Review

Windbound

Una aventura en el mar que perdió el rumbo
LEVELUP 6.5 Malo

PROS:

Visualmente atractivo

Buen comportamiento de cuerpos acuáticos durante el desplazamiento en barco

Sensación de progreso durante cada capítulo

Variedad de ecosistemas y escenarios coloridos

CONS:

Características de supervivencia tediosas

Muy poco que hacer y exploración aburrida

Sistema de batalla simple y con pocos enemigos

Mecánicas que en un principio parecen interesantes se vuelven frustrantes

Sistema de exploración abierto pero con objetivos lineales

Elegir un juego por mera curiosidad puede ser el primer paso a la gloria o el camino al mismísimo infierno, sobre todo si al verlo en pantalla nos conquista por su atractivo diseño o si nos pareció divertido su trailer. Muchas veces no queda más que probarlo para tener un veredicto final que disipe nuestras dudas. Este breve párrafo resume mi percepción del Windbound hasta antes de jugarlo, pues a primera vista, esta nueva aventura se parece mucho a The Legend of Zelda: Breath of The Wild o, en todo caso, a The Legend of Zelda: Wind Waker.

Desde el principio es imposible evitar hacer comparaciones, ya que visualmente hay muchas similitudes entre los juegos mencionados y Windbound, pero también sucede en el tema marítimo debido a que Kara, nuestra protagonista, se desplaza en un barco y aprovecha la potencia del viento para impulsarse. Con esto en mente, esperaba recorrer todo tipo de ambientes y enfrentar a un montón de enemigos con un sistema de batalla sólido mientras surcaba los 7 mares. Después de jugarlo, puedo decir que me encontré con algo totalmente diferente y, en más de una ocasión, estuve al borde de la frustración por varios detalles que mencionaré en esta reseña.

Al comenzar Windbound conocemos a Kara, una joven aventurera que sufrió el ataque de un monstruo marino mientras navegaba con otros acompañantes. Al despertar, Kara aparece en un aparente plano astral con un portal que decide atravesar. Tras regresar a la realidad, el primer paso será darnos cuenta de que estamos solos y de que tendremos que sobrevivir, de modo que lo siguiente será conseguir alimento y materiales para seguir avanzando. Así de sencillo es el inicio de Windbound, y aunque con el tiempo conoceremos un poco más de lo que ocurre en el mundo en el que se desarrolla esta aventura, que es sólo un pretexto para seguir adelante en esta aventura. Desde aquí se siente un aura de misterio algo forzada y falta una motivación para continuar, pues sólo tenemos el mero gusto por jugar y mucho masoquismo.

Con masoquismo me refiero a que en este juego vas a sufrir todo el tiempo, sobre todo mientras tratas de asimilar los requisitos básicos del juego durante el primer capítulo. Sobre todo, cuando nos damos cuenta de que el medidor de vigor (aguante) bajará poco a poco si no nos alimentamos, y al agotarse tendremos menos energía para correr, nadar o atacar. El problema radica en que el juego no marca los límites de forma clara. Decidí arriesgarme a viajar a otra isla con sólo 3 fragmentos de vigor restantes, pero al terminarse el primero, mi vida comenzó a drenarse sin parar y obviamente pasó lo peor. Nuevamente, el juego no es claro para comunicar que tiene mecánicas de supervivencia.

Para cubrir esta necesidad básica puedes comer frutos, carne, hongos y otros alimentos que hay en el camino. También está la opción de guardarlos en una bolsa que hayas fabricado previamente. El detalle es que cada alimento tiene un tiempo de conservación, si no lo consumes se echará a perder y no servirá. Suena lógico para un survival, pero algunas veces su funcionamiento es ridículo. Por ejemplo, si decides comer antes de salir y guardar algo para después, tu energía estará a tope y no tendrás que preocuparte por comer en un buen rato, pero la comida seguirá su proceso de descomposición, y al final, cuando más la necesites no te servirá porque estará descompuesta.

Por otro lado, entender el control es sencillo, ya que para construir ítems y herramientas basta con tener los recursos necesarios y conocer la receta. Por ejemplo, si tienes un montón de hierba, podrás crear hilos de este material, al crearlos podrás utilizarlos para fabricar una balsa si le sumamos palos o un barco si agregamos más hierba. Lo mismo ocurre con las armas, por ejemplo, si encuentras un palo podrás hacer una lanza, si a esa lanza le pones cuero, hilo y hueso se convertirá en un arma más poderosa. También existen materiales especiales que nos permitirán construir arcos mágicos y más equipo con cualidades especiales, como cascos que te hacen recibir menos daño al caer o una bolsa con más espacio para objetos y que retrasa el proceso de descomposición en los alimentos. Para construirlos es necesario conseguir partes de criaturas o piedras especiales que encontraremos después de darle un vistazo al lugar. El problema es que todo ocurre muy lento, y puede ganar el fastidio sobre la diversión.

En ocasiones darás mil vueltas para encontrar las islas
En ocasiones darás mil vueltas para encontrar las islas

El estrés no termina aquí, ya que tus armas y herramientas también tendrán un ciclo de uso y después de un tiempo tendrás que conseguir más recursos para fabricar uno nuevo. Este proceso de búsqueda se repite durante todo el juego, una y otra vez. La prueba de oro para continuar jugando es justo al principio donde te irás adaptando a todas las necesidades del personaje poco a poco, esto hace que la carta de presentación de Windbound no sea la mejor y puede provocar que lo abandones antes de que sea más interesante.

En todas las islas encontrarás algunos seres vivos, la mayoría de ellos pacíficos, pero si quieres progresar tendrás que eliminar a algunos cuantos para obtener recursos. Cada criatura reacciona de forma distinta con ataques únicos, y al enfrentarlos entras en un modo de batalla donde puedes esquivar y atacar mientras fijas tu objetivo. Al vencerlos puedes cortarlos para obtener partes o recursos, y equiparte con cascos, armas y equipo que se verá reflejado en tu personaje y lo dotarán de algunas mejoras.

Además de la supervivencia, otro punto importante es la navegación marítima, donde surcarás el mar a bordo de un barco sencillo o incluso una balsa que puedes transformar poco a poco en un medio de transporte más sofisticado. La verdad es que, aunque existe la opción de crear algo más ostentoso, no hay necesidad de hacerlo ya que puedes avanzar tranquilamente con tu pequeño barco de remos durante todo el juego. También está la opción de usar una vela para aprovechar el viento y avanzar a más velocidad porque en Windbound el comportamiento del aire es más o menos realista. Esto quiere decir que solo puede avanzarse en la dirección de la corriente, y aunque es posible controlar el comportamiento de la vela, no hay cómo te muevas a voluntad. Al final se vuelve tan incómodo, que la opción de los remos es la más adecuada a pesar de ser más lenta.

El barco será tu mejor amigo durante esta aventura
El barco será tu mejor amigo durante esta aventura

Y hablando de detalles realistas, en ocasiones tendrás que hacer fogatas para cocinar la carne o curar la piel y convertirla en cuero. Este proceso es lento pero necesario ya que la carne cocida te da más salud y aguante, además de que el cuero es un material básico para construir muchas herramientas. Para crear una fogata sólo necesitas hierba y piedras, no importa el lugar, así que podrás hacerla incluso dentro de tu barco. A diferencia de juegos como en Monster Hunter: World, donde cocinar carne toma unos cuantos segundos, aquí tendrás que esperar minutos que puedes aprovechar para explorar un poco o conseguir más recursos. Sin embargo, si no tienes nada más que hacer, habrá que aguantar ese tiempo sin hacer nada.

En cuanto a los objetivos en el juego la verdad es que todo es muy lineal, a pesar de tener la libertad de recorrer el mar en busca de islas que se generan al azar cada vez que iniciemos nuestra aventura, el objetivo siempre será el mismo, encontrar tres talismanes. Es decir, cada vez tendrás que subir al barco y buscar a ciegas, y cuando llegues a la isla debes cerciorarte de que ahí está el talismán y recogerlo para estar listo para ir por el siguiente. Ya con los 3 objetos en la bolsa, el siguiente paso será encontrar una especie de altar que te transportará a otro lugar que es un mero puente entre capítulos. Ahí conoces un poco más de la historia del juego a través de murales, que cuentan un poco de los monstruos marinos que ahí habitan. Esto provoca un aire de misticismo en Windbound, ya que, finalmente, tu personaje no habla y no hay otros humanos para conversar. Al final de este turbulento recorrido recibirás una habilidad especial a cambio de fragmentos marinos de entre 2 disponibles. Elegí generar sangrado en mis enemigos para agotar su vida más rápidamente. Pero hay otras como la posibilidad de llevar dos habilidades equipadas o encontrar más fragmentos marinos que es la moneda del juego. Aunque hay algunas útiles la verdad es que no marcan tanto la diferencia. Si buscar es lo tuyo, también habrá escondidos por todo el mapa algunos power-ups que aumentarán la cantidad de vida y aguante de Kara, esto facilitará tu aventura, pero en muchos casos los encontrarás por mera casualidad.

Al terminar este proceso de búsqueda sigues con el siguiente capítulo en donde tendrás que repetir la misma fórmula, pero con los objetos ya en tu bolsa. Es cierto, olvidaba un detalle importante: al inicio del juego puedes elegir de entre 2 modos, supervivencia e historia. En el primero si llegas a morir tendrás que repetir todo de nuevo, es decir, iniciarás en el capítulo 1, conservarás únicamente los objetos en los espacios iniciales y los enemigos serán más fuertes. En historia conservarás todos tus objetos y, en teoría, iniciarás desde el principio del capítulo en el que te quedaste. Y digo en teoría porque durante mi sesión de juego tuve 2 incidentes. En el primero mi consola dio pantallazo azul y me preocupé, sin embargo, solo perdí cerca de 2 horas de juego ya que comencé desde mi último punto de guardado. El verdadero problema fue cuando el juego se congeló. Lo cerré porque no tuve otra opción, pensé que de nuevo volvería al último punto de guardado, pero el juego me regresó al primer capítulo. Sentí enojo ya que todo mi tiempo se había ido a la basura y se supone estaba jugando en el modo historia para evitar este tipo de molestias. Otro detalle sobre este mismo tema es el de los puntos de guardado. Cada vez que terminas un capítulo se guardará el juego de forma automática, pero si quieres dejar de jugar tendrás que hacerlo manualmente. Es importante recordar esto porque si lo olvidas perderás todo el avance de horas y horas de esfuerzo.

Windbound

En cuanto al apartado técnico, visualmente Windbound luce bien a primera vista; es muy colorido y con un estilo que recuerda mucho a The Legend of Zelda: Breath of The Wild, sin embargo, cuando ves de cerca las texturas y otros detalles, el juego queda a deber. Eso sí, el comportamiento del mar y los grandes paisajes convencen por los cambios de tonalidades en el fondo. Sobre la música, no hay mucho que decir, y es que, aunque es agradable y bien orquestada, cada pieza se adecua a cierto momento, por ejemplo, cuando entras en batalla, cuando estás en el mar o cuando estás explorando. Después de un rato lo más inteligente es poner tu música o bajar un poco el volumen para sacar de tu mente la melodía que escuchaste durante horas.

Windbound es un gran esfuerzo por introducir elementos de otras franquicias y hacerlos propios, pero se queda a medio camino en casi todos ellos. Lo más destacable es tal vez la navegación que tiene un comportamiento realista y hasta cierto punto natural, pero al final se vuelve pesado dedicar tanto tiempo a avanzar en la nada. Eso sí, es importante aclarar que no me la pasé mal con Windbound una vez que superé la curva de aprendizaje, aunque al principio es muy pesado, la sensación de progreso es muy marcada. Sobre todo, una vez que encuentras un buen equipo te sentirás más poderoso al conocer los ingredientes para crear objetos e identificar lo que necesitas sin estar adivinando. Una vez que te acostumbras a lo básico el ritmo del juego mejora, aunque no lo suficiente. Si estás muy acostumbrado a los juegos de supervivencia puedes encontrarle el gusto a Windbound pero no al tener desarrollado bien ese lado o incluir una historia que valga la pena habrá pocas razones para dedicarle tanto tiempo a un juego que pudo ser mejor.

¿QUÉ TE PARECIÓ Windbound

?

0 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

0 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

0

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos