What Remains of Edith Finch y lo que queda de nosotros

Cuando la historia del juego puede ser la tuya


Es muy común asociar los videojuegos con botonazos, destreza y acción, pero las experiencias que se enfocan más en la narrativa que en el desgaste del control también son muy satisfactorias. Si la historia que se te cuenta, además de ser interesante, te hace sentirte identificado aunque sea un poco, seguramente formarás un lazo muy estrecho con ella, tal como sucede con películas o libros.

What Remains of Edith Finch es la mejor novela interactiva que he jugado (y mira que he jugado varias). Nos narra la historia de una familia a lo largo de varias generaciones. Hay una regla: sólo una persona sobrevive en cada una. Así se empieza a desarrollar la crónica de los Finch a través de los ojos de Edith, quien después de varios años regresa a la terrorífica pero a la vez encantadora casa de su familia para descubrir todos sus secretos.

En esta propuesta realizada por Giant Sparrow, los hechos son narrados por Edith, a la vez que cada una de sus frases aparece en pantalla como parte del entorno, en ocasiones flotando y en otras sobre objetos o paredes. Este detalle, además de ser muy artístico y ayudar al entendimiento de la trama, permite conocer más de cerca al personaje y sentirse identificado con él. La acción se lleva a cabo en primera persona, teniendo sólo algunas oportunidades de ver las manos o los pies del personaje que estemos usando. Es un acierto que lo hayan hecho así, ya que es posible analizar todo el entorno sin estorbos.

La casa es un personaje más, y uno muy importante. El trabajo de diseño de Chris Bell es realmente asombroso, ya que cada rincón se siente muy orgánico e íntimo; es decir, te hace sentir como si estuvieras ahí, respirando la humedad de las paredes y el moho de los libros. Aunque no sea necesario para completar la aventura, resulta muy interesante e inmersivo explorar cada habitación y ver lo que Edith tiene que decir al respecto. Después de todo, la intención principal es contarte una historia, por lo que el ritmo de juego es pasivo, pero muy creativo.

"Te hace sentir como si estuvieras ahí, respirando la humedad de las paredes y el moho de los libros"

El objetivo es completar el árbol genealógico de los Finch que Edith tiene en un cuaderno. Para ir agregando a cada pariente, debes conocer sus últimos momentos de vida. Cada historia te regala una experiencia distinta, de modo que a veces estarás saltando entre los árboles y otras dentro de una tina jugando con patos de hule. La narrativa es sobresaliente. Toma algunos elementos de Cien años de soledad, la mejor novela de Gabriel García Márquez, empezando por la familia numerosa que se enfrenta a una especie de maldición que los lleva a la muerte (que en la novela del Gabo es representada por la soledad). Cada biografía tiene pincelazos de realismo mágico que te hacen preguntarte qué está pasando y por qué estás jugando (no porque sea malo, sino porque muchas cosas aparentemente no tienen sentido). Explora temas de abandono, olvido, negación, rechazo, remordimiento y amor que pocas veces pueden verse en un videojuego. También me recordó al cine de Tim Burton, específicamente a Big Fish, en donde la línea entre fantasía y realidad es muy delgada. ¿Recuerdas cómo el protagonista imagina su muerte en ese filme? Todos los Finch viven sus últimos momentos envueltos en esa ilusión que suaviza el momento en el que llega el fin. Más allá de eso, cada historia deja un pequeño vacío que debe ser llenado por la imaginación del espectador/jugador.

What Remains of Edith Finch, una de las joyas narrativas de 2017
What Remains of Edith Finch, una de las joyas narrativas de 2017

Lo que más me gustó de este título fue la sensación de melancolía y nostalgia que me provocó. Durante 30 años viví en la misma casa, por lo que cuando llegó el momento de dejarla tuve momentos muy similares a los retratados en esta obra publicada por los genios de Annapurna Interactive. Tuve la oportunidad de recorrer cada habitación ya vacía, pensando en cada momento, en cada historia que se había escrito y en la familia que alguna vez le había dado vida a ese hogar del cual sólo quedaban recuerdos. What Remains of Edith Finch me llevó de regreso a una etapa de mi vida que atesoro mucho, pero también me permitió conocer la historia de una familia en la que la tragedia se endulza con imaginación, que es el ingrediente principal no sólo de la anécdota como tal, sino de la forma de interactuar con el juego.

"What Remains of Edith Finch me llevó de regreso a una etapa de mi vida que atesoro mucho"

Aunque se trata de una experiencia corta (poco más de 2 horas), tiene muchas lecturas muy interesantes, así como un arte que no sólo cumple en lo estético, sino en la diversión que ofrece. Por ejemplo, hay una historia que se desarrolla dentro de un cómic, pero no sólo debes leerlo, sino manipular al personaje para que la narración avance. Hay otro punto en el que de un lado de la pantalla debes controlar a un personaje y del otro debes colocar peces debajo de una guillotina para decapitarlos (rarísimo, lo sé).

Todos tenemos una historia que contar, así como un principio y un final en esta tierra. Fue un verdadero placer conocer a los Finch y haber entrado hasta la cocina (literalmente) para revelar sus más profundos misterios. Seguro sentirás ganas de abrir algún viejo álbum de fotos de tu familia después de jugarlo.

What Remains of Edith Finch está disponible en Steam, PlayStation 4 y Xbox One desde 2017 y en julio de este año fue lanzado para Nintendo Switch. ¿Te gustan los juegos narrativos? ¿Crees que está padre relajarse de vez en cuando con el control o prefieres llevarlo al extremo? Cuéntanos en los comentarios.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos