

Este factor de riesgo hace más interesante la exploración, pues tienes que evitar lo más posible que el mercurio se divida cuando golpeas una esquina o pared filosa, aunque hay excepciones, como tener que ir por caminos separados al mismo tiempo para que el líquido se tiña de diferentes colores y al unirse de nuevo, consigan la combinación requerida para seguir avanzando. Puede sonar complicado, pero una vez más, el juego se enfoca en velocidad y destreza, no en resolver pruebas mentales.

Es un hecho que jugar con mercurio tiene un enorme potencial –y si no lo crees, mira lo que se logró con los efectos especiales del T-1000–, sólo que en este caso faltó mayor inventiva en el uso de las propiedades del elemento líquido. Al final, Mercury Hg cumple su propósito: brindar algunas horas de velocidad y acertijos a un ritmo acelerado; si estás buscando un buen título para sacudirte el estrés y de paso repasar la tabla periódica de modo divertido, esta es una buena oportunidad.

¿QUÉ TE PARECIÓ Mercury Hg

?

0 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

0 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

0

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos