Los 10 mejores juegos de 2020 para el Staff de LEVEL UP

Celebrando a lo más representativo e importante de la industria


Tags

2020 fue un año donde muchas de las cosas que consideramos normales cambiaron radicalmente. Nuestro pasatiempo favorito, los videojuegos, en su mayoría permanecieron iguales, sin embargo, algunas de sus partes cobraron mayor relevancia por ser un medio de comunicación adicional dentro de la época de la sana distancia.

En materia de videojuegos, el año que acaba de terminar nos dejó grandes lecciones y títulos inolvidables. En más de un sentido fueron un escape que nos mantuvo cuerdos durante esta sombría etapa de nuestras vidas, y nos acercó con amistades y familiares que el aislamiento convirtió en relaciones lejanas.

Enseguida, celebraremos los 10 mejores juegos de 2020 que el equipo de LEVEL UP considera son los representantes más importantes de la industruria. Para este ejercicio, cada integrante nominó a sus campeones y de la lista que resultó, se impartieron votos que cada miembro asignó.

10. Tony Hawk’s Pro Skater 1+2

Fue a finales de la década de los 90 que muchos jugadores pudieron disfrutar las primeras entregas de Tony Hawk's Pro Skater, títulos que pasaron a la historia como unos de los mejores exponentes del género.

La cultura del skate siguió más que viva; sin embargo, los videojuegos inspirados en ella tuvieron un destino muy diferente y poco a poco perdieron relevancia. Nadie se imaginó que volverían este año con tanta fuerza y éxito gracias a Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2.

Vicarious Visions y Activision decidieron respetar el legado de los juegos originales, pero transportándolo todo a los estándares modernos con una remasterización que fue muy bien recibida por los fans debido a varias razones.

Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 cumple ya que no solo apela al factor de la nostalgia, pues demuestra que, a pesar del paso del tiempo, es todavía uno de los pilares de los juegos de su tipo y todo un referente en la cultura popular.

La remasterización brilla ya que conserva esa jugabilidad accesible y sencilla de aprender que brindó horas de diversión a los jugadores del pasado. Además, todo está aderezado con novedades interesantes y esa banda sonora que marcó tendencia en su época.

Así pues, Tony Hawk’s Pro Skater 1 + 2 es uno de los mejores relanzamientos de los últimos años y uno de los títulos más destacados de todo 2020.

9. Call of Duty: Warzone

Debemos admitir que el recibimiento de la modalidad Warzone en marzo de 2020 fue, a lo mucho, desangelado y frío. Es más, ni nos atrevimos a descargar la considerable cantidad de gigabytes que pedía la instalación del modo. Pensábamos que dicha tarea era mucho compromiso y esfuerzo como para solo jugarla un par de veces y luego abandonarla por completo y para siempre. Qué gran equivocación.

En retrospectiva, Call of Duty: Warzone resultó ser una de las mejores entradas del género Battle Royale (sino es que la mejor) desde que se popularizó a inicios de 2017. La razón fue su nivel de accesibilidad, la cual introdujo ideas y conceptos para combatir el cansancio acumulado de otras entregas, donde tu muerte significa el fin de la partida. Por esto recordamos al Gulag como una de las grandes invenciones de Call of Duty: Warzone, visto como una segunda oportunidad para evitar el sentimiento de que la última partida fue un desperdicio de tiempo; ahora siempre existe la esperanza. Además, aquí podemos incluir todas las facilidades (contratos y tiendas) que el juego otorga para permitir que los jugadores permanezcan en la partida.

Al mismo tiempo, la hechura del modo es un testamento a la calidad de estudio que son Infinite Ward y Raven Software, pues se ofreció un producto pulido y sin bordes dentados. La fricción con Warzone fue mínima o casi inexistente, y a esto podemos añadir el crossplay que permitió a usuarios de diferentes plataformas unirse para competir. Así, encontramos una entrega que le dio la bienvenida a propios y extraños de la franquicia: a quienes siempre la consumieron, a quienes la veían desde las orillas y a nuevos reclutas. Todo mundo es bienvenido a Warzone.

Por eso nunca olvidaremos esa partida que jurábamos perdida cuando todo el escuadrón fue enviado y abatido en el Gulag. Pero entonces recordamos que solo uno sobrevivió: curiosamente, el de hombros más anchos. Tenemos presente cómo recolectó dinero para revivir a todo el equipo. No olvidamos las penurias: la falta de armadura, municiones y armas. Conmemoramos que sobrevivimos hasta el último círculo, y aún soñamos con los gritos que dimos como simios rabiosos cuando vimos en pantalla la leyenda “Warzone Victory” siendo el último equipo que quedó en pie. Qué gran sorpresa fue Call of Duty: Warzone, una que continuaremos disfrutando bien entrado 2021.

8. Microsoft Flight Simulator

Calificar a Microsoft Flight Simulator como un videojuego es difícil, pero aun así nos inclinamos a etiquetarlo como tal. Y lo decimos porque, a pesar de que se trata de una compleja maraña de sistemas invisibles que interactúan entre sí e intentan replicar lo que sucede dentro y fuera de una aeronave, la realidad es que MFS es uno de los simuladores de aviación más accesibles que existen: es sumamente sencillo conectar un control de Xbox One y comenzar a volar por cielos.

Escuchar los motores revolucionar, ensordecidos por el aislamiento de la cabina. Ver el resplandor del sol mientras baña el horizonte y dibuja siluetas en las montañas... Sin duda, es una experiencia completamente sensorial... y sorprendente cuando lo haces encima de tu ciudad porque comienzas a reconocer avenidas, monumentos y parques para obtener tu localización, y terminas asombrado cuando encuentras el lugar donde vives.

El estreno de MSF no pudo llegar en mejor momento: justo en medio del encierro por una pandemia mundial. Por ello, durante esta temporada el juego nos ha servido como un pequeño escape que alimenta nuestro anhelo de ser libres y nuestra sensación de asombro que últimamente se ha encontrado muy por los suelos. De alguna forma, es una medicina buena para el alma.

7. Ghost of Tsushima

El mundo de los samuráis y su representación junto con el misticismo oriental siempre ha sido de gran interés en la cultura popular. Los videojuegos como medio no son la excepción, pero definitivamente el título que ha logrado canalizar de mejor manera estos y más elementos propios de la cultura japonesa es Ghost of Tsushima.

Tras desarrollar inFAMOUS Second Son y el juego independiente de dicho universo, First Light, el estudio exclusivo de PlayStation Sucker Punch trabajaría en un nuevo proyecto enfocado en historia. El juego pudo haber sido una aventura ubicada en la Edad Media o inicios del Renacimiento con mecánicas de Assassin 's Creed pero al final el estudio se decantó por un universo japonés que hoy conocemos como Ghost of Tsushima.

Si bien Sucker Punch es responsable de franquicias memorables de PlayStation, como inFAMOUS y Sly Cooper, jamás había producido algo de la magnitud de Ghost of Tsushima, que superó las expectativas no sólo de los seguidores de la desarrolladora, sino que también tomó por sorpresa a PlayStation y quizá hasta a Sucker Punch, que demostró de qué está hecho y que está capacitado para producir títulos de este calibre.

La interpretación de la cultura de un lejano universo japonés, bellos paisajes y una gran atención a la factura de este mundo oriental, canalizados en un título de un solo jugador enfocado en narrativa que explora el misticismo de los samuráis fue la mezcla perfecta para hacer un trabajo de inmersión completa y atraer a propios y extraños, que hicieron que Ghost of Tsushima se convirtiera en el juego más exitoso del estudio, tanto en ventas como en recepción crítica a tal grado que muchos fans y creativos japoneses lo consideran su juego del año.

No podemos dejar de lado el gameplay, que abona a la inmersión gracias a intensos combates de espadas entre samuráis, el cual también hace un ligero guiño al sistema de karma de inFAMOUS y que sirve para recordar las repercusiones de sus decisiones en el camino del samurái. Por si la experiencia de un solo jugador no fuera suficiente, Ghost of Tsushima se enriqueció gracias a un modo multijugador que se añadió gratuitamente meses después de su estreno y que recibirá contenido nuevo constantemente.

6. Animal Crossing: New Horizons

2020 fue un año complicado que pasará a la historia como un antes y un después en la humanidad. La pandemia derivada por el virus SARS-CoV-2 sacudió el ritmo de vida de personas a lo largo y ancho de la Tierra. Casi de golpe, los animales sociales tuvimos que quedarnos confinados en casa para evitar propagar la enfermedad, situación que, además de representar un duro impacto para la economía, también afectó la salud mental de muchos. Días llenos de actividades rodeadas de gente fueron suplantados por meses y semanas de encierro alejados de amistades y seres queridos. Todo por evitar que entre los nuestros hubiera una víctima de la mortal enfermedad.

Casi al inicio del confinamiento, Nintendo lanzó un juego que llegó como la única luz en medio de mucha oscuridad. Una experiencia exclusiva para Nintendo Switch que originalmente iba a debutar varios meses atrás, pero que fue retrasada para evitar jornadas de trabajo excesivas. Puede que fuera coincidencia; puede que fuera el destino. Lo que es un hecho es que Animal Crossing: New Horizons llegó en el momento exacto.

El colorido y cursi proyecto se volvió una sensación a nivel global, vendiendo millones de copias y siendo la herramienta con la que muchos conectaron con seres queridos, aunque fuera en un espacio virtual.

Por medio de visitas a islas virtuales, jugadores de todo perfil tuvieron reuniones con familia y amigos, las cuales eran una irresponsabilidad en carne y hueso. Además, todas sus opciones de personalización convirtieron a Animal Crossing: New Horizons en una opción mucho más personal que una simple llamada por Zoom. El poder llegar a visitar a un amigo con un regalo hecho con esfuerzo o simplemente con la receta que tanto buscaba, se convirtió en un abrazo al alma en la era de la sana distancia.

Hay que reconocer que el mérito de Animal Crossing: New Horizons va más allá de haber debutado en el momento que más los necesitamos. El equipo de Nintendo EDP se esforzó para llevar la experiencia al siguiente nivel, mejorando lo que vimos en New Leaf en casi todos los apartados y añadiendo características nuevas que no sabíamos que necesitábamos. Con esto, se convirtió en uno de los juegos más relevantes de todo 2020 y una experiencia en la que los fans pudieron invertir cientos de horas.

5. Demon’s Souls

La nueva generación de consolas ya comenzó y quizás lo hizo de una forma más lenta de lo que nos hubiera gustado. No obstante, si hasta ahora hay un juego por el que vale la pena luchar contra los revendedores con tal de conseguir un PlayStation 5 ese es Demon’s Souls, remake del clásico de FromSoftware que marcó el inició un género que fascinó y dejó marca.

Demon’s Souls es genial por varias razones pero, ya que estamos hablando de su remake, daremos prioridad a hablar sobre lo que hizo Bluepoint Games junto a SIE Japan Studios. El equipo que ya nos trajo remakes como Shadow of the Colossus logró revigorizar el apartado visual para hacerlo lucir como de los exponentes del género más deslumbrantes, gráficamente hablando.

Tenemos que mencionarlo: hay algunas decisiones de dirección de arte que no terminaron de cuajar para los más grandes fans del original para PlayStation 3, pero eso no quita que el resultado final sea espectacular. Momentos como la batalla contra el Storm King con los nuevos efectos de partículas y los gráficos renovados, dejan claro que Bluepoint hizo un trabajo digno de aplaudirse.Demon’s Souls merecía un tratamiento así, ¡qué bueno que lo recibió!

El esfuerzo de Bluepoint significaría poco si la versión original de Demon’s Souls no fuera una obra maestra. El juego de FromSoftware les enseña a muchos la importancia que tiene un buen diseño de niveles y es un ejemplo de las grandes cosas que se pueden lograr cuando se respeta la inteligencia de la audiencia. Igualmente resulta ser un paseo interesante para los fanáticos de Dark Souls que nunca pudieron ponerle las manos encima por mostrar en su estado más verde algunas de las ideas que Hidetaka Miyazaki supo pulir en títulos posteriores.

Un buen remake de un excelente juego. Demon’s Souls siempre mereció una segunda oportunidad de conquistar y es ahora donde puede tenerla.

4. HADES

Pasaron pocos años para que Supergiant Games se ganara un lugar destacado en la industria tras su fundación en 2009. Esto fue posible gracias a Bastion, Transistor y Pyre, títulos que fueron aclamados por los jugadores y la crítica.

El estudio independiente sorprendió en 2020 con Hades, un roguelike inspirado en la mitología griega. El título se estrenó inicialmente en acceso anticipado y fue en septiembre que se lanzó su versión 1.0 en PC y Nintendo Switch.
Hades reúne todo lo que Supergiant Games hizo bien en sus títulos anteriores, por lo que es su juego más ambicioso hasta ahora. El roguelike destaca en cada uno de sus apartados, no en vano fue nominado a Juego del Año en The Game Awards 2020 y fue reconocido como el mejor título del año en otras premiaciones.

La premisa del juego es simple: Zagreus, hijo de Hades, está cansado de la tiranía de su padre. Hará todo lo posible para huir del Inframundo y encontrar pistas sobre su madre, incluso si esto implica desafiar a los propios dioses del Olimpo.

Supergiant Games equilibró una excelente jugabilidad llena de acción y tensión con una narrativa bien contada, algo que pocos roguelike consiguen de una manera tan acertada. Como buen juego de su género, Hades cuenta con una alta rejugabilidad y un sistema de progresión que mantendrá enganchado a los amantes del género.

El juego tiene un arte y una banda sonora excepcionales, que resaltan esa ambientación digna de las grandes epopeyas. Todo esto en conjunto crea una experiencia adictiva y hace de Hades uno de los títulos más destacados de 2020.

3. DOOM Eternal

Hay pocas franquicias que fueron las encargadas de abrir brecha para la formación de géneros en los albores del gaming. Una de ellas es definitivamente DOOM, la franquicia de id Software que ayudó a cimentar los fundamentos de los juegos de disparos modernos. El reconocimiento siempre lo ha tenido, pero la serie perdió relevancia en entregas posteriores y llegó a un periodo en el que estuvo en reposo hasta 10 años.

Afortunadamente, en un intento por traerla de vuelta respetando sus fundamentos, id Software lo hizo de forma correcta con DOOM (2016), que avivó el interés en la serie, lo que resultó en el desarrollo de una nueva entrega, DOOM Eternal, que debutó en 2020 y que logró destacar lo suficiente para ser uno de los juegos del año.

Debido a la marca que dejó su predecesor, DOOM Eternal para considerarse un éxito tenía que cumplir con las expectativas de los fans, que eran muy altas, dicho sea de paso. Y se puede decir que lo consiguió gracias a la conservación de los fundamentos de combate y el ritmo de combate exquisito por el cual se reconocen entregas clásicas de la serie, que se afianza con una banda sonora explosiva que acompasa con la aniquilación de hordas de demonios y que corrió por cuenta de Mick Gordon.

El consenso general es que la esencia de juegos de disparos de DOOM permaneció intacta gracias a una formidable ejecución de id Software, que, al margen de algunas adiciones de gameplay, no sólo logró satisfacer a los fanáticos de la serie, sino que alcanzó a nuevos usuarios que pusieron las manos encima de la franquicia y lo hicieron con un digno exponente.

2- Final Fantasy VII Remake

Con el auge de los remakes en la década pasada, uno de los más solicitados era el de Final Fantasy VII. Los deseos de los fans por fin se volvieron realidad cuando en el E3 2015 se reveló que Square Enix trabajaba en el tan esperado remake, lo que hizo que el anuncio fuera uno de los más importantes de aquel evento. Para muchos, Final Fantasy VII es uno de los mejores juegos de todos los tiempos y por esta razón el remake tendría que estar a la altura de las expectativas de los fans.

El remake llegó finalmente 23 años después del debut del juego original, casi 5 años tuvieron que pasar para que los fans pudieran jugar esta nueva versión del juego. Precisamente este extenso periodo de desarrollo generó incertidumbre y desesperación en los fans, en especial por decisiones de diseño como la entrega por partes. No obstante, la espera valió completamente la pena y disipó las dudas que se habían ceñido al juego.

Square Enix se había propuesto no hacer un calcado mejorado visualmente de Final Fantasy VII, sino que había optado por presentar una reinvención del título que dotó al juego de gráficos realistas y apantallantes que dejó ver la estética que Yusuke Naora y Tetsuya Nomura idearon para el juego original, antes representada por polígonos. El cambio en el sistema de juego por turnos también fue implementado de forma correcta y permitió que la serie apelara a otro tipo de público sin descuidar a los fans.

Finalmente, aunque muchos no estuvieron de acuerdo con la partición de la entrega original para hacer el remake, la verdad es que Square Enix justificó favorablemente esta decisión, pues está claro que, a pesar de que no es la historia completa, puede considerarse un juego completo que ofreció una nueva interpretación de Midgar y sus personajes. Como resultado, Final Fantasy VII Remake no sólo vendió muy bien en su estreno, sino que también dejó un muy buen sabor de boca tanto en fans de la serie como en la crítica especializada.

1. The Last of Us: Part II

Surgido en el éxito y legado de su predecesor y prácticamente cargando el peso de una generación sobre sus hombros, The Last of Us: Part II fue testigo de diversos cambios en la industria y en los jugadores a lo largo de los años que duró su desarrollo. Mentiríamos si dijéramos que este juego no tuvo una misión clara: ser el momento cumbre que pondría fin a la generación de PlayStation 4.

Las apuestas estaban sobre la mesa, pero la suerte aún no estaba echada, y tal como sucede a lo largo de su historia desde aquel devastador momento en que el Cordyceps cambió el mundo para mal, los contrastes fueron parte del juego, tanto adentro, como afuera. Luchando con sus propios demonios y con un entorno que terminaría por convertirlo en el enemigo público número 1, The Last of Us: Part II debutó en un año caótico y en medio de la mayor de las exigencias que se haya visto para un videojuego en años recientes.

Las polémicas alrededor de The Last of Us: Part II nublaron la percepción, todo se exacerbó y el consenso de la crítica chocó de frente con una voz indefinida que encontró cause a través del medio más libre, pero también el más volátil. Sin embargo, desde el inicio y hasta el final del recorrido por terreno inestable, pocos, muy pocos se aventuraron en decir que era un mal juego y el paso del tiempo llevó, en un proceso que duró meses y no años como en otros videojuegos, a darle una justa dimensión. El consenso fue, entonces, en reconocimiento de su diseño de niveles; de su propuesta de verticalidad que abrió nuevas posibilidades para la exploración, el sigilo y las estrategias de ataque y defensa que se combinaron de forma magistral; del excelente manejo de Naughty Dog para combinar secciones y situaciones; de su impresionante apartado gráfico y desempeño visual que lucieron la mejor cara de PlayStation 4, de su innovación en términos de accesibilidad, etc.

A su vez, The Last of Us: Part II llevó su historia hacia Seattle en una visión de ese futuro post-desastre, pero que encontró inspiración cuasi orgánica en una ciudad cuya historia da cuenta de lo hermoso y lo triste, de lo sublime que puede ser el reclamo de la naturaleza y la desolación que de ello emana, no por nada fue la cuna del Grunge y no por nada uno de los momentos más importantes tiene lugar con una canción de Pearl Jam. Sí, la narrativa, los eventos que presenta y su desarrollo fueron aquello que nos maravilló o nos desquició, pues Naughty Dog no redujo su historia a la polaridad entre lo bueno y lo malo y optó por los matices, algo necesario dadas las perspectivas del conflicto, culminando de forma inesperada y dejando una sensación de frustración enraizada en el odio por lo que muchos querían hacer, pero que jamás podrán concretar: la venganza de la que tanto nos habló el mismo juego.

Al final, The Last of Us: Part II se impuso por propio peso, por mérito, por calidad. Polémico, sí, perfecto, no, pero es un hecho que todos los caminos del Mejor Juego de 2020 llevan hacia él.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos