30 minutos con... Dragon Ball Z Kinect

Aprende a usar tu chi en el mundo real

Por Daniel Dehesa El 7 de agosto a las 18:00 Xbox 360

Es maravilloso cuando un videojuego logra sumergirnos en la fantasía, pero es más memorable cuando usa la nostalgia para recordarnos nuestra infancia... al menos por un instante, justo como hace Dragon Ball Z Kinect, título de peleas que recurre a la detección de movimiento para hacernos vivir en carne propia los mejores momentos de la serie animada, claro, sin la desventaja de ser lanzado por los aires a velocidades vertiginosas.

A simple vista, la idea de combinar un periférico tan impreciso con un concepto de peleas tan demandante (como se refleja en la saga Tenkaichi donde cada botonazo es vital para sobrevivir) parecía risible, después de todo, Kinect ha demostrado ser efectivo para experiencias menos agresivas. No obstante, tal como pudimos experimentar en nuestro tiempo de prueba, la gente de ChunSoft logró crear una mecánica simple pero muy robusta que responde con suficiente exactitud a cada movimiento. Y vaya que sobran gestos que hacer, pues como declaraba Namco Bandai hace meses, habrá un repertorio de más de 100 técnicas de combate, algunas compartidas por algunos de los 50 personajes disponibles.

Así las cosas, la idea fundamental es pararse frente a la pantalla, a una muy buena distancia, de al menos 2 metros, y por medio de una perspectiva en primera persona, comenzar a pelear con el contrincante en cuestión. Por supuesto, no se trata de lanzar golpes al aire como si el mundo –de Namek– se fuera a acabar, el combate requiere ritmo, y alternar adecuadamente cada postura. Para ello tenemos 2 alternativas: recurrir al estilo libre que consta de puñetazos, bloqueos, brincos y ocasionales patadas; o sacar provecho de las 2 habilidades especiales que presenta cada personaje. Obviamente es mejor una combinación con ambas. Lo interesante es que en contra de nuestras expectativas, la experiencia es fluida y variada, en especial cuando te acostumbras a utilizar cada movimiento, lo que lleva a una respuesta rápida ante cada ataque del enemigo.

Ya que abordamos el tema de los vistosos poderes, Dragon Ball Z Kinect pone como requisito tomar extrañas y a veces incómodas posturas mientras se acumula energía en un contador que al llenarse, permite ejecutar devastadores golpes o extensos combos. En la mayoría de los casos, y particularmente cuando se fija el nivel de dificultad en lo más alto, hace falta moverse en dosis constantes antes de conseguir la ejecución de al menos un especial, intercalando entre golpes convencionales e inclinar el cuerpo incesantemente para esquivar los embistes del otro peleador. Para complicar las cosas, recibir daño disminuye la energía acumulada, por lo que retorcerse una y otra vez es requerimiento básico, considerando que los enemigos también se mueven todo el tiempo.

Al final del día, Dragon Ball Z Kinect resultó ser una propuesta más sofisticada de lo esperado, capaz de ofrecer una interesante perspectiva de la serie animada, aunque en ocasiones nos obliga a hacer inocentes ridículos durante la mímica del combate. Es evidente que la mecánica está simplificada para apelar a toda clase de público, incluido el más joven, pero eso no significa que el combate sea superficial. En realidad los movimientos pueden parecer limitados, pero la alternancia entre cada técnica y la necesidad de reaccionar a fugaces quick time events para sobrevivir hacen que la experiencia se sienta fresca. También es importante recordar que pudimos dedicarle un corto tiempo y probar muy pocos personajes, habrá que esperar para saber si con todo el repertorio las cosas cambias radicalmente dependiendo de a quién se elija, o si al final cada peleador se siente idéntico a los demás. Será hasta el 31 de octubre, cuando se lance en exclusiva para Xbox 360, que podamos analizar con detenimiento cada detalle.

Dragon Ball Z for Kinect..

Dragon Ball Z for Kinect..

Xbox 360

por Spike Chunsoft Co. Ltd.

9 / Octubre / 2012

5.3
LevelUp Score

Agregar +

 

Colección

Favoritos

Wishlist