Review

Biomutant

Mejor que se acabe el mundo
LEVELUP 5.8 Muy malo

PROS:

Un bello mundo abierto

Sistema de clases variado y entretenido

Posibilidad de crear tus propias armas con chatarra

Dirección de arte con personalidad

CONS:

Historia mediocre pese a su buen mensaje

Diálogos repetitivos y sin alma

Combate con potencial, pero sin peso

Conflicto de facciones desaprovechado

Anticuado diseño de misiones

Promete libertad, pero las misiones son lineales

Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros

Los RPG de mundo abierto son un género que se ha popularizado en los últimos años y por una buena razón: cumplen con la promesa de volvernos héroes (o antihéroes) que viven en un mundo que sólo ellos pueden salvar. Desafortunadamente, es realmente complejo por todos los sistemas que deben estar bien aplicados para funcionar.

Al ser un género tan ambicioso, suele llamar la atención cuando un desarrollador decide incursionar en él. En especial, cuando deciden que un juego de mundo abierto sea su primer proyecto. Justo eso pasó con Experiment 101, un nuevo estudio que hace años llamó la atención del mundo al revelar Biomutant, un RPG lleno de peludas criaturas y grandes ambiciones.

¿Este nuevo equipo logró crear una aventura memorable o es un tropiezo monumental que debió apuntar hacia otra dirección? La respuesta es compleja, pero de una vez te digo que mejor vayas bajando tus niveles de hype.

A simple vista, Biomutant muestra una influencia clara de juegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Horizon Zero Dawn. Tiene un mundo abierto precioso, el cual tiene biomas variados; muchas cosas ocultas; un montón de enemigos a vencer y una buena cantidad de misiones a completar. Desafortunadamente, a diferencia de los juegos que está inspirado, tiene una falta de pulido y dirección que le pasa factura.

Con eso creo que ya di una buena visión general del juego, por lo que ahora voy a ir por partes para desmenuzar sus diferentes elementos. Al ser un RPG de mundo abierto está compuesto por varios sistemas y creo que así será más claro qué hace bien y cuáles son las cosas en las que nos queda a deber.

Primero vamos con la historia y los elementos RPG relacionados con ella. En Biomutant tomarás el control de una pequeña criatura peluda que perdió la mayoría de sus recuerdos y sólo se dedica a sobrevivir. Un día, por cuestiones del destino, encontrarás a un viejo conocido que te hará ver que el destino del mundo está en tus manos. Con esta enorme responsabilidad saldrás a una tierra a la que no le queda mucho tiempo y la cual está envuelta en una guerra entre facciones. ¿Salvarás el mundo o lo dejarás perecer? Tu podrás decidir.

Suena prometedor, ¿verdad? Tristemente, falla en elementos clave de los RPG como para funcionar de forma satisfactoria. En primera tenemos que sus diálogos son pobres y la toma de decisiones limitada. También tenemos que las perspectivas de cada una de las 6 facciones resultan ser plantas y binarias. ¡Estamos hablando sobre el fin del mundo, maldita sea! En una situación así nos encontramos ante preguntas complejas sobre moralidad y la condición humana, pero Biomutant no se atreve a desarrollarlas.

Además, en algunas ocasiones tus decisiones carecerán de verdaderas consecuencias y sentirás como si todo estuviera ya escrito en el destino.

Por ejemplo, en mi segunda vuelta por Biomutant me volví aliado con una facción que quiere dejar morir al mundo y conquistar al resto de aldeas (lo mismo que opinan otras 2). Algo así como un culto suicida conformado por los peores genocidas que te puedes imaginar. A la mitad de mi camino se me notificó que las otras tribus se habían rendido y el líder de mi facción me dio una elección: dejar que se unan a nosotros o ir por lo que él prefería: acabar con todos. Decidí dejar de luchar. ¿Cómo reaccionó este asesino? Se decepcionó y ya. Dudo mucho que un despiadado líder de un grupo asesino perdonaría tan fácil algo que se puede interpretar como alta traición, pero en mi caso no hubo consecuencias.

Detalles como ese hacen que las decisiones que tomas se sientan insignificantes, un pecado capital en un RPG que promete libertad. Si, me deja elegir si quiero ser ángel o el mismo demonio, pero ninguno de los 2 extremos se aprovecha o tiene consecuencias. Al final, sentí que mis decisiones sólo sirvieron para alimentar su sistema de karma, el cual determina el tipo de habilidades que puedes desbloquear y cambia la forma en la que algunos personajes te hablan. También hay diferencias en la historia, pero como la mayoría de los objetivos son similares, no se siente una gran diferencia.

La historia también falla en tratar sus temas de una forma madura e interesante. Su mundo vive una situación precaria por culpa de una explotación desmedida con fines monetarios. Se trata de un tema relevante para una realidad donde la industria de la producción infinita está acabando con recursos naturales finitos. Tristemente, son temas que Biomutant únicamente toca superficialmente, por lo que existen como una especie de máscara con la que oculta que no tiene nada que decir.

"Tiene una falta de pulido y dirección que le pasa factura"

Todo lo anterior resulta especialmente decepcionante cuando prestamos atención al mundo de Biomutant y lo bien construido que está. Experiment 101 logró crear un universo creíble y el cual pasa por una devastación que se antoja como una verdadera posibilidad en nuestra realidad. Además, por varias partes esconde pistas que te dejan conocer más sobre lo que sucedió, así que la exploración está bien recompensada.

Aprovecho que hablo sobre la exploración para decir que es buena, pero a secas. El mundo de Biomutant es salvaje y lleno de personalidad. Al explorarlo pasarás por diferentes biomas y habrá algunos tan hostiles que incluso necesitarás equipamiento especial para sobrevivir. También contarás con la ayuda de diferentes monturas y herramientas que serán clave para ser más veloz. En general, la exploración logra entregar una verdadera sensación de aventura y ese es uno de los principales logros de Biomutant.

Ahora toca hablar sobre otra área de oportunidad desperdiciada de Biomutant: el combate. Me dejó con un amargo sabor de boca ya que tiene muchísimo potencial que se desperdicia por una mala implementación. Verás, en Biomutant hay un sistema de clases muy bien implementado, ya que logra que cada una se sienta diferente. El problema es que todo esto importa poco cuando el combate se siente sin peso. Puedes golpear fuertemente a tus enemigos, pero muchas veces estos se quedan inmóviles como si nada pasara. Al final, lo que podría ser un sistema de combate variado y frenético, se convierte en una serie de botonazos sin mucha emoción.

Es triste que el combate se quedara tan corto cuando tenía muchos elementos para triunfar. Las clases, habilidades y progresión de Biomutant están bien diseñadas para que sientas que poco a poco te conviertes en un maestro del kung fu animal. Tienes una variedad de combos cuerpo a cuerpo, diferentes clases de pistolas; habilidades especiales ligadas con la radioactividad y hasta poderes psíquicos como levitar o sacar un puño del piso para golpear. Hasta puedes crear armas con la chatarra que encuentres en tu camino, lo que permite que tengas una relación personal con ellas. Lamentablemente, se desaprovecha por completo algo con un enorme potencial.

El sistema de crafteo es sencillo, pero con personalidad
El sistema de crafteo es sencillo, pero con personalidad

Hay otro problema enorme: un diseño de misiones anticuado y aburrido. La gran mayoría están diseñadas como encargos de mandadero que te obligarán a ir a un punto lejano del mapa o pasar un pequeño calabozo lleno de enemigos y con acertijos tontos que solo son emparejar colores. También habrá ocasiones en las que deberás conquistar puestos de control de otras facciones, pero su diseño es simplón y con pocas ideas interesantes. Algo similar vemos en las misiones secundarias, que son fetch quest con justificaciones tan insignificantes como encontrar todos los destapacaños de un pueblo abandonado sólo porque sí o buscar a un peluquero porque alguien criticó tu pelaje.

En el apartado visual, Biomutant es un juego que luce bien, sin representar un antes y un después para la industria. Lo que consentirá a tu pupila son sus hermosos paisajes que están repletos con vida y colores que destacan si lo juegas en una pantalla con HDR. Las animaciones están lejos de ser sorprendentes, pero están bien logradas y son suficientes.

Tampoco puedo decir que cumpla con altos estándares de calidad. Biomutant es más bien una producción de presupuesto mediano hecho por un equipo de 20 personas y algunos sacrificios se tuvieron que hacer. Por ejemplo, Biomutant carece de actores de voz tradicionales, los animales que encuentras en tu camino hablan en su propio idioma y un narrador ―a quien le da voz el mismísimo David Shaw Parker― será el encargado de explicarte qué te están diciendo. Es una solución astuta a un problema de presupuesto, pero termina desesperando tener que escuchar los rugidos del animal para después ver qué te quiso decir. Por eso las conversaciones son lentas y tediosas.

Por último, tenemos el pulido de la experiencia. En mis primeras horas con Biomutant tuve un montón de problemas (jugando la versión para PS4 Pro en un PS5) como crasheos y un efecto que hacía que parte de la pantalla se pusiera en neegro. Afortunadamente, Experiment 1010 lanzó un parche que arregló estos problemas y desde entonces el juego sólo se me cerró una vez (en la batalla final, por cierto). Así pues, creo que no te tendrás que preocupar mucho por esto, siempre y cuando instales las actualizaciones.

Biomutant en Imágenes

Mejor que se acabe el mundo

Creo que un vicio del gaming moderno es que muchos desarrolladores se han olvidado de diseñar videojuegos. En lugar de buscar soluciones astutas a los problemas provocados por las limitaciones, sólo se implementan sistemas estandarizados porque se puede. Esto es algo que hace que proyectos como Biomutant sufran problemas que podrían evitarse.

Es claro que Biomutant es un RPG de mundo abierto que carece de un presupuesto enorme como las grandes producciones AAA del género. El problema no es ese, sino que la visión de Experiment 101 fue apuntar hacia la luna y planear un proyecto más ambicioso de lo que debería.

Al morder más de lo que podía masticar, el estudio entregó un juego mediocre que, como RPG, es simplemente malo. Con esto se tira a la basura el enorme esfuerzo que debió ser crear un mundo abierto tan bonito y una dirección de arte con buenas ideas. Por esto me temo que, al final del día pasará sin pena ni gloria.

Ahora, si decides darle una oportunidad a Biomutant tampoco creas que la vas a pasar terrible. Es un juego funcional y no me sorprendería que se gane varios fans. Lo jugué por poco más de 30 horas y no la pase mal. Lamentablemente, el sol no se puede tapar con un dedo y eso es insuficiente como para ocultar sus múltiples fallos.

Biomutant saldrá a la venta eel 25 dee mayo en PlayStation 4, Xbox One y PC. Sigue este enlace para ver más noticias relacionadas con él.

¿QUÉ TE PARECIÓ Biomutant

?

4 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

4 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

4.8

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos