Review

Kingdom Hearts: Melody of Memory

Una experiencia musical simple y limpia
LEVELUP 7.6 Regular

PROS:

Gran cantidad de pistas musicales

Buen nivel de dificultad

Divertido y fácil de jugar

CONS:

Puede llegar a ser repetitivo

Canciones de relleno

Algunos elementos de la franquicia pudieron aprovecharse de mejor manera

Era cuestión de tiempo para que Square Enix decidiera aprovechar el potencial del apartado sonoro de Kingdom Hearts para incluirlo en un juego de ritmo, sobre todo si tomamos en cuenta que Indiezero, compañía desarrolladora de Kingdom Hearts: Melody of Memory, trabajó en Electroplankton y la saga Theatrhythm. De hecho, esta última es una fuerte influencia en el nuevo título que mezcla elementos tradicionales vistos en la mayoría de juegos del género con mecánicas de batalla similares a las de un RPG de acción.

Si has jugado algún título de la Saga Kingdom Hearts sabrás que la música tiene un papel importante durante el desarrollo de la narrativa. Podemos decir que cada una de las piezas musicales es clave para generar emociones dependiendo de la situación, y por eso hay muchas canciones para cada ocasión, y eso es lo que da valor a Kingdom Hearts: Melody of Memory, pues nos transporta al pasado con una selección de 150 temas en un recorrido por la mayoría de los títulos de la serie. Evidentemente, el juego va dirigido a los fieles seguidores de la obra de Tetsuya Nomura pero, ¿vale la pena para los que buscan un buen título musical más allá de la franquicia? A continuación te compartimos nuestro análisis.

Conexiones entramadas y sensaciones a flor de piel

Al entrar en el juego lo primero que notas es que sólo algunos modos están disponibles desde el principio, lo que es una clara invitación a explorar el modo Gira Mundial, visitas los niveles localizados en un mapa tradicional a bordo de la Gummi Ship. Es lógico pensar que un juego musical no tenga historia, sin embargo, en Kingdom Hearts: Melody of Memory hay momentos clave de cada juego que podrás revivir como recompensa al terminar algunas canciones. Este breve resumen es narrado por Kairi e ilustrado con un video tomado directamente de las entregas originales; son segmentos muy cortos que intentan hilar de forma sencilla la historia de Sora, la Organización XIII y los Keyblade Masters. Algo interesante de esto es que puede ayudar a quienes no han terminado todos los títulos a tener una idea del vínculo entre cada uno, además de mover fibras sensibles en los fans de hueso colorado. De hecho, como recompensa al terminar este modo conoces el destino de Kairi en la parte final de Kingdom Hearts III y su conexión con títulos venideros. Y es que, al final, es una saga que nació como un crossover atípico y se convirtió en una historia con giros inesperados, teorías de conspiración, dudas sobre el ser y la existencia del todo. Sí, hablamos de ese juego donde aparece Winnie-the-Pooh y Ratatouille.

"Kingdom Hearts: Melody of Memory nos da algunas pistas sobre el futuro de Sora

Por otro lado, el título se toma muy en serio la parte de los recuerdos y la línea del tiempo de Kingdom Hearts, ya que las canciones o los niveles están distribuidos por título, comenzando por el juego original y cerrando con Kingdom Hearts III. Es más, la primera canción a la que tienes acceso en el modo principal es Simple and Clean de Utada Hikaru, donde ves de fondo un video con segmentos de cada juego a modo de introducción. Dicha pista ocurre en un modo especial conocido como Memory dive, en el que tus personajes irán flotando mientras observas el video de fondo; este modo lo detallaré un poco más adelante.

En cuanto al mapa, es una buena idea recordarte toda la parte emocional de la saga y el legado de Sora, sin embargo, a veces es demasiado insistente. Por ejemplo, los menús y la interfaz en general toman elementos que han estado presentes desde los primeros títulos, pero no siempre son dinámicos, así que mientras el uso de la Gummi Ship permite desplazarse en el mundo principal, al comenzar a avanzar y tener que regresar a terminar algunas canciones que se dejaron atrás se vuelve algo tedioso. Esto se hubiera evitado con un menú secundario de desplazamiento rápido por mundos, pero tampoco es tan grave.

El mapa de selección en el modo Gira Mundial es similar al de otras entregas
El mapa de selección en el modo Gira Mundial es similar al de otras entregas

En cada nivel hay 1 o 2 canciones por superar y también objetivos. Completar las 3 pruebas de cada uno te da estrellas y hay distintos requisitos, por ejemplo, recolectar todas las notas musicales en el aire, obtener cierto puntaje o destruir todas las cajas del nivel. En realidad, conseguir las estrellas es más importante que superar la canción con una buena calificación, ya que al abrir distintas secciones del mapa tendrás que obtener cierto número de estrellas del color que te solicite. En ocasiones conseguir este objeto es un tanto ilógico; por ejemplo, si juegas en modo experto algunas tendrás que cambiar a una dificultad más baja solo para cumplir el objetivo. Esto es una forma de sumar tiempo de juego al reloj, pero llega a ser molesto en algunas ocasiones. Al final, obtener todo lo necesario para terminar el modo principal me tomó cerca de 8 horas, pero sólo obtuve 250 estrellas de las 354 disponibles. Más allá del mérito por completar 100% el juego, te recomiendo pasar todas las canciones en el modo Gira Mundial, ya que podrás desbloquearlas en los otros modos.

Sonidos que se quedan en la memoria

La parte más jugosa en el género musical o de ritmo siempre es la lista de canciones; prácticamente, es el alma de estos juegos. En Kingdom Hearts: Memory of Life tienes acceso a 150 canciones, que tendrás que desbloquear en el modo Gira Mundial y algunas otras al cumplir ciertos objetivos de puntaje. Honestamente, aunque la selección de canciones es grande, hay algunas ausencias y otras pistas que no se adaptan de la mejor manera a un juego de ritmo, pero vamos por partes. Primero, hablemos de las canciones que hacen falta. La primera es Face my Fears de Utada Hikaru y Skrillex, uno de los mejores temas de Kingdom Hearts 3 y también de los más icónicos. El resto son piezas que no están por motivos desconocidos, aunque quizá son cuestiones de uso de licencias, ya que personajes como Winnie-the-Pooh y Jack Sparrow no aparecen, ni se mencionan. También sorprende que Dearly Beloved, el tema principal de Kingdom Hearts no esté en su versión original, aunque se compensa con un remix más movido. Ahora sí, vamos con las canciones que sí están. Si has jugado los títulos de Tetsuya Nomura sabrás que siempre hay una montaña rusa de emociones garantizada en cada juego. Hay muchas risas y lágrimas que se dirigen con la música, y mucho de ello tiene que ver con el talento de Yoko Shimomura y los diferentes compositores involucrados. Muchas canciones cumplen con la función de ambientar, y complementan un espacio de acuerdo con las necesidades del diseñador. Un ejemplo es Lazy Afternoons de Kingdom Hearts II, que es lenta y no se adapta mucho al formato del juego. Por supuesto, si descartas este tipo de canciones, la lista de canciones a elegir se reduce.

En los aciertos podemos decir que los temas de batalla son muy divertidos y se adaptan perfectamente al ritmo del Melody of Memory, especialmente en el modo experto, donde los enemigos no paran de salir y tienes que poner a prueba todos tus reflejos. Otro detalle favorable es que los temas de Kingdom Hearts son versátiles, ya que se incluyen algunas piezas de orquesta, otras a piano, pasando por sintetizadores y algunos con voz como Let it Go o Don´t Think Twice. El paquete al final es bastante rico y con buenas opciones, sin que pese el hecho de incluir algunos remixes y otras versiones de melodías como Destati y Dismiss.

Pon atención a la música al momento de atacar
Pon atención a la música al momento de atacar

Un RPG musical sobre rieles

Considero que un buen juego de ritmo debe ser divertido, adictivo y fácil de entender, requisitos que cumple Kingdom Hearts: Melody of Memory, aunque trata de hacerlo de una forma distinta. La intención de sus desarrolladores es combinar el sistema de batalla de Kingdom Hearts con las señales en pantalla típicas del género, la diferencia es que puedes orientarte con las acciones de los personajes. Me refiero a que tendrás que poner atención en los indicadores en pantalla pero no aparecerán los botones como tal. La idea es que si ves un enemigo presiones un botón de ataque en el momento preciso; si ves una bola de fuego podrás saltarla; si se te atraviesa un ítem, tendrás que activarlo para destruir enemigos más fuertes. De esta forma, el juego se vuelve dinámico y no tan mecanizado.

En papel esta idea puede sonar excelente, pero algunas veces resulta confuso porque los personajes se mueven en un riel y no podrás controlar sus movimientos. A veces podrás guiarte por el ritmo sin problemas, pero otras no tanto, pues la velocidad en ciertas canciones es variable o lenta, así que en ocasiones puedes confiar en la cercanía de los enemigos pero también es posible que al intentar atacar falles el golpe por estar fuera de ritmo. Al final, es cuestión de adaptación, pero todo esto provoca que la parte original de combinar elementos de un RPG de acción con un juego de ritmo sea menos natural.

En cuanto al estilo de juego, hay 3 variantes. La primera, es la normal que simula las batallas de Kingdom Hearts. También está el formato Memory Dive en el que los personajes flotan por el nivel mientras un video corre de fondo y finalmente, las batallas contra jefes. Esta última es la más vistosa ya que los personajes interactúan con el enemigo en el fondo y reaccionan a nuestros aciertos con bloqueos y ataques. Para poder avanzar habrá que agotar los puntos de vida del enemigo mientras evitas perder los tuyos al ritmo de la música.

Las batallas con los jefes lucen bien pero son algo cortas
Las batallas con los jefes lucen bien pero son algo cortas

Sobre la dificultad me parece adecuada, incluso algo sencillo si lo comparamos con juegos como DJMax Respect V o Hatsune Miku: Project DIVA Future Tone. Hay tres tipos de dificultad y además tres estilos: Normal, un botón y performer. La dificultad ajusta el número de enemigos en general mientras que los estilos modifican la forma de jugar. Como su nombre lo indica, un botón hará que no tengas que preocuparte por presionar el botón correcto, mientras que performer agrega objetivos extra para complicar un poco más las cosas.

Afina tu oído y obtendrás recompensas

Como mencioné, al avanzar en la Gira Mundial irás liberando canciones para jugar pero también podrás obtener algunos temas de Memory Dive, si los sintetizas en la tienda del Moogle. Los objetos necesarios los podrás conseguir al completar los niveles, obtener un gran puntaje o en los cofres que obtienes eventualmente en tu aventura. En la tienda también podrás crear objetos con distintos efectos, el más interesante es la estrella invocadora. Esta nos permite traer al Rey Mickey al campo de batalla para ayudarnos con distintos efectos. Además, puedes obtener ilustraciones, imágenes para personalizar tu perfil online y otros materiales. Conseguir los requisitos para fabricar el ítem deseado puede ser tardado pero vale la pena, sobre todo si piensas en las canciones extra.

Colorido y gris al mismo tiempo

Hay un detalle que no me gustó, sobre todo porque el juego está orientado a los seguidores de la saga original. Hablo del servicio al fan, y es que, aunque hay 4 equipos disponibles y algunas apariciones de personajes de Disney, no es suficiente. Las opciones de personalización se quedan cortas, siempre veremos los mismos diseños de Sora, Donald y Goofy, sin cambios estéticos. Es más, ni siquiera se aprovecha la enorme cantidad de Keyblades diseñadas a lo largo de cada entrega. Hubiera sido un buen detalle incluir los trajes y las formas de los personajes principales, sobre todo porque se optó por usar los modelos sencillos de los protagonistas. Muy coloridos pero con poco detalle.

La verdad es que en cuanto al apartado técnico no hay mucho que decir: es muy simple pero luce bien. En general, el juego tiene buen rendimiento y corre a una velocidad estable, característica importante por la naturaleza del juego. El audio es limpio y a pesar de los sonidos de los enemigos, golpes o gritos de los personajes todo se distingue muy bien.

Kingdom Hearts: Melody of Memory en imágenes

El recuerdo de algo que pudo ser mejor

Kingdom Hearts: Melody of Memory es una buena opción para los jugadores que crecieron Sora desde sus inicios. La selección de canciones es buena, aún con las pistas de relleno, es divertido y puede entretenerte un buen rato. Además de los modos principales cuenta con multijugador cooperativo, la parte mala es que este modo solo tiene 21 canciones. Y también está el modo duelo con la opción de jugar en línea. La idea es sabotear al oponente con ataques y obstáculos para afectar su puntaje. Todo esto amplía la experiencia, pero es probable que te aburras después de un rato, especialmente si lo que buscas es un juego musical con mucho reto.

Recomiendo adquirirlo si te consideras fan de Kingdom Hearts, pues en más de una ocasión vendrán buenos recuerdos a tu mente mientras pruebas tu habilidad con las manos. Puedes adquirir Kingdom Hearts: Melody of Memory en PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. Este último con un modo adicional para 8 jugadores de forma local.

¿QUÉ TE PARECIÓ Kingdom Hearts: Melody of Memory

?

0 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

0 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

0

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos