Quédate en casa: Final Fantasy IX, un clásico de Square que vale la pena recordar

El RPG que me acompañó en mi primera cuarentena.


Sabemos que la situación que vivimos a nivel mundial puede ser molesta y en algún punto dudarás qué jugar, por lo que buscar sugerencias para aprovechar la cuarentena es una gran opción. Por este motivo, en LEVEL UP te recomendamos algunas opciones para mantenerte ocupado por mucho tiempo. El primero en compartir su experiencia fue Pedro Cesari con The Witness, un juego que agotará tu mente, por otro lado y como era de esperarse, Quake apostó por los FPS con el exitoso Counter-Strike: Global Offensive, sin embargo, a partir de la sugerencia de Daniel con Pillars of Eternity dejamos entrever que al staff de LEVEL UP le gustan las historias bien contadas y somos especialmente débiles ante los RPG, como lo confirmó Víctor Rosas con Xenogears.

En mi caso y con tantas opciones disponibles y juegos gratuitos desperdigados en la mayoría de repositorios digitales, de manera contrastante, mi sugerencia es un RPG clásico con casi 20 años de existencia, me refiero a Final Fantasy IX. La razón es simple, este juego de la compañía que en ese entonces se conocía simplemente como Square, fue mi compañero durante mi primer aislamiento cuando superaba la varicela encerrado en una pequeña habitación, solo con una cama, una televisión y mi PlayStation.

Debo confesar que en aquella época no era tan fan del género; era más joven y aunque ya había jugado de todo, tenía cierta predilección por los juegos de plataforma y la acción desenfrenada. Final Fantasy IX llegó como la recomendación de un amigo, de esos títulos que aparecen en tus manos sin que los busques, una afortunada casualidad que amplió mis horizontes.

Sin más, decidí insertar el primer disco y entrar a un mundo lleno de barcos voladores, personajes deformados y, que a diferencia de sus antecesores, emitía una vibra clásica sin tratar de buscar protagonismo. Me refiero a que el juego no gritaba a los cuatro vientos que era lo mejor de lo mejor, es más, su presentación peca de ser un poco de sencilla y podía alejarte desde la portada si no tenías contexto al respecto.

Un RPG que retoma elementos clásicos
Un RPG que retoma elementos clásicos

Las aventuras de Zidane, nuestro protagonista, comienzan con sus planes de secuestrar a la princesa Garnet tras infiltrarse al castillo de Alexandria. Sin miramientos, la banda de rufianes pilotea su barco volador llamado Tantalus y al llegar al lugar se hacen pasar por actores para lograr su misión. Al mismo tiempo, el pequeño mago negro, Vivi, descubre que ha sido timado y trata de encontrar una solución para entrar a ver el espectáculo celebrado por la realeza. Durante la confusión y el asalto al castillo, Vivi se une al equipo en compañía del caballero Steiner, guardaespaldas de la familia real.

Como puedes ver, el detonante de esta fantasía es simple, pero en poco tiempo todo se vuelve más complejo y, es que, los personajes tienen una evolución clara que los hacen cada vez más entrañables. Por ejemplo, el poderoso Vivi, quien a primera vista parece una especie de niño temeroso por su naturaleza distraída, sin embargo, en su mente guarda un conflicto existencialista en el que se cuestiona la vida, si existe un lugar para llamar hogar y si es simplemente una herramienta defectuosa destinada a dejar de funcionar en cualquier momento. Como él, cada personaje tiene un perfil claro y una personalidad bien marcada, tal es el caso de Garnet, que decide dejar su pasado y convertirse en Dagger; la rarísima Quina que está en busca de los secretos de la cocina trascendental o el andrógino Kuja y su hambre de poder. Cada uno de los vínculos y crecimiento de los protagonistas y villanos es aderezado con conversaciones llenas de humor a través de cajas de texto e impresionantes (para su tiempo) secuencias en video.

Lo simple y funcional de Final Fantasy IX se hace más evidente en las batallas, que por cierto, el sistema nos brinda la opción elegir si preferimos un sistema más dinámico de batalla en el que podremos atacar justo cuando nos lo indique una barra de tiempo o como siempre, por turnos. En las opciones de ataque tendremos magias, técnicas únicas por personaje, muchas invocaciones y la barra de trance. Esta última se irá llenando poco a poco al atacar al oponente y ser atacados, así, al llenarse, podremos usar a una transformación que aparte de aumentar el daño de los personajes, nos darán cualidades como el uso de doble magia entre otras habilidades.

"Juzgar un juego por su portada es un gran error"

Debo decir que además de lo ya mencionado, Final Fantasy IX me conquistó por su apartado sonoro. La evidente influencia medieval y el toque mágico de Nobuo Uematsu se combinan en temas únicos, como las melodías de batalla y la inolvidable Vamo’ alla flamenco (recomiendo escuchar la versión orquestal de Distant Worlds), que toma muchos elementos de la música española sin perderse en el camino. Puedo afirmar que cada una de las canciones en este RPG no remite a un sentimiento distinto, por ejemplo, la pérdida, lo cómico y hasta lo bohemio, como ocurre con la atmósfera nocturna de la ciudad de Treno. Hasta la fecha, la versión instrumental de Melodies of Life, tema principal del juego, evoca muchos sentimientos en mí, en especial de nostalgia, es más, hasta la fecha sigo considerando a Piano Collections - Final Fantasy IX como uno de esos álbumes especiales en mi librería de audio, un disco que todos deberíamos escuchar por lo menos alguna vez en nuestras vidas.

Retomando aquella época en la que conocí Final Fantasy IX y tras salir de mi encierro, debo decir que el título dirigido por Hiroyuki Ito y producido por Hironobu Sakaguchi, me cambió la vida en muchos sentidos. La enseñanza más importante fue que juzgar un juego por su portada es un gran error y que a pesar de que en el fondo la narrativa guarda clichés de una historia melosa aderezada con conflictos que involucran cargas energéticas y la búsqueda de seres con alto poder destructivo, se puede construir una muy buena historia a partir de personajes bien diseñados. Lo cierto es que no tengo quejas, el estilo único y casi teatral de Final Fantasy IX me convenció por completo, y hasta la fecha lo considero un pilar sólido en mi top dedicado a los mejores juegos de la historia.

Debo ser honesto, con los años Final Fantasy IX no ha envejecido de la mejor manera, se siente como un clásico, muy lejano de los juegos de hoy en día. Su estética súper deformada, la velocidad de las batalla y su historia lineal podrían alejarte pero me gustaría que le dieras una oportunidad, lo vale por todo lo que incluye el paquete, originalmente presentado en 4 discos. Si estás interesado, puedes encontrar Final Fantasy IX en Nintendo Switch, PlayStation 4, PC (Steam) y dispositivos móviles en su versión HD.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos