Review

Call of Duty: Black Ops III

Viajando a un futuro no muy distante...

LEVELUP

8.1

Bueno

PROS:

Acción fluida en todo momento

Alto nivel de personalización

Mucho contenido

El modo zombie

CONS:

Se sacrifican mucho los gráficos

El escenario futurista llega a cansar

Para el que no lo sepa, desde Call of Duty: Advanced Warfare, todos los equipos de Activision que trabajan en la franquicia tienen 3 años para desarrollar el mejor juego posible. El ciclo lo comenzó Sledgehammer y ahora lo continúa Treyarch con Black Ops III y a menos de que venga una sorpresa, es seguro que le toque a Infinity Ward presentarnos su siguiente proyecto durante 2016. ¿Es tiempo suficiente para darnos un título sobresaliente que mantenga viva a una marca que sólo vive de un nicho de fans que parece que ya se está hartando?

En lo personal, puedo decir que no esperé mucho de Call of Duty: Black Ops III y la razón es sencilla: si ya de por sí es cansado ver el mismo juego de deportes año tras año con pocos ajustes, un FPS como Call of Duty no se queda atrás. Sí, es un producto que se traduce en ganancias millonarias para Activision, pero, ¿por qué tendríamos que esperar algo más? Haber perdido la capacidad de asombro es lo mejor que me pudo pasar porque tal vez ya no tengo que mirar con tanto criticismo a una serie que realmente ya no lo necesita. Call of Duty se volvió esa especie de adorno que encuentras en cualquier casa y sabes que siempre va a estar ahí, ni más, ni menos.

La campaña se supone que iba a ser el apartado más importante del juego
La campaña se supone que iba a ser el apartado más importante del juego

Algo que no entendí de Call of Duty: Black Ops III fue esa necesidad de hacer un escenario futurista cuando Advanced Warfare ya había recurrido a esa premisa. Black Ops II también lo tuvo, pero por lo menos menos planteó una trama coherente y entretenida. Esto me lleva al siguiente punto, ¿hubo alguna clase de presión por parte de Activision para que el futuro todavía fuese el pivote principal del juego? Lo digo porque el tema bélico alrededor de Call of Duty: Black Ops siempre ha sido más atrevido y emocionante, y en esta ocasión no se siente así.

La campaña inicia en un futuro distópico donde la tecnología es parte del organismo armamentista del mundo. Hay robots, drones, soldados con mejoras mecánicas y habilidades más allá de nuestra imaginación. Después de fallar la extracción de un par de rehenes, nuestro personaje aparece 5 años después reconstruido de pies a cabeza y cumpliendo misiones para la CIA, que a su vez está combatiendo a los Inmortales, un grupo de criminales asiáticos con base en Singapur que resultan ser una amenaza para la paz. Ahí empieza un viaje por todo el mundo que parece no tener fin; misión tras misión, cumples un cliché tras otro, en línea recta, igual que en otras entregas de Call of Duty.

Para ser más claros con respecto a este modo, inicia una cinemática, avanzas por el mapa, apuntas, disparas, lanzas granadas, aprovechas tus nuevas habilidades, pasas a otra escena, vuelves a la acción, y así hasta que llegas a la pantalla que te dice cuánta experiencia obtuviste y las nuevas armas que que usarás posteriormente. Sí, el desarrollo es rápido, pero como de costumbre, queda expuesto que la fórmula no va a cambiar.

Todo esto me hizo pensar que no hubo una gran idea a la hora de plantear la historia. La trama carece de elementos de sorpresa. No tendrás problema a la hora de adivinar lo que te esperará en las siguientes misiones que más o menos duran entre 25 y 40 minutos dependiendo de la dificultad en la que juegues. Al menos para mí, este es un tiempo justo, pero volvemos a lo mismo, por toda la publicidad del juego habríamos podido pensar que la trama de la campaña sería un elemento más fuerte, pero no es así. Al menos cumple en términos de mecánicas de juego.

Por otra parte, se da mucho espacio a la personalización. Al terminar cada misión pasas a tu safehouse donde tienes la posibilidad de entrenar en una especie de simulador estilo X-Men con enemigos muy similares a los que enfrentas en cada escenario. Aparte cuentas con un espacio dedicado para mejorar tus habilidades las cuales desbloqueas conforme obtienes experiencia, y al igual que éstas, también está un lugar para las armas, donde tienes varios Loadouts para personalizar el equipo que llevas antes de cada misión.

Si bien la campaña resulta breve, por lo menos puedes jugarla con otros usuarios, tanto de forma local como en línea, detalle que cambia de manera radical cómo experimentas cada escenario. Si quieren explorar (no al nivel de GTA, claro está), podrán hacerlo. ¿Buscan encarar en equipo a los enemigos? También es posible. Es un elemento divertido, más porque es nuevo para la serie y mata la monotonía de jugar a solas. La apuesta de Treyarch de recurrir al cooperativo en la campaña arroja buenos dividendos, en especial para los que gustan de jugar acompañados.

Se vive mejor la experiencia jugando la campaña en modo cooperativo

Por otra parte, los soldados van a sentirse pesados. Por más que intentes presionar el stick para correr más rápido, no podrás hacerlo. No olvides que fuiste reconstruido con partes de metal (que "lógicamente" no se hunden mientras nadan) y que a cambio de lentitud obtienes poderes mentales como: lanzar nanobots como si fueran abejas asesinas, controlar máquinas a distancia, estallar robots con el puro pensamiento. A eso hay que agregar que también es posible mejorar tus habilidades atléticas, pero al igual que las demás habilidades, sólo dura unos cuantos segundos.

Por otro lado, el multijugador, que es por lo que se juega Call of Duty, sufre de varias imperfecciones, en especial para los que esperan más de una plataforma de nueva generación. Si quieres jugar de manera local con otros 2 usuarios, la pantalla se divide en 2, lo que deja barras grises tanto a la izquierda como a la derecha, y un campo visual mucho más pequeño. Por si no lo imaginabas, también baja la calidad gráfica, sin embargo, obtienes a cambio una experiencia fluida que mantiene la mayor parte del tiempo los 60 cuadros por segundo, detalle idóneo para un juego de disparos como éste. Gracias a esto la acción es rápida aún cuando son 2 personas en el mismo televisor. Aquí no hay de otra más que depender de una pantalla realmente grande si quieres jugar con alguien más.

Hay 12 mapas con distintas temáticas que van desde los acuarios hasta los bosques que parecen salidos de Star Wars. También 17 modos donde encontrarás los tradicionales Deathmatch, Capture The Flag, Kill Confirmed, entre otros. Me queda claro que es el modo competitivo del cual vive la serie Call of Duty, sin embargo, el matchmaking tal vez no esté del todo balanceado. En un duelo Free-for-All será normal ver niveles muy dispares entre los participantes, y ni se diga cuando se arman los equipos para algo como un Deathmatch, lo cual para un novato no resultará muy entretenido que digamos.

Nuketown vuelve como una exclusiva para los que preordenaron el juego en PlayStation 4, Xbox One y PC
Nuketown vuelve como una exclusiva para los que preordenaron el juego en PlayStation 4, Xbox One y PC

Hablando de los Loadouts, estos tienen los tradicionales 10 espacios que deberás llenar con armas, equipo y demás. La cuestión aquí es que con los especialistas la cosa cambia un poco. Cada uno tiene una habilidad o un arma que carga durante varias ocasiones dentro del desarrollo de una partida y debes elegir entres las dos, ya que sólo una puede ser usada.

Mientras juegas y aprendes sobre los especialistas, te darás cuenta que estos son una presentación muy condensada de las clases de Destiny. No se desarrollan tanto como las del juego del Bungie, sin embargo cumplen dentro del modo multijugador de Call of Duty: Black Ops III.

Conforme vayas jugando te vas a dar cuenta que los especialistas, habilidades y armas sirven de acuerdo a cada mapa. Si bien esto provocará que no te especialices en un sólo tipo de soldado, vas a terminar dándote cuenta que la experiencia se vuelve un tanto repetitiva. Subir de nivel una y otra vez puede llegar a cansar. Sin embargo, al final Treyarch demuestra por qué son uno de los estudios con una oferta multijugador tan fuerte dentro de la franquicia. Black Ops III mantendrá enajenado a más de uno con esta modalidad.

Correr por las paredes será un ejercicio de lo más común
Correr por las paredes será un ejercicio de lo más común

Ahora, la movilidad dentro de Call of Duty: Black Ops III cuando estamos jugando en el multijugador se siente muy bien. Hay maneras distintas de encarar a los demás usuarios a la hora de combatir. No se trata de sólo correr de frente, sino también de usar las paredes y disparar o deslizarte y tomar por sorpresa a tus enemigos, lo cual constituye una técnica muy efectiva para un juego que requiere reflejos de gato. Una vez más Treyarch demuestra que sabe hacer un muy buen multijugador que por lo menos te podrá durar unas 10 horas de emoción y pasión. Lo que venga después, es probable que te parezca repetitivo.

El diseño de mapas está pensado para aprovechar las nuevas habilidades del juego. Hay muchas paredes para poder correr por ellas, también pequeños espacios para poder nadar y paredes altas que tendremos que subir. Al igual que otros FPS, hay cuellos de botella que no se pueden evitar, y si caes en ellos, serás presa fácil de tus contrincantes. Con dedicarle un poco de tiempo a cada mapa, podrás darte cuenta cuáles son los lugares más recurrentes donde los usuarios aplican el tradicional camping o hacen respawn. En otras palabras, se siente naturalidad en los esquemas de cada mapa que puedes disfrutar en el modo multijugador.

Pero lo que resulta ser la cereza del pastel, y es por lo que muchos juegan Call of Duty Black Ops, es el ahora tradicional modo Zombie. Éste sigue la vieja receta de la abuela en el modo de juego, al menos en sus primeras 4 o 5 rondas. Hay que aguantar las oleadas de los muertos vivientes, una tras otra, tapar ventanas, obtener nuevas armas y sobrevivir. Los extras vienen a la hora de que te transformas en una especie de Cthulhu que no sólo ahuyenta a los zombies, también abre lugares que dan extras para obtener más puntos, y que ya no son sólo los seres que salieron de sus tumbas los que atacan, hay criaturas volando que no te dejarán de atacar en todo momento.

Todo esto tiene un contexto situado en Estados Unidos durante los años 30 y brinda una experiencia independiente del multijugador o la campaña. El resultado, a reserva de tu opinión, es la modalidad más entretenida y retadora dentro de todo Call of Duty: Black Ops III. Incluso es lo primero que puedes jugar cuando se va instalando el juego en tu consola.

¿Fueron tres años suficiente tiempo para que Treyarch lograra hacer un Call of Duty que destacara? Sí y no, más que nada porque apostaron por un escenario futurista que se siente encajado a la fuerza y un poco aburrido. La campaña fue lo que más se promocionó y a final de cuentas nos deja con una sensación agridulce. Si a eso le añadimos que en lo visual no es tan atractivo como Advanced Warfare, llego a la conclusión de que este desarrollador lo que siempre dominará es el multijugador y, en especial, el excelente modo de zombies. Eso sí, agradezco la cantidad inmensa de contenido que tiene el juego, el cooperativo local de la campaña y el esfuerzo que hizo Treyarch por intentar cosas nuevas como los especialistas del multijugador. Recomendado para los fans de Call of Duty.

¿QUÉ TE PARECIÓ Call of Duty: Black Ops III

?

91 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

91 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

6.2

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos