Replay Value: la segunda vez siempre es diferente

¿Qué nos motiva a repetir experiencias?


Piensa en tu catálogo personal de juegos. ¿Cuántos de ellos llevan años acumulando polvo en la repisa o en algún cajón? ¿Cuántos sigues jugando aunque sean viejos? Vamos a concentrarnos en este segundo grupo. ¿Por qué sigues dedicándoles horas a esos títulos? Estoy seguro de que ya te los sabes de principio a fin y tal vez hasta los puedas terminar con los ojos cerrados. Me pasó con Super Metroid, del cual me aprendí de memoria la ubicación de todos los ítems para completar el 100 %. Durante un tiempo practiqué con ese juego como si se tratara de aprender a tocar el piano. Perdí la cuenta de las veces que lo he terminado.

Más allá de esas hazañas dignas del salón de la fama, la pregunta que me hago es: ¿por qué lo juego tanto? El atractivo y la oferta de cada juego es diferente, pero para que alguno sobresalga y sea visitado y revisitado sin duda debe tener algo muy especial. ¿Será la historia? Si hablamos de un RPG, tal vez, pero en el caso de la aventura de Samus en el Super Nintendo, este apartado no es su mayor fortaleza. ¿Las mecánicas de juego? Sí, ese aspecto es distinto en cada género y, si está bien estructurado, puede ser la razón del éxito de un juego. En el caso de Super Metroid, la forma de jugarlo es una de sus cartas más fuertes. Otros factores son: qué tanto te diviertes con él, su reto, sus mecánicas, el diseño de niveles y hasta la empatía con los personajes. En ocasiones, como en The Legend of Zelda o Ghosts ‘n Goblins, se nos presenta un reto adicional al terminar el juego, aunque en el caso del segundo ejemplo ya se trata de algo cruel e injusto. Es casi casi como un “Gracias, Mario, pero nuestra princesa está en otro castillo.”

La mejor entrega de la franquicia
La mejor entrega de la franquicia

Mi experiencia me dice que tal vez lo que tiene más peso cuando adoptas un juego y lo repasas constantemente es el sentimiento de dominio sobre él. Es cierto que una de las características que hace interesante el gaming es el reto, pero también hay un placer extraño en saber que tienes todo bajo control y que no hay nada que pueda detenerte. Recuerdo que, en mi época de asistencia constante a las maquinitas, había un cuate que podía sacar los billetes en todos los pisos de Snow Bros. Tenía maestría en ese título, pero cada vez que le echaba una moneda y hacía su gracia, yo podía ver que realmente lo disfrutaba y se esforzaba por tener una actuación perfecta, sobre todo si tenía público. Con eso podemos ver que el reto no se disuelve por completo aunque seas un experto, ya que hay títulos en los que ciertas maniobras como un salto o un golpe preciso requieren de tu total atención. Por mucho que ya te sepas los saltos en Super Mario Bros., debes calcularlos. Por otro lado, aunque ya hayas vencido a ese jefe en Cuphead, cada vez que lo enfrentas algo puede variar.

Hacer carambola en cada nivel es todo un reto
Hacer carambola en cada nivel es todo un reto

Contenido adicional y Replay Value

En la actualidad parece que la idea es saturar el juego con desbloqueables o incluir un número obsceno de niveles. Cualquier cosa se vale con tal de mantener al jugador pegado al control. Se pone peor si hablamos de los DLC, los cuales en algunos casos son un insulto, como Street Fighter X Tekken y sus personajes supuestamente adicionales o los colores alternos para los personajes de Street Fighter III. Perdón, Capcom, pero se tenía que decir y se dijo.

Si el juego es malo, no proyecta nada ni se atreve a ir más allá para ofrecer una experiencia única, difícilmente despertará la necesidad de volverlo a jugar. Mi punto es que, en ocasiones, la intención de darle al juego Replay Value puede salirse de proporción y enfocarse únicamente en la generación de ganancias. Creo que más que jugar con los recursos del jugador, hay que meterle creatividad y si dentro del plan está vender algo adicional, habrá que hacerlo de calidad para que el consumidor sepa, y sobre todo sienta, que está gastando su dinero en algo que vale la pena. Pienso en el ejemplo de Breath of the Wild. Se vendieron 2 DLC muy completos, no sólo con armas o armaduras adicionales, sino con nuevos retos y expansiones de historia. Nintendo es relativamente nuevo en estos menesteres, pero creo que con esa entrega de Zelda lo hicieron muy bien.

Otro punto importante es que el DLC, por muy bueno que sea, no necesariamente contribuye a incrementar el Replay Value del título. Habrá quien diga que no le interesa meterle más horas a tal o cual juego simplemente porque prefiere invertirlas en nuevas experiencias. También puede suceder que la saciedad en el jugador llegue solamente con la oferta inicial, como me sucedió con To the Moon.

Los pininos de Nintendo en los DLC
Los pininos de Nintendo en los DLC

Nosotros somos parte del Replay Value

Hace muchos años jugué Final Fantasy Mystic Quest en el Super Nintendo. Recuerdo que me pareció un juego masivo, tal vez no tan largo como Final Fantasy II, pero sí con un encanto especial, personajes entrañables y buen reto. Al ser un RPG, era indispensable saber por lo menos un poco de inglés para disfrutar la historia. En ese entonces yo con dificultad masticaba el español, por lo que tuve que pedir ayuda para entender lo que estaba pasando. Con el paso del tiempo, habiendo aprendido inglés y siendo un godínez consumado, me reencontré con la experiencia y fue algo totalmente diferente. Mucha nostalgia, sí, pero gracias a la experiencia adquirida, pude disfrutar el juego con otra visión, encontrando detalles que estando más chavo había pasado por alto. Comprobé que no era tan masivo como lo había concebido, pero valió la pena volver a jugarlo porque fue como conocerlo por segunda ocasión. ¿Final Fantasy Mystic Quest tiene Replay Value? Yo diría que sí.

Hay muchos exponentes del catálogo de NES, por ejemplo, que podría jugar sin parar. Ninja Gaiden es uno de ellos. Es una prueba de resistencia, habilidad y precisión, pero si lo juegas en 2020 teniendo un bagaje gamer de más de 30 años, te sientes como todo un máster si logras terminarlo una vez más; es decir, es un juego que ha envejecido dignamente y eso, junto con la nostalgia que nos provoca, lo hacen ser muy rico en Replay Value. Pienso también en Batman: The Video Game, que es uno de los mejores juegos del hombre murciélago que se han hecho. La movilidad del personaje, la espectacular música y la dificultad, aunque injusta por momentos, me hacen regresar a él.

En Japón se conoce como Final Fantasy USA: Mystic Quest
En Japón se conoce como Final Fantasy USA: Mystic Quest

Si estuvieras en una isla desierta…

Seguramente te han pedido mencionar los juegos que te llevarías si de pronto te convirtieras en Tom Hanks y vivieras en una isla con Wilson. Acá te dejo una lista de los títulos que yo elegiría y que podría jugar una y otra vez sin problema:

  • Super Mario Bros. 3 (NES)
  • Ninja Gaiden (NES)
  • Mega Man X (SNES)
  • Super Castlevania IV (SNES)
  • Super Mario 64 (N64)
  • Super Metroid (SNES)
  • Resident Evil 4 (GCN)
  • Metal Gear Solid (PS1)
  • Adventures of Lolo 1, 2 y 3 (NES)
  • The Legend of Zelda: A Link to the Past (SNES)
  • The Legend of Zelda: Ocarina of Time (N64)
  • Donkey Kong Country (SNES)

¿Cómo ves? ¿Coincidimos en algunos? Comparte tu lista en los comentarios para comparar. Nos leemos luego.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos