Review

Call of Duty: Modern Warfare

Impactante y anticuado

LEVELUP

8

Bueno

PROS:

Excelente ambientación y nivel gráfico

Buen trabajo de texturizado, modelado y sombreado

Audio de locura basado en propiedades de balística

Muchas opciones en línea

Trifecta de modos que regresan a lo clásico

Gunfight es una sorpresa

CONS:

Diseño anticuado del multijugador que lo hacen sentir desbalanceado

Modos de juego con 64 jugadores repletos de campers

Campaña corta y pretenciosa

Incompleto (Spec Ops Survival)

El viejo adagio muestra nuevamente su sabiduría y dice: “solo hay 2 cosas seguras en la vida: la muerte y un nuevo Call of Duty al final del año”. Para Call of Duty, este año es un poco diferentes en relación con el pasado que decidió omitir por completo el clásico apartado de historia para ofrecer un robusto sistema en línea. Aun así, la iteración que nos ocupa en esta ocasión tiene sus propios tintes que lo ubican como un lanzamiento especial, pues se trata de un reboot de la clásica nomenclatura que elevó a la franquicia a nuevos horizontes y la estableció como una de las propiedades intelectuales más exitosa en el mundo del entretenimiento; nos referimos a Modern Warfare. De esta forma, Call of Duty: Modern Warfare regresa a las viejas andadas para ofrecernos una amalgama a la cual estamos acostumbrados que comprende una dramática y polémica campaña, el clásico modo de tiroteos en línea y la adición de un apartado cooperativo.

Call of Duty: Modern Warfare - Disponible en Amazon y Green Man Gaming

Sobre la campaña, en esta ocasión se ofrece la narración de un conflicto con múltiples facetas donde es muy complicado designar quienes son los bandos participantes. Se trata de una narración gris done la gloria es nula y los afectos son miles de personas que solo quieren perseguir su felicidad o, por lo menos, este es el objetivo de los creadores de la historia. En concreto, en esta ocasión seguiremos los pases de 3 operativos en una operación internacional, después de que ciertos artefactos químicos son robados de una instalación militar. De esta forma, Kyle "Gaz" Garrick, un operativo de las fuerzas especiales británicas; Alex, de la CIA y Farah Karim, comandante de una fuerza rebelde, unen fuerzas para prevenir una catástrofe de proporciones inimaginables.

Así, controlarás a los operativos a través del clásico repertorio de misiones que suelen encontrarse en esta clase de productos. Es decir, producciones millonarias de gran corte e impacto dramático, mientras derribas a decenas de objetivos y empleas artefactos militares de última generación. Sin embargo, denominar como misiones a la mayoría de las encomiendas en el juego es una exageración debido a que, en esta ocasión, el equipo de desarrollo compuesto por Inifnity Ward apostó por enriquecer y reforzar la narrativa con situaciones de gran impacto. A lo que me refiero, en general, es que la campaña que se ofrece está dividida en pequeñas misiones con muy corta duración donde el énfasis se encuentra en una situación que se debe resolver rápida y eficazmente.

Por ejemplo, la misión con la que abre el juego es una breve escaramuza en el corazón de Londrés, donde la misión es abrirte paso entre disidentes que esparcen el terror entre los habitantes de la urbe. Se trata de una misión muy corta que culmina con una situación dramática, la cual es el detonante que desarrolla la personalidad de los personajes y tu desenvolvimiento con la historia. De esta forma, Call of Duty: Modern Warfare está repleto de pequeñas misiones que ofrecen una manufactura impresionante y un gran trabajo de guion para llevarte de 100 km/h a 190 en un instante. Sin embargo, existen algunas instancias donde ocurre lo contrario, por ejemplo, durante el asalto a una vivienda donde se especula habitan miembros de una facción terrorista. En este caso, la acción toma el papel secundario y, entonces, la tensión toma el lugar de protagonista para llévate de la mano a una experiencia que puede llegar a rozar con el género del survival horror, en especial, por el empleo de cascos de visión nocturna que cambian radicalmente la percepción de la historia. Sin embargo, durante la experiencia también existen misiones de corte clásico, es decir, escaramuzas a través de grandes extensiones de terreno donde la acción y adrenalina son bombeados a tu cerebro en intervalos que son manejados de forma excelente.

"Una manufactura impresionante y un gran trabajo de guion para llevarte de 100 km/h a 190 en un instante"

Por otro lado, en esta ocasión la percepción del juego es totalmente distinta y esto se debe al logro técnico de una trifecta que enriquece la experiencia de formas que la franquicia nunca había visto. En primer lugar, la calidad gráfica del juego es impresionante. No hay otra forma de describir el gran trabajo de sombreado y la iluminación de los escenarios; la calidad totalmente realista en los acabados de los personajes, la arquitectura y el armamento que empleas. En segundo lugar, al trabajo técnico en el departamento de sonido es envidiable; en esta ocasión sentirás el terreno de combate de una manera completamente nueva gracias al diseño de sonido que nos hace pensar se empleó un sistema de física para retratar el sonido de los disparos; se trata de toda una experiencia audiovisual que estremece los sentidos cuando sientes el caliente plomo del enemigo pasar a milímetros de la cabeza o, en su defecto, cuando los disparos están a centímetros. Por último, encontramos una mecánica novedosa que ancla tu arma a ciertas superficies, la cual, brinda un dinamismo sin precedentes para la franquicia.

La mecánica de anclar el arma funciona como una especie de pivote, con la cual puedes tomar una breve pausa para mover el arma y escanear el terreno de combate. Dicha función, combinada con la dificultad del juego en Veterano, convierte a esta experiencia en un tema táctico. Sobre lo anterior, siempre he considerado que la dificultad de este tipo de juegos en realidad no representa un reto digno pues, al final, el juego se transforma en un juego Whac-A-Mole glorificado, donde la única dificultad es saber agacharse en el momento preciso. Aunque exagero un poco, en esta ocasión en verdad disfruté la dificultad Veterano (también se ofrece una llamada Realista) porque la experiencia tomó una cadencia un poco menos acelerada, más táctica, la cual me permitió emplear dicha mecánica en prácticamente todos los escenarios de combate la cual, al mismo tiempo, ve su intensidad aumentada gracias al gran logro técnico.

"Call of Duty: Modern Warfare es un intento aceptable por regresar a las raíces"

De esta forma, la campaña de Call of Duty: Modern Warfare es un intento aceptable por regresar a las raíces de las series, desafortunadamente, se queda corto cuando se compara con la obra original que toma como inspiración, pues cuenta con muy pocos momentos realmente memorables, además de que es sumamente corta. Por otro lado, es un esfuerzo un tanto confuso pues termina con una función diferente a un reboot que la cataloga más como una precuela, lo cual nos hace esperar por futuras entregas para finalmente comprobar el calibre del juego como reboot.

Así llegamos al componente multiujugador de Call of Duty: Modern Warfare, el cual es una amalgama sólida de modalidades, armas y opciones para disfrutar en línea. El primero de estos modos es el clásico multijugador, el cual mantiene todas las fortalezas y los vicios que la franquicia ha mantenido encima de sus hombros durante más de una década. Durante esta aventura, los fanáticos de la serie se sentirán en casa pues el ritmo de juego da una impresión de que regresa a sus raíces gracias a una combinación elementos clásicos como lo son killstreaks, perks y un timo-to-kill relativamente bajo, el cual contrasta con la elección que vimos hace 12 meses en Black Ops 4.

Sobre la experiencia de juego (sobre todo en las modalidades con menor énfasis táctico como Cyber Attack, una reimaginación de Search and Destoy y las reglas de Realismo), es donde se puede vivir toda la intensidad de Call of Duty, es decir, el juego de agilidad y reflejos con armamentos de alto calibre que alimenta una euforia sumamente adictiva. Desafortunadamente, la experiencia se ve entorpecida por los vicios y el sistema anticuado de Killstreaks. Verás, estos artefactos que obtienes con tu desempeño se sienten en contra de los Field Upgrades pues estos tienden a fomentar el trabajo en equipo a menor escala, el cual contrasta con la magnitud destructiva de los Killstreaks, el cual elimina todo semblante de balance y otorga más poder a los jugadores que ya son los mejores.

"El juego de agilidad y reflejos con armamentos de alto calibre"

Fuera de lo anterior, también existen modalidades adicionales como una batalla a gran escala donde participan decenas de jugadores, el cual brinda un estilo de juego diferente al resto de la experiencia el cual lamentablemente se ve entorpecido por la importancia en los objetivo y recompensa en gran medida a los que deciden permanecen estacionarios; campers, algunos les llaman así. En consecuencia, lo que pueden ser modos de juegos atractivos terminan por no serlo gracias a errores de diseño de los mapas y la importante carga visual de los escenarios, los cuales ofuscan a los personajes (y esto fomenta el campismo).

Además, para contrastar también encontramos modos de 4 jugadores, 2 por equipo, donde las reglas de progresión son tiradas por la ventana para ofrecer un estilo de juego pausado y lleno de tensión dramático; todo lo opuesto a esta gran franquicia. Es durante estos enfrentamientos donde puedes experimentar nuevos niveles de adrenalina cuando sales victorioso de una escaramuza donde te encontrabas con todas las de perder. Gunfight, como se llama esta modalidad, es un experimento que desentona completamente con la identidad de la franquicia, pero, afortunadamente, brilla entre el mar de modos por ofrecer un reto diferente, balanceado y bien pensado.

Por último, dentro de esta amalgama de modalidades encontramos Spec Ops, un servicio cooperativo que es mejor superar con amigos que con desconocidos aleatorios. Dicho modo se trata de partidas con ciertas reglas donde tendrás que pelear por sobrevivir oleadas de enemigos que gradualmente aumentan su dificultad, al mismo tiempo que cumples una limitada gama de objetivos.

Spec Ops también se puede considerar como un puente narrativo, pues dentro de este modo se arrojan algunos objetivos que están relacionados con la modalidad de campaña, así que, de cierta forma, es un elemento obligado dentro de la experiencia de Call of Duty: Modern Warfare que, afortunadamente, se juegan bien a pesar de su simpleza y limitaciones. Specs Ops es un modo divertido que será del agrado de la gran mayoría de jugadores. Lo único que lamentamos es no poder probar el modo exclusivo de PlayStation 4, el cual, todo indica que nunca lo probaremos pues se trata de una exclusiva temporal de 1 año. Para cuando eso termina, ya estaremos en la siguiente iteración de la franquicia.

Para concluir, Call of Duty: Modern Warfare es una sólida amalgama de modalidades para 1 jugador y en línea que, definitivamente, dejará satisfechos a los fanáticos decepcionados por la dirección que tomó la franquicia el año pasado. Tiene una campaña de gran impacto, el cual tiene el problema de ser demasiado pretenciosa para su propio beneficio y, sobre el multijugador, es una experiencia de alto impacto que dejará felices a los fanáticos; desafortunadamente mantiene ciertos pecados de diseño que, para esta altura, se sienten totalmente anticuados. A pesar de lo anterior, Call of Duty: Modern Warfare es una apuesta segura por donde lo quieras ver, pues contiene la trifecta que esperan los aficionados de la serie, aunque, para este año, no brilla con tanta fuerza con en pasados.

¿QUÉ TE PARECIÓ Call of Duty: Modern Warfare

?

3 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

3 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

9.7

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos