Review

Farpoint

¿El futuro de los juegos de disparos en primera persona?
LEVELUP 7.8 Regular

PROS:

Aceptable control con el DualShock 4, excelente con el PS VR Aim

Amplias opciones de comodidad permiten acceder al manejo libre de la cámara

Buena variedad de enemigos con diferentes patrones de ataque

Gran sensación de escala en los paisajes

Los retos adicionales en el modo arcade son lo más divertido del paquete

CONS:

La campaña es aceptable, pero inconsistente

Diseño de niveles plano y muy simple

Algunos bugs y poblemas técnicos menores manchan la presentación

Algunas mecánicas se sienten primitivas en comparación con los juegos modernos del género

Aunque hay experiencias de realidad virtual en varias perspectivas, las que se presentan en primera persona son las más inmersivas, pues por un momento engañan a tu cerebro y sientes que eres quien está en medio de la acción. Dicho lo anterior, era impensable que los FPS, uno de los géneros más populares de la industria, quedara fuera de la realidad virtual.

Los desarrolladores enfrentan múltiples desafíos a la hora de tratar de adaptar un juego de disparos en primera persona a la realidad virtual, por lo que son comunes los conflictos con temas como el desplazamiento. Aunque jugar FPS en realidad virtual sigue sintiéndose como una experiencia en desarrollo, es positivo ver que existen intentos muy buenos de dar al usuario la mejor experiencia; es el caso de Farpoint, juego que podría ser uno de los más ambiciosos entre lo que actualmente se encuentra disponible en la librería del PS VR.

PS VR Aim, una gran herramienta para la inmersión

Desarrollado por Impulse Gear, un estudio relativamente reciente con sede en San Francisco, Farpoint se siente como un juego hecho a la medida de la nueva pieza de hardware del PS VR, el control conocido como PS VR Aim.

A juzgar por su apariencia, es inevitable recordar el PlayStation Move Sharp Shooter que tuvimos en el PS3 para jugar títulos como Killzone 3 y Resistance 3, aunque el PS VR Aim Controller es mucho más que un simple marco al que se acoplan controles externos.

A diferencia del citado accesorio que recibió el PS3, el nuevo control no requiere que introduzcas un PS Move, sino que es una sola pieza que incluye todos los botones que tienes en tu DualShock 4, lo que te deja ante una experiencia muy cómoda. El PS VR Aim incluye un sensor luminoso prácticamente idéntico al de un PlayStation Move en forma de esfera, acelerómetros y otros sensores para que la experiencia al jugar sea óptima, además de vibradores que fomentan la inmersión.

Lejos de parecer un juguete, la calidad del PSVR Aim es la de cualquier otro control, además de que destacan sus botones cómodos y responsivos, un par de sticks análogos y un aro metálico que protege un gatillo de plástico transparente de excelente calidad. Su peso es adecuado y puede recargarse a través de un puerto micro USB que se incluye.

Describo de manera general el nuevo control complementario del PlayStation VR porque de él depende gran parte del encanto de Farpoint. Se agradece mucho que pueda jugarse con un DualShock 4 de manera aceptable, aunque con el PS VR Aim disfrutarás más la experiencia.

Si no tienes el PS VR Aim seguirás usando movimientos para apuntar, sobre tu DualShock 4 se generará la imagen digital de un arma como si estuviera en tus manos y siguen presentes efectos tan buenos como asomarte a la mira holográfica para tener precisión, por lo que podemos decir que la forma de jugar no es mala. No obstante, una vez que juegues Farpoint con el PS VR Aim te darás cuenta de que más que un accesorio complementario es necesario para sacar provecho a la experiencia.

Una campaña aceptable

Cuando un grupo de astronautas se acerca a Júpiter a investigar una misteriosa señal de energía pasa poco tiempo antes de que un hoyo de gusano los lleve a un lugar desconocido de la galaxia. En Farpoint tomarás el papel de un viajero espacial que descubre su historia y algunos misterios que oculta el planeta al que llega escaneando hologramas dejados por otros supervivientes.

La historia que ofrece Farpoint no está entre lo mejor que hemos visto de los juegos del género, pero sorpresivamente, funciona bastante bien para un título de su naturaleza. En un principio no encuentras mucho sentido a la narrativa a través de los hologramas, pero conforme pasa el tiempo descubres que oculta un relato que explora algunas facetas de la humanidad en un estado de supervivencia mucho mejor de lo que hubiéramos pensado. Desafortunadamente, no toda la campaña resulta emocionante y el final podría sentirse decepcionante.

La campaña mezcla de manera interesante secuencias de combate y algunas cinemáticas que sacan partido de la realidad virtual; por otro lado, el nivel gráfico no es perfecto, pero sobresale respecto a otras experiencias que hemos tenido con el visor de Sony. Hay algunas decisiones desafortunadas en la paleta de colores y el diseño; si bien hay paisajes alienígenas dignos de admirar, se ven vacíos y carentes de vida, lo que no se justifica ni siquiera con la temática de supervivencia.

Algo muy bueno de jugar un shooter en realidad virtual es que puedes retirar de la pantalla cualquier elemento de la interfaz que pueda romper la inmersión; de esta manera, información como la cantidad de municiones disponibles aparecerá directamente sobre el arma, mientras que otros indicadores de los modos especiales como los retos arcade aparecen sobre la muñeca del personaje como si fueran un reloj. Dejar la interfaz completamente limpia es un gran acierto que complementa acciones maravillosas como asomarse a la mira para apuntar.

Otro elemento acertado es que en la campaña de 6 horas hay una buena variedad de enemigos, todos suficientemente diferentes para mantener una experiencia fresca dentro de un diseño de niveles que no da precisamente libertad. Hay alienígenas parecidos a pequeñas arañas que te rodearán para saltar directo a tu casco, criaturas explosivas, un descomunal jefe con patrones de ataque propios y otras sorpresas que prefiero no mencionar para no arruinarte la experiencia. Mi única queja al respecto es que pudo haber más combates contra jefes.

Como se mencionó, un problema importante de Farpoint es el diseño de niveles. Por defecto, el juego no te permite hacer giros a la cámara con el stick análogo derecho (trasero en el caso del PS VR Aim), algo que sucede en atención a las personas que no están acostumbradas a jugar con realidad virtual y puedan sentirse incómodas; afortunadamente, hay libertad para configurar una buena cantidad de opciones de comodidad, lo que permite controlar de forma libre dichos giros con o sin desenfoque. A pesar de lo anterior, todo el diseño de niveles de Farpoint es un larguísimo pasillo con pocos lugares para explorar, por lo que hasta quienes desactivaron los giros de la cámara podrán acabar la campaña sin problema porque no existe la necesidad real de caminar a otro lugar que no sea el frente.

En algunos de los combates más saturados es donde girar la cámara toma un papel más significativo, en los retos arcade es casi un requisito ante el frenesí de los multiplicadores, pero persiste el diseño de pasillo sin novedades en toda la campaña. Hubiera agradecido la presencia de coleccionables ocultos o rutas alternas en escenarios mucho más abiertos; incluso sería buena idea que el útil escáner que incluyen las armas para poder ver los hologramas de los supervivientes también sirviera para escanear la flora y fauna del planeta que exploramos para conocerlo a profundidad.

Los extras

A pesar de que Farpoint tiene una campaña corta, sería injusto decir que se siente incompleto, pues es uno de pocos títulos que pasan a ser más que una experiencia de un par de horas para sentirse como un juego completo; quizá no del precio de otras propuestas triple A, pero sí se gana a pulso un lugar en los estantes de las tiendas.

El juego se estrenó en mayo de 2017 y es bueno saber que hasta la fecha se han agregado algunos contenidos adicionales que complementan el paquete, como las partidas PvP que, desafortunadamente, no pudimos probar ante la imposibilidad de encontrar partidas.

Una vez que acabas la campaña viene lo que, a mi parecer, es lo mejor de Farpoint a nivel de jugabilidad: los retos arcade. En ellos volverás a enfrentar las secciones de acción de las misiones de la campaña, pero compitiendo contra un reloj, buscando encadenar muertes y no recibir daños para mantener un multiplicador constante de puntos.

Jugar los retos no sólo te permitirá obtener un puntaje con el que competirás con tus amigos o el resto del mundo en las tablas de líderes, también te servirá para subir de nivel y, con ello, obtener algunos desbloqueables tanto cosméticos como complementarios. Algunas variaciones de las armas principales están disponibles una vez que las subes de nivel jugando los retos; me parece un poco extraño que no se hayan incluido dentro de la campaña y hayan llegado hasta su expansión en diciembre, pues algunas tienen mecánicas interesantes que quizá hubieran sentado bien a la campaña para ofrecer un gameplay más creativo.

Completar los retos contra reloj no es tarea sencilla; no es lo mismo ir con pasos firmes pero seguros en la campaña sin la presión del tiempo al frenesí del combate en los retos en zonas infestadas de enemigos. Reutilizar de esta manera las misiones y agregar los puntajes me parece un gran acierto que supera, incluso, un New Game + o nuevos niveles de dificultad. Las variantes de los retos son suficientes para agregar un toque desafiante, pero muy justo.

Conclusiones. ¿El futuro de los juegos de disparos en primera persona?

Farpoint cumple bien su cometido de ser una demostración de lo que puede lograrse con un periférico como el PS VR Aim Controller; lo mejor es que trasciende de ser un paseo virtual o una experiencia diluida para convertirse en un paquete que se siente completo. A pesar de que su campaña es corta, los retos adicionales te proporcionarán un buen rato de diversión y se agradece que, aunque el PS VR Aim es parte central de la experiencia, se juega de forma aceptable con el DualShock 4.

Como shooter, Farpoint tiene algunas debilidades como un diseño de niveles muy simple y plano con escenarios vacíos y poco interesantes, aunque se compensa un poco con la variedad de rivales a pesar de que faltaron más batallas contra jefes.

Si tienes un PS VR, Farpoint es una apuesta segura porque se siente como uno de los juegos más ambiciosos y completos, aunque hacer el gasto en el PS VR Aim será algo que deberás considerar muy bien, sobre todo porque a la fecha son muy pocos los títulos compatibles.

Algo positivo de Farpoint es su expansión gratuita que hace que el paquete sea más completo, si bien no es muy fácil encontrar partidas competitivas en línea, es un buen añadido tener progresión del personaje y variedades de las armas básicas para experimentar en los retos.

Respondiendo a la pregunta con la que se cierra esta reseña, puedo decirte que quizá todavía falte tiempo para que las franquicias más aclamadas del género ofrezcan experiencias completas en este formato, pero el combo de Farpoint con el control PS VR Aim demuestra que es divertido, intuitivo y funcional disparar en entornos de realidad virtual, por lo que entusiasma pensar en que más desarrolladores experimenten con esta tecnología. Lejos estamos de que el juego en realidad virtual supla al juego tradicional, pero el frenesí que se siente en los retos de Farpoint nos deja claro que podemos disfrutar mucho los shooters en este formato.

Esperamos que el PS VR Aim sea bien explotado y no se quede como otro accesorio abandonado; Farpoint fue una pequeña ventana a un nuevo mundo con gran potencial.

¿QUÉ TE PARECIÓ Farpoint

?

1 Usuario ha calificado este juego. Danos tu opinión.

1 Usuario ha calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos