#ViernesRetro: Pac-Man

4 décadas como referente universal de la industria gamer


Empecé a jugar videojuegos por ahí de mediados de los ochenta. No había mucha gente con la cual platicar de ellos y compartir la pasión que comenzaba a arder en mi infantil corazón, pero aún así los disfrutaba y me sentía fascinado por ellos. Mi viaje no empezó con Nintendo, como muchos pudieran pensar, sino con un Atari 2600 que teníamos mi hermano y yo. Era el primer modelo con 6 interruptores y acabados en madera, porque en aquellos años se vivió la era de la madera. En esa vieja consola nos divertíamos jugando Space Invaders, Megamania, Jungle Hunt, Decathlon hasta sacarnos ampollas en las palmas, Baseball y, por supuesto, Pac-Man, que justamente este viernes está llegando a su 40 aniversario.

La sencillez de un grande

Hoy sé que la versión de la legendaria máquina de Atari es la peor, pero en ese entonces me permitió conocer a un personaje en cuya simplicidad se encuentra su virtud. Es la primera mascota de los videojuegos, el antecedente de auténticos portentos del medio como Mario o Sonic. La premisa del juego es igualmente simple: Pac-Man, una esfera de color amarillo con una boca que se abre y se cierra constantemente, tiene que navegar por un laberinto lleno de pequeñas píldoras que hay que devorar para avanzar al siguiente nivel. Mientras tanto, 4 fantasmas de distintos colores andan rondando por ahí tratando de hacer más difícil la tarea y, conforme los niveles avanzan, la velocidad tanto del protagonista como de los antagonistas va aumentando. Si Pac-Man toca un fantasma, es historia, de modo que, para defenderse, nuestro héroe puede consumir una de las píldoras de poder, con las cuales los fantasmas se vuelven vulnerables y Pac-Man puede tragarlos de un bocado. Desafortunadamente, no es una solución definitiva, ya que los espectros regresarán después de regenerarse en el centro de la pantalla.

Así lo conocí y me gustó a pesar de todo
Así lo conocí y me gustó a pesar de todo

Como solía suceder en los títulos de aquella época, la idea es hacer la mayor cantidad de puntos e ir rompiendo nuestros récords. Personalmente siempre me ha gustado más la técnica de concentrarse en comer todas las píldoras más que en los fantasmas, aunque sé que consumirlos te da una buena cantidad de puntos. Me gusta mucho que la velocidad vaya aumentando, porque eso le da más emoción y reto al juego. Llega el momento en el que las píldoras de poder ya no sirven de nada porque la acción está tan acelerada que los fantasmas ya no tienen ni un solo instante de vulnerabilidad. Como en el caso de Tetris, la estructura original sigue funcionando y divirtiendo hasta la fecha. Se trata de un título que cualquiera puede sentarse a jugar sin mayor problema, ya que ni siquiera necesitas un botón. Viéndolo así, es curioso que incluso el control de Atari 2600 esté sobrado para jugar. Ya no hablar de controles posteriores. Que sólo necesites el joystick o el D-pad contribuye a la simpleza de la propuesta. ¿Recuerdas otros ejemplos de juegos que se jueguen sin botones? Sin contar los de dispositivos táctiles, por supuesto.

¿Un juego para mujeres?

Me parece curioso que el creador de Pac-Man, Toru Iwatani, haya concebido su creación pensando en captar la atención de las mujeres. Su razonamiento fue que, en esos tiempos, todos los juegos apelaban a un público principalmente masculino; es decir, los temas centrales eran los deportes y la guerra. Una de sus intenciones al desarrollar el concepto de Pac-Man fue generar un ambiente idóneo para que el juego fuera atractivo para todos, sin importar su sexo. La verdad es que no lo había pensado, pero sí recuerdo que algunas de mis primas y amigas se hicieron fans de la bola amarilla. Incluso mi mamá alguna vez se echó unas partidas en el Atari que teníamos en casa. Creo que la idea funcionó, ya que más adelante apareció en la escena Ms. Pac-Man. El público femenino que ya se tenía cautivo se consolidó y creció gracias a la inclusión de la esfera comelona con moñito y labios pintados.

La contraparte femenina en plena acción
La contraparte femenina en plena acción

Iwatani dio en el clavo. Tan es así que su minimalista personaje sigue dando de qué hablar en estos días, especialmente hoy que cumple 40 años cautivando a varias generaciones. Siempre he pensado que, en el mundo de la música, hay canciones que son tan buenas que, sin importar cuáles sean tus géneros favoritos, debes tomarte el tiempo de escuchar. En el campo de los videojuegos, Pac-Man es uno de los pasos que todo gamer debe dar al adentrarse en este mundo.

Pac-Man fue el primer título de la historia con un personaje definido. No sólo te movías por los laberintos evadiendo a los fantasmas y buscando terminar con todas las píldoras, sino que sabías a quién estabas moviendo y comenzabas a encariñarte con él desde la primera partida. Representó una base para los títulos que aparecieron después y marcó un precedente en cuanto a la inclusión de una historia en un juego, aunque fuera muy sencilla.

Versiones al por mayor

Como el fenómeno que es, Pac-Man ha aparecido en distintas consolas y colecciones. Namco se ha atrevido incluso a sacarlo un poco del molde. Un título en particular que recuerdo haber jugado mucho es Pac-Man 2: The New Adventures para Super Nintendo. Es un point and click en el que un muy expresivo Pac-Man te va dando indicaciones, enojándose contigo cuando no las sigues o no las entiendes. Es divertido, pero no es un concepto que encaje con lo que el personaje representa.

No es un mal juego, pero se aleja mucho del concepto original
No es un mal juego, pero se aleja mucho del concepto original

En años recientes, la esfera amarilla sirvió como bandera de la película Pixels. Sé que la crítica la hizo pedazos, pero a mí me gustó; no por el guión ni mucho menos, sino por las muchas referencias que tiene a mi pasatiempo favorito. Es de destacar también la aparición de un actor interpretando a Toru Iwatani, tratando de negociar con su creación para que deje de comerse todo lo que encuentra a su paso. Para los puristas del cine y de los videojuegos puede ser una bobada, pero haber usado a Pac-Man como antagonista dándole este carácter de villano incomprendido me pareció muy acertado.

Hace 40 años, Namco se hizo de una bandera que sigue ondeando orgullosamente. Pac-Man tiene un lugar más que merecido en las vitrinas de la historia gamer, siendo uno de los personajes más reconocidos y famosos no sólo del medio, sino de la cultura pop en general. Puede haber gente que no sepa quiénes son Master Chief o Samus, pero no es tan sencillo encontrar a alguien que no conozca o que no haya jugado por lo menos una vez esta maravilla del gaming que sigue dando de qué hablar después de tantos años.

Curiosidades

  • Originalmente el personaje se llamaba Puck-Man, por la forma que tiene el puck que se usa en el hockey, pero al trasladarlo a América se optó por cambiarle el nombre y evitar que algún vivales cambiara la P por una F. Ya sabes, nunca falta algún chistosito.
  • En cuanto al origen del personaje, se dice que Toru Iwatani se inspiró en una pizza a la que le faltaba una rebanada. Otras hipótesis dicen que más bien modificó un poco el caracter japonés kuchi, que significa boca.
  • Los fantasmas tienen nombres: Blinky (rojo), Pinky (rosa), Inky (cian) y Clyde (anaranjado) y cada uno tiene una inteligencia artificial diferente.
  • El tiempo de desarrollo de Pac-Man fue un año 5 meses; el más largo para cualquier juego hasta ese momento.
  • Pac-Man es el juego de arcade más vendido de la historia, incluso por encima del legendario Space Invaders.

Recuerda que esperamos tu participación en los foros de este mismo sitio y en nuestras redes sociales. Déjanos tus comentarios y nos leemos en el próximo #ViernesRetro.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos