Guía para novatos: parche 2.3.0 de Diablo III

Regresa a Santuario y cumple tu destino


Desde su debut el 15 de mayo de 2012, Diablo III ha evolucionado y crecido hasta convertirse en una sólida propuesta de entretenimiento, lo que ha sido un gran trabajo para Blizzard Entertainment. Aún recuerdo con amargura mis primeros intentos en la dificultad —ahora inexistente—Inferno, donde pisar un charco de fuego era suficiente para morir instantáneamente. Durante esa época, lo único que había por hacer era repetir incansablemente el último capítulo del Acto I y rezar al dios del loot por algún buen drop; en pocas palabras, una actividad pesada y hasta cierto punto aburrida, pero que me mantuvo atrapado dentro de Diablo III.

Los años pasaron con actualizaciones gratuitas y parches para balance tanto de personajes como de la dificultad. Blizzard agregó la dificultad Tormento y la diversificó con niveles de poder, además de que incrementó las oportunidades para adquirir ítems de calidad legendaria. El juego pasó de un infierno a una delicia. En Diablo III desapareció la tienda de microtransacciones, es decir, la casa de subastas que otorgó una ventaja injusta a los jugadores con tarjetas de crédito dejó de operar, y eso abrió la llegada de la expansión Diablo III: Reaper of Souls.

Diablo III cambió para siempre a partir de la llegada de la expansión. En resumen, se agregó un sistema de recompensas y grietas nefalem, lo que enriqueció la importancia del sistema de juego con lo que en verdad importa: matar demonios y obtener recompensas legendarias. Diablo III evolucionó aún más con la llegada de las temporadas, que son competencias para determinar al mejor jugador; así hasta llegar a la cuarta edición, donde hay una serie de mejoras a la experiencia general y otros beneficios. Diablo III era un juego difícil que requería una gran inversión de tiempo, así que muchos lo abandonaron cuando derrotaron a Malthael en nivel 70. Con las nuevas adiciones, parches de balance y contenido gratuito, la entrega se ha convertido en una gran opción a la que deberías regresar.

Este artículo sirve como una pequeña guía de introducción a las novedades del parche 2.3.0 de Diablo III con algunos tips de supervivencia para regresar con pie derecho al juego de cacería de demonios por excelencia.

Las novedades

El nuevo parche introduce la zona de las ruinas de Sesqueron, locación que tiene un trasfondo canónico dentro de la franquicia, ya que aquí fue donde Baal adquirió la Worldstone para sus planes maléficos y también representa las ruinas de los antiguos bárbaros. En concreto, aquí encontrarás un artefacto de gran poder que será muy utilidad durante el resto de tu carrera como cazador de demonios: el Cubo de Kanai.

El Cubo de Kanai es un artefacto mítico que tiene funciones extremadamente útiles: permite extraer la esencia de los armamentos de calidad legendaria para poder usarlos de forma pasiva, incrementa la calidad de los ítems raros para convertirlos en legendarios e intercambiar una por una las piezas de conjunto. El cubo también puede eliminar el requerimiento de nivel de un arma para poder equiparla en un personaje recién creado y facilitar la tarea de subir nivel, entre otras novedades. Por otro lado, el sistema de oficios fue mejorado para simplificar la experiencia. Por ejemplo, los materiales que adquieres al comenzar tu aventura son los mismos que utilizas en el máximo nivel, y son necesarios para construir cualquier armar de cualquier categoría; por esta razón tiene sentido recoger todo el armamento para convertirlo en materiales.

El modo de aventura cambió y ahora presenta un rediseño que motiva la cacería de monstruos sin interrupción. Como recordarás, terminar misiones en un acto otorgaba una recompensa que contenía materiales e ítems; ahora existe un bono adicional con materiales especiales que utiliza el Cubo de Kanai y cada acto te da uno diferente. De esta forma, Diablo III te motiva a seguir dicha recompensa especial presente en alguno de los 5 actos; así, cuando cumples las 5 misiones, recibes el alijo horádrico adicional y la bonificación salta a otro acto, sin necesidad de iniciar una nueva partida. Los grietas nefálem también recibieron una modificación; ahora es posible abrir una sin necesidad de presentar esferas pétreas, y en cuanto a las grietas superiores, las puedes abrir con esferas pétreas superiores, mismas que consigues en cualquier nivel de dificultad.

Otra novedad es la adición de la pantalla de Travesía de temporada, menú que sirve para llevar un registro de tu aventura en la nueva temporada de Diablo III. Esto funciona como un apartado para registrar logros e hitos relacionados con tu estancia en la temporada 4. Los primeros objetivos de los logros en Travesía de temporada son fáciles de adquirir y cumplir, y conforme te especialices y venzas enemigos, requerirás trabajar en cumplir los objetivos más avanzados. En pocas palabras, entre más logros tengas dentro de la travesía más difícil será conseguir el resto.

Golpe crítico
Golpe crítico

El inicio de una nueva aventura

Ahora que sabes cuáles novedades encontrarás en el parche 2.3.0 es momento de participar en el gran exponente de cacería de monstruos, o si lo prefieres, directamente en las tablas de posiciones de la temporada 4. El primer paso, por obvias razones, es crear a tu personaje, ya sea un bárbaro, un cazador de demonios o un monje. La decisión es sólo tuya, pero asegúrate de que esté seleccionada la casilla de personaje de temporada marcada con una pequeña hoja color verde.

Lo primero que tienes que hacer para llegar al nivel máximo es olvidar la campaña principal porque ofrece pocos beneficios y requiere una gran inversión de tiempo para subir nivel; lo que quieres es eliminar monstruos de manera inmediata y recibir recompensas. Así las cosas, asegúrate de que la modalidad de tu partida esté configurada en modo de aventura. Después, comienza con cualquier misión en la dificultad normal; el objetivo es conseguir miles de monedas de oro (10,000) y no te preocupes, el poder de los monstruos crece de acuerdo con tu nivel de jugador. Cuando seas nivel 10, regresa al pueblo.

Después de adquirir una cantidad considerable de oro será momento de explotar a tu favor uno de los cambios del parche 2.3.0. Como recordarás, dentro de la documentación de parche existe una línea que dice: “Los mercaderes ahora solo venden anillos y amuletos mágicos”, así que busca a los que venden joyería y adquiere anillos y amuletos con el sufijo Heridas (of Wounding), porque eso incrementará sustancialmente tu daño (+2-4) y te permitirá pasar a la dificultad difícil.

A partir de este momento puedes abrir la sala de juego y permitir que extraños ingresen en tu partida para gozar del incremento de experiencia de 10% por jugador. No dejes de participar en misiones y grietas nefalem; recuerda equipar una gema roja en el socket de un casco cuando sea posible y cambiar las piezas de armadura en el momento que adquieras una de más calidad que incrementa tus estadísticas. No hay mucha ciencia detrás de subir nivel.

Los materiales son esenciales y relevantes
Los materiales son esenciales y relevantes

Nivel 70

Felicidades, llegaste a nivel 70, pero eso no significa que la temporada y tu trabajo hayan terminado; Diablo III apenas comienza. A estas alturas, algunas piezas de tu equipo pueden ser obsoletas para los siguientes retos y quizá tengas dificultades para reemplazar alguna pieza; por eso es imperativo actualizarlas. Lo primero que tienes que hacer es continuar completando las misiones y los bonos en todos los actos, alternando con grieta nefalem; de esta forma tendrás la posibilidad de adquirir piezas de equipo legendario y actualizaciones, sin mencionar que tu bolsa de monedas de oro, materiales de oficio y cantidad de gemas se incrementará. Una vez que la mayoría de tu armadura sea nivel 70, el siguiente paso será crear una partida e incrementar el nivel de dificultad a Tormento I; si no puedes con el reto, intenta con alguna anterior hasta lograrlo. No dejes de intentar.

Debes tener en mente adquirir un conjunto para tu clase y la única forma de hacerlo es jugar en la dificultad más alta, ya que es donde más fácilmente caen dichos ítems es en las grietas nefalem, donde a su vez adquieres esquirlas sangrientas para apostar con Kadala. Kadala es un mercader que acepta únicamente esquirlas y hay pocas probabilidades de que te entregue un buen ítem y muchas de que te dé basura. Nuevamente, no dejes de intentar, y como propósito, no dejes de apostar en una categoría hasta encontrar lo que necesitas. Recuerda que el Cubo de Kanai tiene la propiedad de intercambiar una pieza de conjunto con otra, así que ahora es más fácil tener el set que tanto deseas.

En cuanto a las armas que empuñas, puedes crear una con el artesano y utilizar las funciones del Cubo de Kanai para actualizarla. Además de adquirirlas dentro del modo de aventura, actualizar equipo es otra fuente estable de armas legendarias, el único inconveniente es que requieres una gran cantidad de Aliento de muerte. Esto crea un círculo vicioso que te mantiene jugando horas, días y semanas. Entrar en Diablo III se convierte en una actividad sumamente adictiva por lo fácil que resulta eliminar monstruos, recibir recompensas, actualizar y repetirlo con monstruos más poderosos.

La recomendación final es: continúa jugando. Diablo III se ha convertido en una versión mucho más amigable y amena de lo que fue cuando salió a la venta. Si enfocas tu trabajo en un área de tu progreso que necesita atención, verás resultados en cada sesión de juego. Si ayer no podías completar una grieta en Tormento IV, inténtalo mañana con los ítems y actualizaciones que adquiriste hoy.

No tengo idea de lo que sucedió
No tengo idea de lo que sucedió

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos