Ni no Kuni: Wrath of the White Witch

La combinación perfecta entre anime y RPG

Por Alina Varela El 26 de diciembre a las 12:38 PlayStation 3

En una industria que está plagada de juegos sangrientos y llenos de violencia donde tu mejor acompañante es tu arma, llega una propuesta japonesa para adentrarnos en una aventura JRPG única y hermosa, a partir de la colaboración entre Level-5, conocidos por series como Professor Layton, y Studio Ghibli, el legendario estudio de animación creador de grandes películas como La princesa Mononoke y El viaje de Chihiro.

En Japón, Ni no Kuni había sido lanzado para Nintendo DS en 2010, y luego surgió una versión para PlayStation 3 a finales de 2011. Finalmente, tras hacer el doblaje al inglés y con subtítulos en distintos idiomas -incluido el español-, este juego llegará para la consola de Sony el 22 de enero de 2013 bajo el nombre Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca, y tuvimos la oportunidad de tenerlo en nuestras manos para probarlo desde el principio. El juego te permite experimentarlo con el doblaje original o en inglés, y cabe mencionar que ambos son de gran calidad; por otra parte, los subtítulos en español suelen usar palabras muy rimbombantes, pero que hacen una lectura divertida y graciosa.

Tomarás el papel de Oliver, un travieso y amable niño que vive en Motorville. Un día, el pequeño escapa de casa con un amigo para probar un auto que habían construido, pero sucede un accidente en el que Oliver se habría ahogado de no ser por su madre, quien llega a salvarlo y después fallece debido a un ataque cardiaco. Días después, el protagonista toma un peluche que su madre le había regalado y al llorar sus lágrimas causan que el peluche cobre vida. El juguete originalmente era Drippy, Alto Gran Maestre de los Duendes, habitante de un mundo paralelo que fue convertido en peluche por Shadar, un malvado Mago Oscuro que busca acabar con los 2 mundos.

Drippy le pide ayuda a Oliver para derrotar a Shadar, pues el hecho de que sus lágrimas hayan liberado al duende de su maldición significa que es el puro de corazón del que habla la leyenda, el único que puede vencer al Mago Oscuro. Oliver declina la propuesta, pues estaba muy deprimido por la muerte de su madre, pero Drippy le explica que pueden salvarla porque la gente del mundo de Oliver tiene otra versión de las personas en el de Drippy y lo que le pase a una versión le sucede de manera similar a la otra. Resulta que el alma gemela de la madre de Oliver es una Sabia que trató de vencer a Shadar pero quedó atrapada, causando que la conexión entre ambas se rompiera y si logran liberarla, podría ser salvada, así que el chico decide emprender su aventura y convertirse en un mago.

El principio es lento y está lleno de largos cinemáticos, incluso si eres rápido te tomará poco menos de una hora llegar a tu primer combate, pero la historia hace que cada minuto valga la pena.

Recorrerás vecindarios comunes y corrientes, bosques oscuros pero llenos de vida, ciudades que parecen sacadas de un cuento de hadas, y muchas otras locaciones, algunas infestadas de criaturas que te perseguirán apenas te vean, y si te alcanzan tendrás que pelear con ellas.

El combate se lleva a cabo en tiempo real y por turnos simulados, puedes moverte libremente por el mapa mientras eliges cómo quieres atacar a tu oponente -más o menos al estilo de Kingdom Hearts-. Tendrás a tu disposición ataques normales y hechizos, estos últimos consumirán tus puntos de magia; por supuesto también tienes puntos de vida, que si se acaban provocarán que pierdas la pelea, aunque puedes volver justo a donde te quedaste, pero sin el dinero que cargabas en tu bolsillo. Tus oponentes también pueden conjurar hechizos, y aquí puedes usar una opción de defensa para reducir su daño.

En algún momento aprenderás a hacer únimos, pequeños guerreros que viven en el corazón de los magos y que tienen distintas habilidades. Estas criaturas pueden tomar tu lugar en la pelea al presionar L1, y hacen uso de tus puntos de vida y magia para combatir, por lo que si matan a tu únimo, pierdes el juego. En tu progreso se añadirán más factores a tomar en cuenta pero respetan la mecánica de siempre que te mantendrá ocupado en todo momento de la pelea; aún así, el combate de Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca es simple y muy placentero. No creas que todo es pelear, conforme avances en el juego tendrás que completar otras actividades que no necesariamente requieren violencia, aunque sí uno que otro hechizo.

El aspecto visual del juego te hará sentir como si estuvieras dentro de una película de Studio Ghibli, y aparte de tener algunos cortos hechos en 2D, la parte tridimensional usa un estilo cell-shaded especial que hace que todo -excepto los paisajes- parezca dibujado. Donde sea que voltees, no habrá cosa que no te parezca un deleite para la vista; el diseño de los personajes varía de lo simplista a lo excéntrico y colorido, sin dejar de tener ese encanto de la animación nipona. Además, la música compuesta por Joe Hisaishi, compositor de la banda sonora de varias películas de Ghibli, e interpretada por la Orquesta Filarmónica de Tokyo, no dejará de ponerte los pelos de punta desde la pantalla de título, y la selección de pistas combina perfectamente con el momento para el que fueron elegidas.

Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca se perfila para ser uno de los juegos únicos y memorables de 2013 -sin tomar en cuenta que ya es viejo en Japón-, tal vez no mucho por su gameplay, pero sí por todos sus componentes, ya que logra fusionar equilibradamente una fantasiosa historia japonesa con la interacción de los videojuegos. Es más que seguro que esta combinación de Level-5 y Studio Ghibli no nos decepcionará en absoluto.

Ni no Kuni: Wrath of the..

Ni no Kuni: Wrath of the..

PlayStation 3

por Level-5

22 / Enero / 2013

Sitio Oficial »

9.3
LevelUp Score

Agregar +

 

Colección

Favoritos

Wishlist

MÁS PREVIEWS