Review

Star Wars Battlefront

Bienvenido al lado relajado de la Fuerza

LEVELUP

7.9

Regular

PROS:

Excelente presentación gráfica

Audio de primera

Controles intuitivos, flexibles y gratificantes

Walker Assault es una modalidad que se disfruta muchísimo

Modo split-screen

Audio en español

CONS:

Contenido insuficiente comparado con el de otros shooters

Distancia de dibujo corta

Escasa personalización

Herramientas de comunicación y sociales limitadas

Tags

Reseñar títulos como Star Wars Battlefront, puede llegar a ser complicado por las enormes expectativas que se tienen de ellos y por lo difícil que es separar la presentación del contenido para apreciarlos por lo que realmente son. Con ello en mente, y luego de haber pasado horas con la "nueva" propuesta de DICE, puedo decir que los fans de Star Wars quedarán satisfechos, pero fiel al estilo de los más recientes shooters de Electronic Arts ─sí, Titanfall, te estoy viendo a ti─, quienes busquen profundidad o duración, quizá prefieran hacerlo en otra parte. Y uso comillas en el adjetivo "nueva" porque Star Wars Battlefront hace un aporte limitado al género, y en su lugar, incorpora con solvencia ideas de otros juegos de disparos recientes con resultados divertidos más que profundos o especialmente desafiantes.

Se trata de un shooter para pasar bien el rato

Como bien recalcó EA durante los meses previos al estreno, esto no es precisamente Battlefield con skin de Star Wars, sino más bien el primo relajado de la saga bélica con las virtudes y defectos que ello inquiere. Eso significa que en Star Wars Battlefront no encontrarás escuadrones, clases, personalización, una puntería demandante o vehículos incontrolables, sino lo opuesto. Se trata de un shooter para pasar bien el rato; repleto de asistencias y tan simplificado como puede llegar a ser un título antes de caer en el terreno de lo infantil. ¿Eso tiene algo de malo? No necesariamente, pero debes tenerlo presente.

Conforme a lo antes descrito, debo señalar también que Star Wars Battlefront carece de campaña. El juego se concentra casi por completo en el frente online y posee la estructura estándar apoyada en puntos por desempeño que te permiten subir de nivel y desbloquear nuevos artículos que después compras con divisa virtual. Para aderezar las cosas, existen 3 modalidades solitarias/cooperativas, cuyo valor, en términos generales, es más didáctico que otra cosa, puesto que te enseñan a jugar para después dar el salto a la competencia multiplayer formal. Debo conceder crédito a DICE por traer de regreso la función de pantalla dividida que ya podemos catalogar como especie en extinción y por el modo Survival, el cual no tiene nada de original ─es una variante más de Horda─, pero te recuerda lo divertido que puede llegar a ser jugar con alguien en el mismo sofá.

Por ahí me llegaron a preguntar si un juego con estas características necesita una historia y la respuesta, más que en apetitos narrativos, yace en el precio pues pagarás lo mismo por Star Wars Battlefront que por la más reciente entrega de Halo o Call of Duty ─los cuales gozan de un componente narrativo─ pero recibirás menos contenido. Y es que Star Wars Battlefront no brinda un conteo de mapas o modalidades extraordinario, ni tampoco de armas a desbloquear. Lo que te venden es puramente la experiencia, una que por cierto está magníficamente confeccionada y no escatima en autenticidad.

Lo que te venden es puramente la experiencia
Lo que te venden es puramente la experiencia

La presentación gráfica es excelente. No cabe duda que la técnica de fotogrametría, aunada al poder del siempre eficiente motor Frostbite dio como resultado un shooter hermoso. Star Wars Battlefront despliega efectos visuales que podrían dejarte boquiabierto, y van desde lo más sutil como el reflejo del sol sobre lo cristales de nieve en la superficie de Hoth, el agua de río que salpica la pantalla en Endor y los cristales sucios de tu X-Wing hasta lo masivo, como la estrepitosa caída de un AT-AT, envuelto en llamas y chispas relampagueantes. Si bien, Star Wars Battlefront no incorpora caos al estilo Levolution, sus escenarios gozan de una dosis de interactividad, en la forma de contenedores, barriles y cajas destruibles, puertas automáticas, así como árboles que puedes arrancar de raíz. Los efectos de explosiones y chispas son impresionantes y de algún modo DICE logró que resultaran creíbles sin salirse por completo del estilo de ciencia ficción ochentera, propio de los filmes. El único defecto es la distancia de dibujo, la cual resulta insuficiente, así como la carga desfasada de texturas sobre ciertas superficies, imperfección que resulta más notoria al sobrevolar los mapas; esto, en consola.

El audio está a la par de los valores visuales, como ya es costumbre para todo quien conoce a DICE desde hace tiempo. Obviamente la banda sonora corresponde a John Williams, pero donde el sonido sobresale en verdad es en los rayos láser y, sobre todo, en las explosiones que, de nueva cuenta, tienen una inclinación realista, pero sin desatender la fantasía por completo. El mejor ejemplo de ello el Thermal Imploder, un explosivo que succiona todo a su alrededor y cuyo característico tono sintético, te hará llorar lágrimas geek de la emoción. En el mismo renglón están los titánicos pasos del AT-AT o el tronido seco de las detonaciones provocadas por el bombardeo orbital. En pocas palabras, la presentación de Star Wars Battlefront es excelente y, para mi gusto, el gran mérito de DICE fue encontrar el balance perfecto entre la autenticidad de antaño y el afán por el realismo que impera en mucho títulos bélicos actuales. ¡Ah, y antes de que se me pase, Star Wars Battlefront viene en español latino!

La presentación de Star Wars Battlefront es excelente
La presentación de Star Wars Battlefront es excelente

Por lo que respecta a rendimiento, Star Wars Battlefront es bueno. Muy rara vez me topé con caídas de framerate, y las pocas veces que lo hice, fue durante la introducción cinematográfica a ciertos modos. Fuera de eso, el juego corre sin contratiempos graves, aunque no estuvo exento de la típica anomalía de freezeo, instancias raras de rubberbanding ─que pueden obedecer más a tu conexión que al juego en sí─, así como peculiaridades de la cámara cuando a tu personaje lo pulverizan con un violento rayo explosivo. Hago la acotación de que todo esto aplica a los días previos al estreno. Lo que ocurra, una vez que los servidores estén saturados, es cosa aparte.

El sistema de matchmaking, por otro lado, opera satisfactoriamente, a excepción de ciertas modalidades que podría catalogar como impopulares, tales como Droid Run o Hero Hunt, las cuales requirieron instantes extra para concretarse. Debo reprobar, sin embargo, una decisión de diseño que creo comprender, pero no puedo dejar pasar. Me refiero puntualmente a la de impedir el emparejamiento con extraños para los modos cooperativos. Es decir, modalidades de Entrenamiento, Misiones y Supervivencia, pueden compartirse, pero sólo con contactos en tu lista de amigos. No existe un sistema de matchmaking general para estas instancias, lo que significa que, si tus amigos no compran el juego, tu experiencia se verá menoscabada pues sólo podrás disfrutar de las mencionadas alternativas de juego en solitario, contra la I.A. o con un control extra. Y ya que hablo de esto, también quiero hacer escala en la omisión del chat de voz, la cual no nada más pasa factura a la estrategia, por aquello de la comunicación, sino también a la diversión y que sospecho, funciona bajo las mismas condiciones de los modos cooperativos. Es decir, sólo podrás coordinarte y hacer equipo con gente a la cual invites directamente a tu grupo. La alternativa es estar a expensas del sistema de "compañeros" que te asigna una pareja genérica sobre la cual puedes resucitar durante las partidas online, pero que de intuitivo, tiene muy poco. Mi teoría es que DICE retiró estas herramientas en un afán por proteger a los cuantiosos menores de edad que seguramente comprarán Star Wars Battlefront. Esto solamente es una conjetura. Pero al final del día, lo que tienes es un juego con una estructura social limitada, imperfección que afecta a 3 de sus modalidades, cuando menos.

Sólo podrás coordinarte y hacer equipo con gente a la cual invites directamente a tu grupo

A propósito de modalidades, Star Wars Battlefront brinda 12 (9 si eliminas las cooperativas/locales), y luego de analizarlo, concluyo que representa un híbrido de varios conceptos ya conocidos; algunos de ellos simplemente renombrados, y otros con ligeras modificaciones, pero en esencia, derivativos. Blast es Team Death Match; Cargo equivale a Capture the Flag; Battles se asemeja a Kill Confirmed; Droid Run tiene algo de Headquarters; y tanto Walker Assault como Supremacy resultarán familiares para quien haya jugado Rush o Conquest en Battlefield. Hero Hunt y Heroes VS Villians son los 2 modos relativamente frescos; en el primero formas parte de un equipo de soldados que debe abatir a una figura emblemática de la saga Star Wars (controlada por otro jugador). Te llevas puntos por hacer daño al héroe y si lo matas, te conviertes en él y tu encomienda es matar a tantos jugadores como puedas. Es un modo asimétrico simple, auténtico y divertido. Mientras que Heroes VS Villians es un choque entre equipos campechanos, conformados por héroes y soldados. Éste también tiene actitud y es más o menos innovador.

Mi favorito, a título personal, es Walker Assault. No reinventa la rueda, pero en él convergen los rasgos más emblemáticos de Star Wars. Si lo jugaste en la Beta, sabes de lo que hablo, si no, te explico: Walker Assault está inspirado por la escena inicial de The Empire Strikes Back donde el Imperio toma por asalto una instalación rebelde en el gélido mundo de Hoth. La idea, para efectos del juego, es que un equipo represente al Imperio, con todo y caminantes AT-AT, mientras los rebeldes defienden una serie de terminales, diseñadas para permitir a los bombarderos Y-Wing disparar a los caminantes e inhabilitar sus escudos. Así, los rebeldes deben mantener las antenas encendidas por un lapso suficiente como para que los bombarderos hagan blanco, mientras los stormtroopers tratan de desactivarlas. Entretanto otras naves combaten en el aire, y el AT-AT o los AT-AT, van avanzando hacia su blanco, lenta, pero inexorablemente. Es una afirmación aventurada, pero considero que Walker Assault por sí solo, representa lo más valioso del paquete. Lástima que todavía no hay más mapas, pues sólo puedes disfrutar de este modo en Tatooine, Sullust, Endor y Hoth... 4 mapas. No te sorprendas si en un solo día ya sientes algo de cansancio.

Luego tenemos Figher Squadron, que representa la modalidad de navecitas obligada. Aquí encontrarás operaciones de escolta, provistas de un repertorio de naves clásico, aderezado con íconos como el Millenium Falcon o el Slave I de Bobba Fett. Ya más adelante ahondaré en el asunto de los controles, pero por lo pronto puedo decir que esta opción de juego resulta divertida hasta que te percatas que el 95% de las naves que has derribado es bot y no existe una forma intuitiva de distinguirlos de sus contrapartes humanas.

Fighter Squadron involucra decenas de bots
Fighter Squadron involucra decenas de bots

No es posible hablar de mapas, sin detenerse antes en los mundos. Star Wars Battlefront involucra 4 planetas: Hoth, Tatooine, Endor y Sullust, pero cada modalidad de juego emplea una locación distinta. La mayoría, especialmente en las modalidades para pocos jugadores, es simétrica, pero Walker Assault involucra escenarios E-NOR-MES, con toda clase de desniveles y recovecos que se prestan para el uso de vehículos. Mi única queja es con Endor, el cual, para mi gusto, se percibe desbalanceado, primero por un tema de autenticidad porque en el afán de respetar los eventos de la película, los rebeldes están perfectamente camuflados y se pierden en la maleza fotorrealista, mientras que los uniformes blancos de los snowtroopers prácticamente brillan en la negrura del bosque. Y otro factor de desbalance es permitir a los rebeldes ocupar posiciones elevadas antes que los imperiales, lo cual representa una ventaja decisiva para todo quien sepa un ápice de estrategia militar. Para compensar, están los vehículos, pero en los estrechos corredores boscosos de Endor, su efecto no es tan destructivo como en Hoth, por ejemplo. Así que cada vez que te toque jugar Walker Assault en Endor y caigas en el equipo Imperial, prepárate para librar una batalla, literal, cuesta arriba. Fuera de eso, el resto de los mapas me pareció satisfactorio.

Por lo que respecta a los controles, Star Wars Battlefront es un juego fácil con múltiples asistencias de puntería, y estabilidad, en el caso de los vehículos —nada de mandos invertidos ni mucho menos—. Puedes desactivar algunas de ellas, pero estarías en inferioridad. La mirilla tiene ese imán que la atrae al blanco, y en el caso de las naves, con oprimir el gatillo izquierdo basta para atinar al vehículo enemigo, sólo hay que apuntar en la dirección general donde se encuentra, mientras que las maniobras evasivas están a un D-Pad de distancia. Incluso enredar un AT-AT con el cable de tu snowspeeder es relativamente sencillo y el manejo de las speederbikes tampoco es en exceso demandante, a no ser que tengas reflejos muy lentos o quieras estrellarte con un árbol a propósito. Los caminantes también resultan intuitivos de controlar, aunque en el caso concreto del AT-AT, la mecánica es similar a la de ir a bordo de un AC-130 en Call of Duty. Es decir, sólo controlas las armas. Star Wars Battlefront es responsivo y gratificante, no desafiante.

La progresión, como mencioné, involucra puntos de experiencia que te permiten subir de nivel, y desbloquear nuevas armas y apariencias —las cuales, por cierto, se antojan caras y diseñadas sólo para mantenerte entretenido, una vez que no haya nada más que comprar—. Tu puntaje se transforma en moneda in-game en proporción de 10:1 y con ella compras armamento, granadas, perks y scorestreaks en forma de cartas para conformar tu mano —una forma elegante de llamar a tu loadout—. Aquí no hay Pick-10, ni tampoco mucha profundidad. Con esfuerzo puedes tener más de un loadout. Simplemente asignas un arma primaria, una granada, una secundaria y un perk que te deje sobrecargar tu rifle, disparar rayos más letales, mejorar tu puntería o detectar a los enemigos a través de las paredes, por mencionar algunos ejemplos. En paralelo están los power-ups regados por los mapas que dan acceso a juguetes especiales como el Thermal Imploder, el lanzacohetes inteligente, torretas, así como la oportunidad de pilotear una nave o adoptar el rol de héroe, cuyas mecánicas cambian ligeramente, pero no dejan de ser sencillas. Una vez que superas el nivel 15, aproximadamente, tienes acceso a naipes especiales con el equivalente a killstreaks que brindan pasivos paulatinamente más potentes, conforme hilas seguidillas de puntos y conforme a diferentes estilos de juego. Al igual que en Titanfall, una vez que pases del nivel 25, habrás visto prácticamente todo lo que Star Wars Battlefront tiene para ofrecer, a excepción de las apariencias que, como mencioné, son más cuantiosas y caras que el armamento y, sospecho, tienen la función de entretenerte unas horas más con derechos de fanfarronear.

Me gustaría acotar, a propósito de los power-ups que, aunque se antojan como un concepto de antaño, abonan a minimizar el camping, puesto que seducen hasta al más sedentario de los jugadores a abandonar su rincón con la promesa de abordar un Tie Fighter, un AT-ST o convertirse en él héroe. Eso no quiere decir que Star Wars: Battlefront está totalmente libre de camperos, pero me da de la impresión de que los power-ups son un buen remedio.

La progresión, como quedó expuesto líneas arria, es simple, superficial y relativamente breve. Calculo que puedes llegar a nivel 25 en el lapso de una semana o menos, con dedicarle unas 2 ó 3 horas al día. El escalón 25 representa sólo la mitad del camino pero, como mencioné, para ese punto, ya habrás visto prácticamente todo lo que vale la pena dentro de Star Wars Battlefront. Qué tanto entretenimiento adicional puedas exprimir, dependerá de tu fanatismo por Star Wars, la presencia de amigos, el hype provocado por el estreno de la película, o la profundidad de tu bolsillo, porque el pase de temporada cuesta $50 USD y seguramente añadirá muchos elementos.

Un juego divertido, aunque no muy longevo o especialmente difícil

En pocas palabras, Star Wars Battlefront es otro Titanfall —aunque sin mecánicas innovadoras—. Es un juego más divertido que longevo o especialmente difícil; luce espectacular y si eres fanático de Star Wars, no te decepcionará. Si lo tuyo son los juegos de disparos tampoco, aunque quizás debas esperar a que éste baje de precio; pero si buscas algo que te entretenga de aquí al próximo año, te advertimos que Star Wars Battlefront no durará tanto, a menos que estés dispuesto a comprar el pase de temporada o tengas absoluta certeza de que tus amigos te acompañarán porque la omisión de herramientas sociales efectivas, también limita el valor del título cuando jugado en solitario. Vaya, Star Wars Battlefront es equiparable a una feria temática: resulta muy divertido, ruidoso y llamativo... por un rato.

¿QUÉ TE PARECIÓ Star Wars: Battlefront

?

70 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

70 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

6

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos