Quédate en Casa: The Messenger, una difícil aventura más allá de la nostalgia

El camino del ninja no debe ser juzgado por su portada


Poco a poco el panorama se vuelve más favorable, si seguimos las indicaciones pronto los índices de contagio irán en decadencia y el COVID-19 se convertirá en un mal recuerdo. Mientras seguimos las normas cautelares y mantenemos resguardo en casa, una de las mejores opciones es pasar un buen rato en compañía de los videojuegos. Por esta razón seguiremos con nuestra sección Quédate en casa, en la que diariamente el equipo de LEVEL UP te daremos algunos de los juegos que puedes probar durante el resto de la cuarentena. Esta semana Mardokeo Galván nos introdujo a la brutalidad de Darksiders. Por otro lado, Pedro Cesari nos compartió un gran RPG lanzado para PlayStation, me refiero a Chrono Cross. Finalmente, para que entres en calor mientras esperas la secuela, Víctor Rosas nos introdujo al trágico mundo de The Last of Us.

Para esta recomendación me gustaría hablarles de un juego que no había tenido la oportunidad de probar hasta su llegada al repositorio de Epic Games, me refiero al juego independiente The Messenger. Este título al puro estilo Metroidvania fue uno más de la larga lista de juegos gratuitos que la plataforma de Epic Games ha regalado de forma constante. La verdad, decidí jugar The Messenger por mera curiosidad pero debo ser honesto, me arrepiento de no comprarlo desde su salida en 2018.

The Messenger, desarrollado por Sabotage Studio y distribuido por Devolver Digital es una aventura 2D que a primera vista no sorprende. De hecho, hasta podría clasificarse como otro título independiente con apariencia 8bitera que busca mover fibras en los veteranos a partir de la nostalgia. Esta etiqueta no puede estar más equivocada y no debería ser la carta de presentación de este gran juego.

Antes de darles mis razones para jugar The Messenger, vale la pena introducirlos a su historia. Nuestro protagonista, un joven ninja, vive acompañado de sus compañeros en una pequeña aldea donde aprenden las artes silenciosas del ninjitsu. Este grupo de personas son los únicos seres humanos sobrevivientes sobre la faz de la tierra y se preparan para enfrentar la armada de demonios que amenaza con borrar todo resto de humanidad. La leyenda cuenta que cuando esto pase, el héroe del oeste llegará para protegerlos de dicho ejército. Como es de esperarse, todo se cumple justo cuando el joven ninja comienza a cuestionarse su razón de existir y si vale la pena tantas horas de entrenamiento. Después de conocer al héroe del oeste, el joven ninja recibe la tarea de llevar un pergamino hasta el pico de la montaña más alta, a partir de este momento, nuestro héroe se convertirá en el mensajero y el destino de la humanidad caerá sobre sus hombros.

La historia puede no ser muy profunda pero se torna más interesante mientras avanzamos y conocemos el resto de personajes. Sobre todo porque durante nuestro recorrido habrá mucho humor y chistes ingeniosos a través de diálogos en pantalla. Por ejemplo, cuando charlemos con el vendedor de la misteriosa tienda que encontraremos durante toda nuestra aventura o los mensajes burlones del demonio Quarble, que nos hará regresar de la muerte a cambio de algunos cristales. Esta última situación se repetirá una y otra vez gracias a la alta dificultad del juego.

Que sea tan difícil no es casualidad y se puede intuir por su gran parecido con Ninja Gaiden, que al mismo tiempo se puede considerar un homenaje. The Messenger exige ser preciso y estar atento a todo lo que ocurre en pantalla. Si te descuidas, será inevitable que caigas a un precipicio o una bola de fuego acabe con tu vida. La diferencia radica en que, esta vez, no tendrás que preocuparte por vidas o continuaciones. No hay problema si mueres 1 o 1000 veces, existen checkpoints que te harán la vida más fácil y no tengas que repetir todo desde el principio.

A lo largo de nuestro camino iremos recolectando cristales temporales que podremos intercambiar por mejoras en un sencillo diagrama de habilidades. De esta forma podremos lanzar estrellas ninjas o tendremos la capacidad de soportar más daño entre otras bondades. Pero esto no es lo único que nos ayudará a cumplir nuestra tarea como mensajero, de forma progresiva iremos consiguiendo equipo adicional como un gancho que nos permite aferrarnos a objetos para ganar impulso y un traje de ardilla voladora para aprovechar las corrientes de aire y flotar encima del precipicio. Estas acciones marcan la diferencia a la hora de jugar ya que todo se vuelve muy dinámico, un ejemplo es la capacidad de destruir proyectiles para ganar un salto extra. Así podemos convertir los ataques enemigos en un recurso a nuestro favor.

Visualmente es algo engañoso, podríamos decir que retoma el estilo retro de siempre, sin embargo, después de avanzar unas horas y encontrar un punto clave, The Messenger tiene una evolución única, que oscila entre los 8 y 16 bits. Este cambio involucra el estilo gráfico y también el soundtrack que corre a cargo de Rainbowdragoneyes . Sobre el apartado sonoro podemos decir que es muy bueno, los temas al estilo chiptune son muy movidos.

El cambio entre 8 y 16 bits resulta muy original
El cambio entre 8 y 16 bits resulta muy original

Me gustaría insistir en el apartado gráfico, no solo cumple el objetivo de ofrecer dos perspectivas, más bien se explota como un recurso en el mismo desarrollo del juego. Y es que, a través de portales, podremos pasar de una dimensión a otra para resolver acertijos o encontrar cosas que el otro lado no existen. Estos saltos temporales se combinan a la perfección de manera inteligente y divertida.

También vale la penar reconocer la satisfacción que provoca el juego al superar etapas muy difíciles. Es algo similar a lo que ocurre con Battletoads o Mega Man X, sin el estrés de repetir un nivel por completo. Me parece adecuado ya que, a estas alturas, si la experiencia de juego llega al límite de la frustración puede provocar que inevitablemente, muchos jugadores abandonen The Messenger de manera temprana. Eso sería una lástima, ya que se estarían perdiendo de una gran aventura que deja un muy buen sabor de boca con detalles muy cuidados como las batallas con los jefes de nivel, que además de carismáticos, te darán grandes dosis de acción.

The Messenger es un gran ejemplo de un juego que apuesta por la nostalgia pero va más allá y convence por sus características únicas. Terminarlo te tomará cerca de 10 horas, sin embargo, encontrar todos los secretos puede extender la aventura un poco más, eso, sin contar las inminentes muertes que sucederán hasta que te aprendas el patrón de los enemigos y plataformas en escenario. Además, tendrás a tu disposición de manera gratuita el contenido descargable Picnic Panic, con 3 niveles y mucho contenido adicional. Si te interesa, puedes adquirir The Messenger en PC a través de Epic Games y Steam, además de la versión deSwitch y PlayStation 4.

Las batallas con los jefes son muy divertidas
Las batallas con los jefes son muy divertidas

No olvides visitar nuestra sección llena de recomendaciones. A continuación te dejamos algunos títulos que no debes dejar pasar y puedes jugar durante esta cuarentena:

Mardokeo Galván ― INSIDE, un siniestro viaje al individualismo
Pedro Cesari ― Hitman, la incomprendida misión del Agente 47
Luis Sánchez ― Age of Empires 2, el inmortal de estrategia en tiempo real
Daniel Laguna ― Shin Megami Tensei, una franquicia de culto que debes conocer
Víctor Rosas ― R4: Ridge Racer Type 4, el glorioso final de una gran época
Fernando Salinas ― Final Fantasy IX, un clásico de Square que vale la pena recordar

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos