La historia detrás de Bully

Lejos de pandillas y grandes ciudades


Editorial: Gaming / Facebook / Twitter / YouTube / Instagram / Noticias / Discord / Foros

Si un estudio es experto tratando temas delicados y creando controversia, ese es Rockstar Games. Por eso, cuando anunció que en su próximo juego nos llevaría al patio de una escuela, lo más natural para medios, legisladores y activistas fue levantar la voz, creando una de las controversias más históricas que la industria ha visto. Ese juego es Bully, y hoy veremos su historia.

En 2002, la compañía dueña de Rockstar Games, Take Two Interactive, adquirió Barking Dog Studios por 3 millones de dólares. Un año más tarde cambió su nombre a Rockstar Vancouver, y se puso en marcha el desarrollo de su primer proyecto: un nuevo juego de la franquicia Spec Ops que, lamentablemente, fue cancelado sin explicación.

Al mismo tiempo, el equipo trabajaba en otro juego, y para ayudar a moldearlo Rockstar acudió a Mike Skupa, un joven desarrollador que había trabajado con el estudio en sus días como Barking Dog y que tenía en su currículum el desarrollo de Bloodlines, Jackie Chan Stunt Man y Hulk. Skupa se unió a las filas de Rockstar Vancouver como diseñador. Como dato curioso, después de trabajar en Bully y Max Payne 3 con Rockstar, este diseñador ayudó a crear Sleeping Dogs.

Este nuevo proyecto se enfocaba en la experiencia de estar en la secundaria, con elementos que hicieran la experiencia entretenida, disparatada y dramática. Todos los miembros del equipo aportaron sus experiencias de vida de esa época, lo que aportó variedad, pero también conflictos respecto a la dirección del juego, pues para algunos la secundaria había sido tranquila y feliz, y para otros, algo caótico. Todo formó parte de la historia escrita por Jacob Krakup y Dan Houser, uno de los fundadores de Rockstar. El título se llamaría Bully, y en él veríamos la vida escolar de Jimmy Hopkins, un estudiante problemático, quien, contrario a lo que el título sugiere, intenta sobrevivir en Bullworth Academy sin caer víctima de los abusivos de la escuela.

Durante el desarrollo, Rockstar lanzó Grand Theft Auto: San Andreas con tremendo éxito, por lo que el estándar de calidad aumentó dentro del estudio. Fue entonces cuando comenzaron los conflictos entre los cuarteles generales de Rockstar en Nueva York y el equipo de Vancouver. Según Mike Skupa, el mando de Rockstar reasignaba el talento de Bully a otros proyectos y contrataba personal nuevo para Vancouver. Esto significaba poner al día a los novatos o a los que regresaban de ayudar en otro juego. Skupa también comentó que las expectativas de Rockstar eran muy altas. Cada vez que mostraba avances, Rockstar le pedía cambios que requerían muchísimo trabajo o que no estaban del todo alineados con la visión del título. Esta situación impedía cumplir con los plazos de entrega que imponía Rockstar, lo cual obligó a los miembros del equipo a trabajar semanas de 80 horas; el doble de lo regular. La tensión entre Vancouver y Nueva York era constante, pues, aunque el equipo de Skupa estaba haciendo su mejor esfuerzo para terminar Bully, muchas veces temieron la cancelación.

A pesar de todo, el desarrolló avanzó, y para hacer el juego único, se crearon mecánicas relacionadas con la temática y el entorno donde se desarrollaba la historia, como tomar clases para aumentar las habilidades de Jimmy, lo que significaba mejorar su capacidad para salir de problemas por medio de diálogos, mejorar su arsenal y apariencia, entre otras cosas. También se crearon decenas de minijuegos, pero eran tantos, que algunos quedaron fuera. La personalidad y apariencia que Rockstar Vancouver estaba dando a Bully dejó de ser caricaturesca y empezó a parecerse más a Grand Theft Auto: San Andreas, con controles e interfaz similares.

"Sin saber absolutamente nada de la historia... lo llamó simulador de Columbine"

En mayo de 2005 Bully fue revelado a la prensa como un juego sobre un joven de secundaria, y en E3 Rockstar mostró algunas imágenes de Jimmy golpeando a otros estudiantes. Esto, sumado al título del juego, trajo una ola de prensa negativa, lo que añadió otro nivel de dificultad al desarrollo. Varios activistas y campañas contra el abuso en las escuelas pidieron la cancelación de Bully, y así empezó la historia de Rockstar con Jack Thompson, un abogado que se hizo famoso como un activista en contra de los videojuegos. Sin saber absolutamente nada de la historia, que llevaba a Jimmy a través de una odisea para ponerle un alto a los abusivos en lugar de ser uno de ellos, entre otras cosas, lo llamó simulador de Columbine.

El plan era estrenar Bully en 2005, pero Rockstar decidió posponerlo y publicó el primer trailer en agosto de 2006. En esa ocasión, la controversia volvió en forma de demanda por parte de Thompson, para que Take Two le entregara una copia anticipada y así evaluar si el juego era peligroso al mostrar escenarios replicables en las escuelas. Por supuesto, el objetivo del abogado era censurar y prohibir la venta del juego en el estado de Florida. Take Two otorgó la copia anticipada a petición de un juez, el que terminó permitiendo que se vendiera Bully en Florida, ya que considero que el juego no mostraba más violencia de la que ya era accesible a los jóvenes a través de la televisión. Bully también tuvo problemas en Reino Unido, donde el político Keith Vaz pedía prohibirlo o venderlo con la clasificación de 18 años o más, pero el juego recibió una clasificación Teen para el mercado norteamericano y 15 años para el británico.

El 17 de octubre de 2006 Bully debutó para Playstation 2, y demostró que los juicios negativos eran premeditados. El juego entregaba una experiencia similar a lo que Rockstar hacía, pero tenía su propio encanto, y muy pronto se colocó entre los favoritos de muchos jugadores con más de 1.5 millones de copias.

En marzo de 2008 llegaron al mercado las versiones para Wii y Xbox 360, y también un remaster llamado Bully: Scholarship Edition, edición que llegaría a PC en Octubre del mismo año y que incluía material no visto en la versión original, como misiones, personajes, desbloqueables y clases.

Bully no fue un titán de ventas al nivel de Grand Theft Auto, pero movió suficientes copias para que Rockstar se interesara en crear una secuela. Alguna vez, Dan Houser mencionó que Rockstar Vancouver podría trabajar en Bully 2 después de concluir Max Payne 3, pero aún no hay noticias al respecto, sólo rumores de un prototipo jugable de la secuela. Rockstar sigue haciendo guiños a la comunidad que espera un nuevo juego de Bully, con referencias en GTA Online, Red Dead Redemption 2, pero Dan Houser, uno de sus fans más importantes, dejó la compañía en marzo de 2020, después del lanzamiento del exitoso Red Dead Redemption 2.

La salida de un nuevo juego que nos lleve a vivir las aventuras de un estudiante de universidad, secundaria o cualquier otro nivel educativo es poco probable. Quizá sólo nos quede recordar que, con Bully, Rockstar nos mostró que puede alejarse de las peligrosas pandillas de las grandes ciudades y mostrar un lado irreverente y divertido capaz de permanecer en el gusto de muchos.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos