Review

Pato Box

Una aventura llena de puñetazos, humor y personalidad

LEVELUP

8

Bueno

PROS:

Experiencia con un nivel de desafío justo para todo tipo de jugador

Memorables y divertidas batallas contra jefes

Buena construcción de mundo logra crear una historia interesante

Experiencia llena de personalidad

Épica banda sonora que te llena de adrenalina

Versión para Switch con todas las actualizaciones de la versión en PC

CONS:

Niveles de exploración divertidos, pero poco desarrollados

Su duración depende en gran medida de su dificultad

La presentación pudo pulirse más al cuidar algunos detalles

La industria de los videojuegos en México apenas está dando sus primeros pasos. Es claro que se encuentra en un punto en el que grandes inversiones para crear producciones AAA se antojan difíciles. No obstante, esto no ha evitado que equipos llenos de talento y pasión decidan buscar métodos alternativos de financiamiento para transformar sus conceptos en realidad.

Uno de los equipos que ha seguido este camino es Bromio, estudio de videojuegos y aplicaciones con sede en Puebla, México. Después del desarrollo de varias apps, este equipo decidió transformar una alocada idea que tuvo César Arminio López Velarde, diseñador del estudio 2Think y amigo de Antonio Gutiérrez, productor y diseñador de Bromio. Su concepto era contar la historia de un pato con cuerpo de humano cuyo entorno está repleto de corrupción, mafia e individuos peligrosos.

<em>Pato Box</em> nunca esconde sus influencias
Pato Box nunca esconde sus influencias

Conseguir presupuesto para una idea tan alocada no es nada sencillo. Es por esto que, en marzo de 2017, meses después de desarrollar esta idea, Bromio lanzó una campaña de recaudación en Kickstarter. El producto que ofrecieron ahí era Pato Box, un videojuego inspirado en Punch-Out!! en el cual los jugadores controlarían a Patobox, un boxeador con rostro de Pato que es traicionado por su principal patrocinador. Esta alocada idea resonó entre la comunidad de gamers mexicanos y del mundo entero y Bromio superó su meta de recaudación.

En los últimos años los proyectos de Kickstarter han dejado de ser vistos con la misma buena fe que antes y en realidad es difícil culpar a la comunidad por esto. Después de todo, las grandes decepciones no han faltado en esta plataforma. Por eso, pese a las buenas intenciones y transparencia con la que trabajó Bromio, no dejaron de haber dudas sobre el proyecto.

Ahora, después de un año del inicio de su campaña en Kickstarter, Pato Box está disponible en PC y Nintendo Switch, por lo que la gente ya puede probarlo y saber si cumplió con lo prometió. Después de jugar y terminar su versión para Switch puedo decir que sí lo hizo; sin embargo, mentiría si dijera que se trata de una experiencia sin problemas o tropiezos.

Buscando Venganza

En Pato Box seguimos a Patobox (también conocido como Primo) un boxeador con cabeza de pato que estaba en la cima del mundo del box. No obstante, todo cambia cuando alguien pone una sustancia misteriosa en su bebida, lo que provoca que se sienta mareado y caiga derrotado en un importante combate. Después es acuchillado y abandonado en un callejón abandonado. Por fortuna, Patobox es salvado y una vez que se recupera decide que es necesario encontrar al culpable y cobrar venganza. Lo única respuesta lógica para Patobox es que alguien dentro de Deathflock, la compañía que lo patrocina, era el responsable. Así pues, decide visitar el edificio corporativo que en algún momento fue su hogar para encontrar respuestas y descubrir una operación llena de corrupción.

"La historia de Pato Box es interesante y entretenida, pero en ningún momento se siente como el eje central del juego"

La historia de Pato Box es interesante y entretenida, pero en ningún momento se siente como el eje central del juego. Es por esto que lo que realmente me llamó la atención es la manera en la que Bromio la cuenta. El estudio aprovecha el aspecto de novela gráfica noir de Pato Box para darnos la sensación de estar leyendo una especia de webcómic por medio de cuadros de diálogo y secuencias animadas muy sencillas.

Además, la construcción de mundo de Pato Box es efectiva y logró que me sintiera inmerso en su historia. Los escenarios de exploración presentan varios detalles que te permiten conocer más sobre los miembros de Deathflock; su personalidad y el tipo de relación que tienen entre ellos. De esta manera dejan de ser simples villanos que te hacen la vida imposible y se trasforman en individuos que, aunque sus acciones son perversas, lo hacen por una buena razón. Tampoco me malinterpretes, esto no evita que vencerlos deje de ser satisfactorio ―después de todo alguien tiene que poner fin a sus fechorías―, pero sí logra que se sientan reales.

Patobox debe derrotar a los miembros de Deathflock para poder cobrar venganza
Patobox debe derrotar a los miembros de Deathflock para poder cobrar venganza

Evolucionando un legado

Al hacer un juego inspirado en Punch-Out!!! un mantra que tuvo que seguir el equipo de Bromio fue el de mantener todo sencillo. Esto significa que en los combates sólo puedes dar golpes bajos; ejecutar puñetazos altos; esquivar hacia la izquierda o la derecha y bloquear. En el caso de los ataques, hay un botón para los puñetazos con el brazo derecho y otros para el izquierdo, mientras que los movimientos evasivos se realizan con la cruz direccional.

"Pato Box es un juego muy desafiante, tanto que dudo que haya muchos capaces de vencer a sus jefes al primer intento"

Las similitudes con Punch-Out!!! no se limitan al control de personajes, puesto que las batallas de Pato Box se sienten muy parecidas a las del juego de Nintendo. A lo que me refiero es que en ambas debemos enfrentar a personajes con una gran personalidad y un estilo de combate que la refleja. Esto significa que ninguna pelea es igual a la anterior y que cada jefe representará un reto diferente.

Para los enfrentamientos contra los jefes de Pato Box, Bromio siguió una filosofía de diseño de 3 pasos. Esto significa que cada uno se divide en 3 fases. En la primera, el enemigo muestra sus movimientos principales y permite que el jugador aprenda a esquivarlo y a detectar los momentos de vulnerabilidad. En la segunda, el enemigo introduce una nueva mecánica de juego que sacude la acción del combate. En la última fase del combate, la dificultad de todo lo presentado previamente aumenta.

Es en la segunda fase donde los combates logran que la personalidad de Pato Box destaque y que ningún combate se sienta igual al anterior. Si bien en la primera etapa todo es muy parecido a Punch-Out!!, en la segunda las mecánicas de combate se expanden al máximo para presentar secciones donde tenemos que preparar una sopa o movernos como si fuera un juego de ritmo. La valentía de Bromio para explorar los límites de lo que ofrece este sistema de combate permite que Pato Box se sienta como una experiencia con sabor único y no como una calca de lo que Nintendo hizo décadas atrás.

Honestamente, el sistema de combate de Pato Box es uno de los que más inmerso me han hecho sentir en mucho tiempo. Cada vez que me enfrentaba a uno de sus jefes me era imposible despegar los ojos de la pantalla y prestar algo de atención al resto del mundo. Tenía que analizar a profundidad cada uno de los movimientos de los enemigos y estar pendiente a cualquier señal auditiva para saber cuándo esquivar tan sólo para encontrar el momento perfecto para atacar y evitar quedar descubierto. Además, vencerlos me pareció realmente gratificante y celebré con felicidad cada una de mis victorias. Con esto, Pato Box demuestra lo intenso y emocionante que se puede convertir un juego cuando sus elementos centrales están bien diseñados.

"Que Bromio decidiera no tomarse su juego muy enserio y en su lugar aprovechar su ridícula premisa para llenarlo de humor me parece una de sus mejores decisiones"

Ahora bien, que sean divertidos no quieren decir que sean fáciles. Pato Box es un juego muy desafiante, tanto que dudo que haya muchos capaces de vencer a sus jefes al primer intento. En verdad tienes que dedicar toda tu concentración y despertar tus sentidos al máximo para tan sólo tener una oportunidad de superar a tus enemigos. Es uno de esos juegos que logran que las manos me comiencen a sudar cada que siento que estoy a punto de vencer al jefe que me ha hecho caer en la lona una y otra vez.

Pato Box también presenta cortos escenarios de exploración que se deben superar antes de llegar a los jefes. En ellos, el jugador se enfrenta a distintos tipos de retos que van desde esquivar cuchillas mientras Patobox va por una banda transportadora o arrojar una silla para golpear trofeos como si se tratara de una partida de boliche. Al igual que las peleas, cada escenario de Pato Box tiene una esencia diferente, tanto que incluso me recordaban un poco a títulos que había jugado antes.

La exploración es un punto importante de <em>Pato Box</em>
La exploración es un punto importante de Pato Box

No todo es perfecto en estas escenas de exploración. De hecho, la mayoría de sus conceptos se sienten poco desarrollados y la realidad es que pudieron ser mucho más significativas. Pese a eso, su rol en el juego es crucial, ya que en ellas se presenta parte de la narrativa y sirven como un descanso entre peleas para evitar abrumar al jugador.

Is this loss?
Is this loss?

En este tipo de escenarios hay escondidos pequeños emblemas llamados Patokens, los cuales no son más que pequeños coleccionables que te permiten desbloquear contenido adicional. Además, vale la pena explorar el mundo de Pato Box a profundidad para encontrar todos los easter eggs que Bromio escondió. Entre ellos hay referencias a memes; guiños a otros juegos: elementos de la cultura popular mexicana e incluso una recreación de una escena de una telenovela de los 90. Que Bromio decidiera no tomarse su juego muy enserio y en su lugar aprovechar la ridícula premisa para llenarlo de humor me parece una de sus mejores decisiones.

Una de las novedades de la versión para Nintendo Switch de Pato Box es que aprovecha las características de los Joy-Con para dejarte boxear con controles de movimiento. Este esquema de control funciona bien, es divertido y con un poco de creatividad se puede usar para jugar en cooperativo. Pese a esto, en realidad mi esquema de control favorito fue el tradicional ya que el otro requería escalar una curva de aprendizaje para alcanzar el nivel necesario para vencer a los jefes. No obstante, estoy seguro de que quienes le dediquen el tiempo suficiente a dominarlo la pasarán bien.

Terminar la historia de Pato Box y encontrar poco menos de la mitad de los Patokens me tomó aproximadamente 8 horas. Dicho esto, el tiempo de juego puede variar mucho dependiendo de lo fácil o difícil que te resulte vencer a cada uno de sus jefes. Además, si decides encontrar todos sus coleccionables y sacas jugo a su modo Arcade ―el cual te permite volver a enfrentar a los jefes para pulir tus habilidades y mejorar tu puntuación― el tiempo de juego se puede extender por unas cuentas horas más.

Presentación que te lleva a las páginas de un cómic

En lo que imagino que fue un homenaje a la idea original de López Velarde de contar la historia de Patobox en una novela gráfica, el equipo de Bromio adoptó un diseño visual inspirado en cómics como Sin City. Es por esto que estamos hablando de un juego cuyo arte de alto contraste lo hace llamar la atención de inmediato. Un estilo gráfico como el de Pato Box puede traer problemas al momento de identificar distintos elementos en pantalla. Dicho esto, Bromio evitó que esto fuera molesto al hacer que los elementos más importantes destaquen con un brillo especial. De esta manera, siempre sabrás cuáles son los objetos con los que puedes interactuar.

Lo verdaderamente exquisito de la presentación de Pato Box es su banda sonora, compuesta por Controvol. La música de Pato Box está claramente influenciada por el synth wave de los 80 y no tiene problemas para transportarnos a esta época. El punto más importante del trabajo de Controvol en esta banda sonora es su uso efectivo de los sintetizadores en capas para crear temas que evolucionan con el progreso del combate. Con esto la música deja de ser un simple acompañante al fondo del juego y se convierte en un protagonista que eleva tu nivel de adrenalina y hace que los combates se sientan más intensos

En el apartado técnico, Pato Box cumple en lo que se espera de él. En mi tiempo de juego no me encontré con ningún bug o error que afectara mi experiencia. Además, sólo hubo una sección especifica en la que hubo una caída de la tasa de cuadros por segundo, pero sólo duró un instante. Además, la versión para Switch del juego está a la par que la versión de PC en cuestiones de contenido, así que incluye la opción para cambiar el texto en pantalla a español.

Mi principal problema con la presentación de Pato Box es que peca de sencilla. Entiendo que se debe en gran medida a razones de presupuesto y decisiones de diseño, pero creo que en Bromio pudieron ser un poco más cuidadosos con la retroalimentación visual. Por ejemplo, en la primera misión, Patobox debe entrar al archivero de Deathflock y para lograrlo es indispensable que evite ser detectado por las cámaras de seguridad. Lo malo es que cuando el sistema de vigilancia detecta al héroe la pantalla sólo se vuelve negra y el jugador regresa al inicio de la sección. Agregar un simple detalle como un signo de exclamación o el efecto de sonido de una alarma hubiera hecho que se sintiera más refinado.

Un indie que vale la pena probar

Pato Box no es un juego perfecto y está lejos de serlo. Lo que sí es es una experiencia que desprende personalidad por cada uno de sus poros. Su sistema de combate es divertido y desafiante; sus personajes son entrañables y su dirección de arte llama la atención. Es un juego que lo tiene todo para llamar la atención del público que disfruta experiencias independientes y entregarles un rato entretenido y memorable.

Además, Pato Box me dejó con un buen sabor de boca y emocionado sobre lo que el futuro le depara a Bromio. Su primer título para consolas y PC muestra que se trata de un equipo de desarrollo que entiende bien cuáles son las bases de un buen juego. No dudo que con más experiencia y apoyo pueda crear algo realmente especial.

Si estás en búsqueda de un juego que te recuerde a las mejores épocas de Punch-Out!!!, debes darle una oportunidad a Pato Box. Como mencioné antes, se trata de una experiencia desafiante y divertida que puede ofrecer muchas horas de diversión. Además, todo el amor que se nota que Bromio puso en crearlo me hace sentir que se quedará como una experiencia memorable para todos los que le den una oportunidad.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos