#ViernesRetro: Castlevania II: Simon’s Quest

Una oveja no tan negra como muchos la perciben


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros

No sé de dónde viene aquel viejo adagio que afirma que segundas partes nunca son buenas. El adverbio “nunca” es determinante y absoluto, pero la realidad es que no siempre se cumple. Dentro del maravilloso mundo de los videojuegos hay varias segundas partes que valen mucho la pena: Double Dragon II: The Revenge, Ninja Gaiden II: The Dark Sword of Chaos, Track & Field II, entre otras. Hablando del título que nos ocupa esta semana, el problema va más allá de que se trate de una secuela. Su desafortunado estatus en algunos círculos obedece más bien a su particular estilo, ritmo y estructura, aunque en términos de mecánica de juego no dista mucho de sus hermanos mayor y menor. En fin, desmenucemos este clásico de Konami.

Una aventura menos lineal

Como el nombre lo indica, en Castlevania II: Simon’s Quest una vez más tomas el control de Simon Belmont. Teniendo encima las heridas de su batalla más reciente con Drácula, una doncella informa al héroe acerca de una maldición del Conde que ha caído sobre él. La única manera de quitársela de encima (la maldición, no la doncella), es recolectando las 5 partes del cuerpo del vampiro para después quemarlas en su castillo. Simon debe explorar diferentes locaciones de Transilvania e interactuar con algunos personajes para hacerse de las herramientas necesarias, completar su misión y salvar su vida.

La forma de jugar es prácticamente la misma que en la primera parte: con el botón A saltas y con el B atacas. Si tienes equipada algún arma, la puedes usar presionando arriba en el D-Pad y el botón B. Con START haces aparecer el menú en el que puedes consultar información muy importante. Aquí quiero hacer un alto, porque hasta hace poco descubrí el significado de toda esa información. Quiero decir que, por ejemplo, no tenía idea de que hay un contador de experiencia y que, conforme la vas adquiriendo, tu nivel de energía y la resistencia a los ataques aumentan. Por otro lado, durante mucho tiempo pensé que la letra L se refería al número de vidas (Life), pero más bien se refiere al nivel de experiencia. Ahora sé que el nivel máximo es el 6 y que debes alcanzar cierto número de puntos de experiencia para ir subiendo. Qué curioso que después de tantos años uno todavía encuentre cosas nuevas en estos títulos.

Me llevó años entender por completo este menú
Me llevó años entender por completo este menú

En fin, en el menú puedes elegir un arma principal y una secundaria que cumple su función sólo con tenerla seleccionada. Una de las armas más utilizadas es el agua bendita, con la que puedes atacar, romper bloques y descubrir pasadizos secretos, así como algunos huecos por los que puedes caer si no tienes cuidado. Esto es un poco molesto, porque al no saber en dónde puedes encontrar algo, es necesario que vayas por la vida lanzando estos pequeños frascos a diestra y siniestra, lo cual se vuelve tedioso.

Los lugares en los que se desarrolla la aventura van desde pequeños pueblos, bosques, cementerios y mansiones en las que se encuentran las partes del cuerpo de Drácula y, por ende, se hace obligatorio visitar. Los pueblos funcionan como puntos de control en los que puedes reabastecerte y comprar algunos objetos importantes. Por cierto, la moneda en este título son los corazones, por lo que es indispensable eliminar a una gran cantidad de enemigos para recolectarlos y hacer las compras necesarias. Dentro de las mansiones lo principal es conseguir una estaca con la que debes atravesar una especie de urna en la que se aloja la parte del cuerpo correspondiente. Una vez que tienes las 5 partes, lo que sigue es ir al castillo de Drácula y terminar con él.

Y nos dieron las 10 y las 11...

Una de las características de Simon’s Quest que más repudio ha causado es la transición entre el día y la noche. Recuerdo que cuando lo jugué por primera vez ese detalle me llamó mucho la atención y me pareció muy realista. Es cierto que es un poco molesto, pero no creo que sea algo que entorpezca tanto la experiencia como para no disfrutarla. Además conviene que se haga de noche en el sentido de que los enemigos dejan mejores drops cuando los eliminas, aunque son más fuertes. La única desventaja es que si se te hace de noche en un pueblo, debes esperar que llegue el día para entrar a la iglesia o a cualquier lugar, aunque puedes aprovechar el momento para acumular corazones y experiencia con los zombis que deambulan por ahí.

Sin duda, la frase más célebre de este gran título
Sin duda, la frase más célebre de este gran título

Lost in translation

Uno de los puntos más débiles de Simon’s Quest es su deficiente localización. Para avanzar es fundamental leer las pistas que vas encontrando, pero las cosas se complican mucho cuando muchas de ellas están mal traducidas y, por si eso fuera poco, otras tantas son falsas. Así es, algunos personajes te dicen mentiras, lo cual me parece una crueldad absoluta, sobre todo para aquellos que jugamos este título en una época en la que no había Internet ni mucho menos teníamos acceso a Nintendo Power ni nada parecido. Todo lo que llegábamos a saber era por testimonios de personas que ya habían descubierto las soluciones o las habían leído en algún lado. Quisiera darte un par de ejemplos para que no pienses que estoy exagerando: primero pensemos en el Ferry Man, un personaje que te transporta sobre un bote y el destino al que te lleva depende del aditamento que tienes seleccionado. Una pista te dice que a este personaje le encanta el ajo, por lo que lo lógico es comprar un poco y dárselo, pero cuando lo haces no sucede nada. Más bien lo que debes hacer es tener seleccionado el corazón de Drácula para que este misterioso gondolieri te lleve a donde debe llevarte. En segundo lugar tenemos la afirmación de que hay una llama en el sexto árbol en el Bosque Denis, lo cual evidentemente no es cierto, pero que a muchos nos llevó a pasar horas en el mencionado bosque tratando de encontrar la mentada llama.

Una de las pistas más crípticas y que fue un intenso dolor de cabeza para muchos fue la de Deborah Cliff. En la Mansión de Brahm encuentras un libro que te dice lo siguiente: wait for a soul with a red crystal on Deborah Cliff (espera un alma con un cristal rojo en Deborah Cliff). En algún punto del juego efectivamente obtienes un cristal rojo, pero eso de esperar el alma no está muy claro. Resulta que lo que debes hacer es ir al límite de Deborah Cliff, seleccionar el cristal rojo y agacharte por unos segundos para que llegue un tornado y te lleve a otra área para poder continuar. Aquí el problema recae más bien en la traducción, ya que en la versión japonesa la pista es mucho más precisa: “presiona un cristal rojo contra Deborah Cliff, arrodíllate y espera el viento.” Ah, eso se entiende mucho mejor, ¿no?

Si no sabes qué hacer aquí, es imposible que termines el juego
Si no sabes qué hacer aquí, es imposible que termines el juego

Al tratarse de una aventura de longitud considerable, en el momento en que salió difícilmente se podía terminar en una sola sesión, por lo que Konami decidió incorporar un sistema de passwords. El problema es que algunos caracteres son confusos, además de que introducirlos es complicado porque la forma de mover el cursor es un tanto extraña. Más que moverlo presionando varias veces el D-Pad, lo que debes hacer es dejarlo presionado hasta llegar al punto deseado. Me parece muy extraño este detalle porque hacer que un cursor se mueva bien, a mi entender, no es una tarea tan difícil de realizar en términos de programación.

Otras versiones

El tema de la pobre traducción llegó a tal punto que The Almighty Guru se dio a la tarea de generar una revisión de Simon’s Quest con redacción corregida y algunas otras monerías. Se eliminaron las pistas falsas y las reales se hicieron mucho más claras y directas. También se redujo mucho el tiempo de transición entre el día y la noche y se modificó la cara de Drácula, ya que en el juego original se parece más bien al Grim Reaper. Creo que esta es la versión que deben jugar las nuevas generaciones para evitarse las penas que pasamos los más veteranos.

Otro trabajo interesante es Castlevania II: Simon’s Quest Revamped, desarrollado por Metroid Quest. Se trata de un remake muy bien logrado con gráficas con el estilo de Symphony of the Night. Las iglesias ya no sólo sirven para restaurar energía, sino para guardar el progreso. Se incluyeron también algunos enemigos nuevos, lo cual se agradece porque en la versión original son escasos.

Finalmente vale mucho la pena mencionar Castlevania II: Simon’s Quest Rebitten, de Ed Finlay. Hay una mejora gráfica considerable, pero más apegada al aspecto original del NES. Además se agregaron nuevas mecánicas. Por ejemplo, en las mansiones ya no sólo basta con usar la estaca en la urna, sino que debes vencer a un enemigo. En pantalla puedes ver tu inventario todo el tiempo, así como la cantidad de dinero y corazones que tienes. Así es, en este caso el dinero se usa como tal y los corazones son munición para las armas, como normalmente sucede en esta saga. Muy recomendable.

En Rebitten uno se puede tomar el tiempo de quitarse el polvo de las botas
En Rebitten uno se puede tomar el tiempo de quitarse el polvo de las botas

Curiosidades

  • Castlevania II: Simon’s Quest y Zelda II: The Adventure of Link salieron en América el mismo día (1 de diciembre de 1988), pero en Japón el título de Nintendo apareció algunos meses antes. ¿Será que Konami se fusiló la idea del nombre?
  • El gameplay de Castlevania está inspirado en otro desarrollo de Konami llamado The Maze of Galious.
  • El final cambia dependiendo de cuántos días (tiempo del juego) te tome terminarlo.
  • La mayoría del arte original de Simon’s Quest se perdió en el terremoto de Hanshin en 1995.
  • Simon’s Quest apareció en la portada del segundo ejemplar de Nintendo Power, pero provocó reacciones adversas de padres de familia que argumentaron que sus hijos habían tenido pesadillas después de ver a Simon sosteniendo la cabeza de Drácula.

Enlaces que pueden interesarte

¿Dónde puedo jugarlo actualmente?

  • NES
  • NES Classic Edition
  • Castlevania Anniversary Collection
  • WiiU ($61.99 MXN)
  • Nintendo 3DS ($61.99 MXN)

Castlevania II: Simon’s Quest es un excelente título a pesar de todo. Entiendo que para muchos es poco atractivo por lo ya mencionado en este texto, pero para mí tiene un componente nostálgico bastante grande. Fue el primer título de la serie que jugué y siempre que lo revisito regreso a esos maravillosos tiempos en los que el NES era el rey del entretenimiento electrónico. Otra cosa que me encanta del título es la música, la cual es tan memorable que se ha trasladado a entregas posteriores. En suma, se trata de una aventura llena de misterio, reto y una atmósfera muy bien lograda. Si no lo conoces, no dudes en probarlo.

Gracias por llegar hasta aquí. Te recuerdo que tus comentarios son muy importantes. Nos leemos en el próximo #ViernesRetro.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos