To the Moon: un último deseo

El juego de los recuerdos


A nadie le gusta hablar de su muerte. Es de esas cosas que sabes que van a suceder pero tratas de sacarle la vuelta lo más posible. Después de ver Big Fish de Tim Burton, a veces he pensado en cómo serán mis últimos momentos, cómo me sentiré y qué querré hacer antes de despedirme de este mundo cruel. Hay quien tiene una lista de deseos con diferentes cosas por hacer antes de colgar los tenis. Jugar To the Moon debe estar en la tuya.

Memorias a la carta

Johnny es un anciano enfermo postrado en su lecho de muerte pero con un anhelo tan especial como extraño: ir a la Luna. Por eso contrata a Sigmund Corp, una organización dedicada a alterar los recuerdos de las personas para hacerlos más placenteros y que, al dejar este mundo, sus cerebros registren que sus deseos se han cumplido aunque la realidad sea otra. Johnny no recuerda por qué quiere ir a la Luna, por lo que Eva y Neil, especialistas de la organización ya mencionada, se adentran en su mente recorriéndola de fin a principio con la intención de aplicar el efecto mariposa y causar que el buen Johnny se prepare desde temprana edad para ese viaje de ilusión al satélite natural.

Un sueño que parece inalcanzable
Un sueño que parece inalcanzable

¿Te imaginas tener esa opción? ¿Qué pedirías? ¿Qué recuerdos te gustaría tener en el día final? Por un lado es triste saber que son implantados y no reales, pero por el otro es fascinante que se trate de cosas que sólo son verdad dentro de tu mente. Un punto importante aquí es que Sigmund Corp tiene como regla llevar a cabo estas manipulaciones únicamente en clientes moribundos, ya que la alteración de recuerdos en pacientes sanos y en plenitud de vida puede llevar a un desorden mental espantoso; es decir, hay un riesgo muy alto de volverse loco.

Los pequeños cambios hacen grandes diferencias

La labor de Eva y Neil tiene ciertas complicaciones, sobre todo porque Johnny no recuerda de dónde viene esa peculiar última voluntad. Es necesario descubrir qué desencadenó ese deseo para saber qué cambios deben hacerse, lo cual es uno de los puntos centrales de esta peculiar obra de Freebird Games. Al ir conociendo la historia de atrás hacia adelante junto con los personajes que usas, más de una vez te sentirás identificado con lo que sienten y piensan, sacarás conclusiones y te sorprenderás con el estilo tan artístico pero a la vez tan familiar y cercano de la narrativa. Vas a ver cómo una situación, a pesar de haber sucedido mucho tiempo atrás, tiene impacto en el presente.

Los preparativos para la aventura
Los preparativos para la aventura

La nostalgia y el remordimiento como inspiración

Al navegar la mente de Johnny de la mano de Eva y Neil, seguramente habrá momentos en los que recuerdes cosas de tu vida o la de algún familiar o amigo. Dicen que cuando uno llega a cierta edad (no lo sé, yo todavía soy muy joven), empieza a pensar en aquellas cosas que nunca pudo hacer o en aquellas que le hubiera gustado hacer de forma diferente. Debe ser cierto, porque muchas personas mayores están llenas de sabiduría que hubiera sido muy útil en sus años mozos. Como alguna vez leí en algún lugar: el ser humano se hace viejo muy temprano y sabio muy tarde. Kan Gao, la mente detrás de To the Moon, encontró en la grave enfermedad de su abuelo la motivación para regalarnos este ensayo acerca de la muerte y de los pensamientos que una persona puede tener cuando el telón de su vida está a punto de caer.

No se trata de un juego de acción intensa en el que tienes que salvar al universo de las fuerzas malignas de un loco que quiere dominarlo; de hecho, la forma de jugarlo es muy pasiva porque la idea es que te adentres en la historia, la disfrutes y tengas empatía con los personajes. Se trata de recolectar distintos objetos que están conectados con los recuerdos de Johnny para ir brincando de etapa en etapa y desenrollar poco a poco los eventos. Eva y Neil se cuestionan ciertas cosas durante su travesía e inevitablemente se miran en el espejo de Johnny, cuya vida queda totalmente al descubierto gracias a la tecnología de Sigmund Corp.

No es el cine, pero sí es una fábrica de sueños
No es el cine, pero sí es una fábrica de sueños

Obviamente no te voy a echar a perder el final, pero puedo anticipar la aparición del ojo Remy en más de una ocasión. Es una historia que puede conectar muy bien con muchas personas, ya que no está del todo basada en fantasía, sino en situaciones que todos podemos llegar a vivir. Esto es curioso para mí porque, cuando esta industria apenas empezaba a levantar el vuelo, recuerdo que se decía que la intención principal de un videojuego era distraerte de la realidad y darte la libertad de hacer cosas que fuera de él ni de chiste harías. Esto sigue siendo cierto, pero ya no es una constante. Cuando te encuentras propuestas como To the Moon, te das cuenta de que una buena historia puede impactarte aunque esté basada en situaciones cotidianas. Se crean conexiones que simplemente no se dan en otro tipo de títulos.

Entendí esa referencia

Si te gusta el cine, recordarás varias cintas mientras juegas To the Moon. Además de Big Fish, pensé en Eternal Sunshine of the Spotless Mind, What Dreams May Come y Up, por mencionar algunas. Me gustaría que me contaras qué otras referencias encuentras o qué recuerdos te provoca este título, porque es un hecho que la perspectiva de cada quien es diferente. En cuanto a videojuegos, pensé irremediablemente en Chrono Trigger, sobre todo porque el estilo visual de To the Moon generado por medio del RPG Maker XP es similar a la obra maestra del Dream Team de Square. Recordé también, aunque con una conexión menos directa, las mecánicas de Braid, especialmente porque hay ocasiones en el título de Gao (y en la vida) en las que sería genial tener un botón de rebobinar.

Irónicamente, el tiempo no pasa por esta joya
Irónicamente, el tiempo no pasa por esta joya

Más para llevar

La historia principal es un bocado lo suficientemente generoso como para quedar satisfecho, pero si quieres un poco más, puedes jugar los 2 minisodes que se hicieron para dejarnos conocer un poco más a Eva y a Neil. Son muy cortos pero tienen algunos mensajes muy interesantes que podrás conectar con lo que ya jugaste. No es esencial que los juegues, son algo adicional, pero si tienes oportunidad, no lo dudes.

Por otro lado, existen más títulos de Freebird Games que se desarrollan en el mismo universo de To the Moon, como A Bird Story y Finding Paradise. También estamos en espera de una película animada.

To the Moon es un juego que, desde que supe de su existencia, me hice el firme propósito de jugarlo. Si te gustan las buenas historias, dale una oportunidad y cuéntame qué te pareció.

Recuerda que en este nuevo año LEVEL UP es y será el mejor lugar para informarte y adentrarte en el mundo de los videojuegos.

¡Feliz 2020!

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos