#ViernesRetro: Super Mario Land

Mario para llevar y recordar


Gracias por haber hecho clic en este artículo. Me da mucho gusto que estés otra vez por acá. Hoy nos moveremos al terreno de las consolas portátiles; quiero decir, de LA consola portátil por excelencia: el legendario tabique mejor conocido como Game Boy o al revés, ya no sé.

En otra ocasión ya hablamos del Nintendo para llevar, por lo que ahora nos concentraremos en uno de sus títulos más exitosos: Super Mario Land. Esta primera aventura portátil de Mario no es solamente una versión diluida de sus contrapartes en el NES y su brevedad no demerita su calidad. Fue uno de los títulos de lanzamiento de la consola y se agarró de la popularidad creciente del plomero para regalarnos una experiencia distinta.

Super Mario Land se esfuerza por ser un juego que se levanta por su propio pie. Es parte de la franquicia, por supuesto, pero ahora que lo revisité en el New Nintendo 3DS, me di cuenta de lo valioso que es buscar la originalidad dentro de lo ya conocido. Ya sabemos que Nintendo se pinta solo para hacer eso, por lo que no es de sorprender que Super Mario Land haya recibido ese mismo tratamiento. Considero que fue una apuesta interesante, ya que en ese momento la compañía japonesa no tenía idea de lo exitosa que sería su peculiar consola. Tenían una muy buena mano para jugar: un personaje que gozaba ya de mucha fama y el mismísimo Gunpei Yokoi, quien no sólo fue el productor del título, sino el creador de la consola misma. Cabe destacar que en este caso Miyamoto no participó porque estaba ocupado con otros proyectos. Además, la idea original era que Super Mario Land se incluyera con la consola, pero la decisión final fue incorporar a Tetris en el paquete.

Es una verdadera lástima que nos haya dejado tan pronto
Es una verdadera lástima que nos haya dejado tan pronto

El mundo en Super Mario Land se llama Sarasaland y es gobernado por la princesa Daisy, quien hace su debut como damisela en peligro. Sarasaland se divide en 4 reinos: Birabuto, Muda, Easton y Chai, los cuales tienen 3 niveles cada uno, dando un gran total de 12 niveles. Como ya te imaginarás, los speedruns andan por debajo de los 20 minutos. Más allá de eso, lo interesante es la manera en la que están representados los reinos, ya que hacen referencia a lugares reales. Birabuto se basa en el antiguo Egipto, Muda es una combinación de Mu (un supuesto continente perdido) y Bermuda. Se trata de un reino acuático en el que Mario usa un submarino. Easton está inspirado en la Isla de Pascua, en la cual se encuentran las famosas cabezas (Moai) que miran hacia el Océano Pacífico. Finalmente, Chai retrata varios aspectos de la cultura china, lo cual se nota de inmediato por la música de fondo. Explorar estos 4 lugares le da mucha frescura a la experiencia y se agradece que el escenario cambie de cuando en cuando aunque sean tan pocos niveles.

Super Mario Land tiene un concepto diferente de lo que habíamos visto antes. Parece una mezcla extraña entre el primer Super Mario Bros. y el segundo que nos llegó; es decir, el que está basado en Doki Doki Panic. Se sale del molde en muchos sentidos, aunque sí rescata varios elementos ya conocidos como el hongo, la flor de poder y la estrella de invencibilidad, cuya música no es la que todos conocemos, sino una versión de Can Can muy peculiar. Habiendo usado la misma melodía en los 2 primeros títulos de Mario, me parece muy curioso que hayan decidido cambiarla. Se escucha bien, pero es de llamar la atención. Es un detalle que le da aún más personalidad al juego.

En cuanto a los enemigos, reaparecen los Goombas, Koopas (aunque ahora son explosivos), Bullet Bills y Piranha Plants. Por lo demás, puedes encontrarte arañas, pequeñas esfinges, lanzadores de rocas, moscas, abejas y demás alimañas. Algo interesante es que en el manual del juego se presentan los nombres japoneses de los personajes, así que aunque a todas luces veas un Goomba o una Piranha Plant, sus nombres en Super Mario Land no son ésos, sino Chibibo y Pakkun Flower, respectivamente.

Algunos ejemplos de los enemigos con sus nombres nipones
Algunos ejemplos de los enemigos con sus nombres nipones

La forma de mover a Mario tiene sus limitantes y no es tan fluida como en juegos anteriores. Cuando saltas parece que estás en la luna y es difícil calcular, aunque después de un rato te acostumbras. No pude contar cuántas veces caí en algún abismo por esto, pero me di cuenta de que la mejor manera de hacerlo es presionar primero el botón de salto y después presionar el D-pad para caer en el lugar correcto.
Con la excepción de las Piranha Plants, Mario puede saltar sobre los enemigos y aplastarlos. Como defensa también tenemos la flor, aunque las bolas de fuego se reemplazaron con balas que rebotan por todos lados. El resultado al usar esta arma puede ser muy variado. Mi experiencia fue que en ocasiones sí daba al blanco según lo tenía planeado, pero en otras tenía que esperar que, en alguno de esos rebotes, el proyectil llegara a su destino.

Los niveles 2-3 y 4-3 simplemente me encantaron. Me pareció totalmente inesperado ver a Mario tripulando un submarino y piloteando un avión. Supuestamente, Miyamoto tenía la idea de incluir niveles de este estilo en el primer Super Mario Bros., pero esa gelatina no cuajó. En fin, estos 2 momentos en los que Mario se fusiona con Gradius son de lo más memorable en Super Mario Land, así como uno de los aspectos que lo distinguen en la larga lista de títulos que conforman el catálogo de la mascota de Nintendo. Recuerdo que la primera vez que jugué el nivel del submarino pensé: ¿pooor?, pero mi sorpresa fue grata y la verdad deseé que salieran más niveles como ése. Lastimosamente, sólo hay 1 más, pero es un gran cierre en la batalla contra Tatanga, que es uno de los mejores nombres para un Final Boss que puedes encontrar en un videojuego. Con estos 2 inesperados niveles, Nintendo nos dijo que Super Mario Land no es solamente una versión portátil de lo que habíamos jugado en el NES, sino otra saga que supo abrirse paso y se hizo de un nombre propio.

Una batalla final que llega cuando apenas estás calentando motores
Una batalla final que llega cuando apenas estás calentando motores

¿Dónde puedo jugarlo actualmente?

  • Cartucho de Game Boy
  • Nintendo 3DS ($48.99 MXN)

Super Mario Land es un tesoro infravalorado que le dio un empuje importante al Game Boy y a la franquicia de Mario en general. Es una experiencia breve, pero muy disfrutable y con buen reto. Además dio paso a un par de secuelas, las cuales también dieron mucho de qué hablar.

Esperamos tus comentarios tanto en el sitio como en nuestras redes sociales. Nos leemos en el próximo #ViernesRetro.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos