Review

Captain Toad: Treasure Tracker

Un asombroso rompecabezas interactivo
LEVELUP 8.8 Muy bueno

PROS:

Excelente diseño de niveles y rompecabezas visuales

Afortunada mezcla entre las mejores mecánicas de 3D World y propuestas nuevas

Interesantes retos y objetivos extra

Buena cantidad de contenido a pesar de ser breve

CONS:

Falta variedad en jefes

Los niveles 3D World se sienten vacíos

Captain Toad: Treasure Tracker es la última propuesta de plataformas de Nintendo, derivada de los niveles especiales de Super Mario 3D World en los que manejas a Toad, quien se caracteriza por no poder saltar. Se trata de un juego con un excelente diseño de niveles, variedad, ingenio, buena cantidad de contenido y una continuación divertida y, en muchas ocasiones asombrosa, del espíritu de 3D World que constituye una pequeña obra maestra de las plataformas.

Una pequeña obra maestra de las plataformas

Como conviene a un juego de plataformas, Treasure Tracker no tiene una trama complicada: un pajarraco con turbante llamado Wingo rapta a Toadette. Captain Toad se embarca en un largo viaje para tratar de rescatarla, aunque después la trama se complica más y más a lo largo de 3 episodios. Eventualmente, tu misión tendrá fines más amplios e incluso podrás manejar a Toadette. El principal objetivo es recolectar estrellas, que marcan el final de nivel o meta, y diamantes, que sirven para desbloquear niveles.

En Captain Toad los niveles son esencialmente pequeñas maquetas tridimensionales que puedes contemplar desde diversos ángulos. Debido a que es imposible saltar, la experiencia implica explorar ambientes para encontrar caminos secretos, elevaciones, plataformas móviles y otros elementos que te permitan continuar tu camino. El juego está animado por un sentido de búsqueda y aventura ligero, pero minucioso (Captain Toad es una especie de arqueólogo cazatesoros estilo Indiana Jones), al mismo tiempo que de estrategia, pues tu personaje es prácticamente indefenso; excepto por los nabos y las cebollas tipo Super Mario Bros. 2, que ocasionalmente puedes lanzar, necesitas poner una atención extrema a todos los detalles del nivel y nunca hacer cosas sin pensar.

El diseño de niveles es fenomenal. Básicamente deriva de Super Mario 3D World, pero en lugar de sentirse como un mero reciclaje, retoma los mejores elementos y concentra su efecto en una serie de niveles breve y excelentemente pensada. Regresan ambientes familiares: escenas fáciles de pasto, playas, desiertos, casas fantasma, escenarios tóxicos llenos de plantas carnívoras, infernales laberintos de pipas, montañas y cajas parpadeantes estilo Mario Galaxy. Sin embargo, también hay algunas propuestas propias: bosques encantados, palacios de Las mil y una noches, cavernas subterráneas y mundos abstractos hechos de cajas giratorias. También hay homenajes inesperados a títulos del pasado que lucen tan bien que debieron estar incluidos en Super Mario 3D World, y que quedarían muy bien en una posible secuela.

Exquisitos niveles
Exquisitos niveles

En mecánicas, también vemos una mezcla afortunada entre lo nuevo y lo viejo. Elementos como la cereza doble, que duplica tus personajes y permite hacer niveles en acción paralela, regresan para retorcer tu cerebro. Vuelven las rueditas giratorias, las donitas que se caen cuando las pisas, los cuadritos que avanzan como orugas, las megapipas multidireccionales, los switches, etcétera. También introdujeron otras mecánicas con acierto: poleas giratorias que cambian la perspectiva de los escenarios, un ítem que se parece al martillo de Donkey Kong y que permite romper bloques por períodos limitados, múltiples pisos que se rompen y muchos más. En general, el centro no es el personaje que tiene movilidad limitada, sino la interactividad con el escenario y su transformación. En ese sentido, el título hace honor a su inspiración en el cubo Rubik.

La interacción con los enemigos es interesante, pues no sólo son un obstáculo, sino una clave para terminar los niveles. El ejemplo más claro son los Bullet Bill, que muchas veces ocupan plataformas móviles que puedes redirigir para ayudarte a romper bloques y obstáculos; otro ejemplo son los Spikes, que cuando arrojan bolas con picos son útiles para escalar subibajas; y los Conkdor pueden abrir pasajes secretos. Lo anterior no implica que el combate no sea importante: los enfrentamientos con los Hammer Bros. y los Magikoopas a veces te dejarán las manos frías por los riesgos que implican, en especial cuando ocurren en complejos ambientes móviles en los que hay que combinar evasión con ataque.

¡Avanza!
¡Avanza!

Quizá lo único que falta es variedad en los jefes, que prácticamente se reducen al gigantesco Draggadon, en cuyos niveles te arrojan bolas de fuego mientras buscas cobertura, y Wingo, que utiliza el viento de sus alas como devastadora arma para impedirte avanzar. Por supuesto hay otras sorpresas, pero en general, se echa de menos la presencia de más diseños o dinámicas de jefes, pues se trata de un título prácticamente sin combate.

Además de la cacería de diamantes y estrellas, el juego te presenta retos personalizados en cada escenario para terminarlos por completo: recolectar cierta cantidad de monedas, utilizar un número de toques para los bloques móviles, recolectar vidas extra u hongos dorados, no recibir daño, vencer a todos los enemigos o no vencer a ninguno, etcétera. La suma de estas condiciones más los 3 diamantes mínimos garantiza algo de longevidad al título, además de que otorga una gran variedad en objetivos que lo vuelven divertido e interesante, pues cada uno está pensado específicamente para explotar la dificultad de la escena.

Uno de mis temores al comenzar a jugar era que el contenido fuera escaso o mínimo, pero es aceptable: hay 3 episodios aproximadamente con 20 niveles cada uno, además de niveles extra de Super Mario 3D World a los que puedes acceder, ya sea con datos guardados de este juego en tu consola o con una buena cantidad de diamantes y retos terminados. Estos últimos niveles son curiosos, pero sin sus power-ups y al retirar los elementos que impiden terminarlos sin saltar se sienten vacíos. De cualquier manera, se trata de un buen bonus que puede extender la vida de esta humilde propuesta de plataformas.

Captain Toad es un exquisito encore a la genialidad de Super Mario 3D World. Es un diminuto plataformero gourmet que ofrecerá al conocedor una experiencia única, aunque su degustación dure poco. Se trata de una miniatura excelente, con un diseño superior al de decenas de títulos retro recientes, que carecen de innovación, complejidad o riesgo. En resumen, es un ejercicio de excelencia por parte de Nintendo EAD Tokyo Group No. 2 que nos deja deseando más de 3D World y de su peculiar propuesta. Recomendado.

¿QUÉ TE PARECIÓ Captain Toad: Treasure Tracker

?

20 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

20 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

8.7

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos