Quédate en casa: Braid y el castillo hecho con las arenas del tiempo

En ocasiones hace falta más que regresar al pasado para enmendar los errores


Luego de varias semanas de aislamiento social, es normal que el mundo quiera regresar a la normalidad. Aunque en diversos países las medidas para prevenir los contagios ya se están aligerando, te recomendamos quedarte en casa a menos que sea realmente necesario salir a la calle, pues es la manera más efectiva de reducir el riesgo de contagio de coronavirus (COVID-19). Como sabemos que los videojuegos son una gran ayuda en estos momentos y que entre tantas propuestas interesantes es muy difícil elegir qué jugar, en LEVEL UP continuamos compartiéndote una selección de títulos que deberías probar con la iniciativa Quédate en casa.

En las últimas semanas, Víctor Rosas nos habló sobre The Legend of Zelda: The Wind Waker, un título que fue criticado pero demostró estar a la altura de la serie; Pedro nos contó de la historia de terror WORLD OF HORROR, que a muchos evocará al terror cósmico y a la obra de Junji Ito, y Fernando Salinas nos recomendó The Messenger, un indie también que pone a prueba las habilidades hasta del más experimentado.

La recomendación de Pedro que inauguró esta sección fue The Witness, el segundo proyecto que corrió por cuenta de Jonathan Blow, que para financiarlo usó las ganancias de Braid, su primer juego, el cual le hizo ganar renombre y posicionarlo como uno de los mejores diseñadores de juegos indie de su tiempo. Precisamente hablaré sobre Braid, que debutó hace más de 10 años, en 2008, antes de que la escena indie fuera tan amplia como lo es ahora, y que destacó por su propuesta peculiar que lograba combinar un gameplay y una narrativa sencillos para entregar una experiencia destacable.

Hay errores irrevocables que ni el tiempo puede corregir

El protagonista de este viaje es Tim, que está en busca de su princesa, que le fue arrebatada por un monstruo que asaltó su castillo. A lo largo de 6 mundos, Braid ofrece una aventura de plataformas fundamentada en la resolución de acertijos con ayuda de la manipulación del tiempo. Los movimientos de Tim son básicos, puede desplazarse hacia los lados y saltar sobre enemigos para aniquilarlos; no obstante, como te comento, Tim cuenta con una habilidad que le permite retroceder el tiempo a conveniencia, lo cual lo sólo lo afecta a él, sino también a los enemigos y otros elementos del entorno.

Así, cuando Tim retrocede en el tiempo, no sólo él vuelve a su estado previo, sino que las criaturas a las que enfrenta también cambian su posición e incluso pueden regresar de la muerte. Además, gracias a esta característica, Tim sólo tiene una sola vida y cuando la pierde puede regresar el tiempo para no morir. La mecánica tiene una gran importancia en el juego, pues se usa para abrir puertas, cruzar plataformas y activar meticulosos mecanismos que involucran el flujo de tiempo.

Braid incluye una buena variedad de acertijos
Braid incluye una buena variedad de acertijos

La ópera prima de Jonathan Blow, a diferencia de The Witness, no es de larga duración, pero la primera partida representa un buen reto para los jugadores por lo complejo que puede resultar la resolución de los niveles. Esto se logra gracias a que al inicio se implementa la mecánica de manipulación del tiempo de forma sencilla, pero más adelante el diseño del juego es tan bueno que permite aplicar esa misma premisa en situaciones muy diferentes que hacen sentir que el gameplay no se repite, sino que cada resolución es única. En los mundos posteriores, incluso se introducen más mecánicas de juego que el usuario descubre sin tutoriales, sino de forma intuitiva como parte natural de la experiencia y que el título se encarga de explotar en niveles más avanzados.

A pesar de que Braid no intenta enfocarse en la narrativa, a través de escritos se pone en contexto la aventura y las motivaciones de Tim adquieren sentido. Algo interesante es que, más allá de estas notas que se encuentran en cada mundo, Jonathan Blow diseñó el indie de tal forma que permite a los jugadores interpretar de diversas maneras los eventos de la aventura, que nos lleva a las varias etapas de la vida de Tim, en las que espera encontrar respuestas para salvar a su princesa.

Braid incluso guarda secretos que, una vez que lo pases por primera vez, querrás descifrar para entender mejor la historia. A lo largo de los mundos hay repartidas varias estrellas que conforman la constelación de Andrómeda y que funcionan como coleccionables. Además, como en mis otras recomendaciones, no puedo dejar pasar la oportunidad de invitarte a pasar el juego con un poco más de reto si crees que te has convertido en un maestro de la manipulación del tiempo. El título cuenta con un modo speedrun, en el cual debes pasar todo el juego sin cometer muchos errores para conseguir el mejor tiempo, algo que sin duda debes hacer si eres amante de los retos y si consideras que conoces el título de pies a cabeza.

En la aventura de Tim se identifican referencias a juegos clásicos
En la aventura de Tim se identifican referencias a juegos clásicos

Braid es un título indie relativamente longevo que nació en la pasada generación de consolas. Lo malo es que no ha sido relanzado en PlayStation 4 ni Xbox One. No obstante, Braid es parte del catálogo retrocompatible de Xbox One, así que no es necesario conseguir un Xbox 360 para jugarlo; puedes comprarlo en la tienda de Xbox ($135 MXN). Aparte, Braid está disponible en PC por medio de Steam ($149.99 MXN), así que no hay forma de perdértelo en esta plataforma. Si, en cambio, quieres disfrutarlo en consolas PlayStation, tendrás que conseguir un PlayStation 3, puesto que sólo puede conseguirse en la PlayStation Store para esta consola ($14.99 USD).

Como te comentamos, aquí en LEVEL UP hemos compartido una gran selección de juegos para todos los gustos como parte de la iniciativa #QuédateEnCasa, a continuación te dejamos algunos de ellos. Si quieres checar todos de los que hemos hablado en los últimos meses, te invitamos a visitar esta página.

Pedro Cesari — WORLD OF HORROR, el roguelike que te hace sentir en una historia de Junji Ito.
Quake — Tibia y el primer dragón que nunca olvidarás.
Daniel Laguna — Timespinner, un logrado tributo a los metroidvania.
Víctor Rosas — Grand Theft Auto: Vice City, díganle buenas noches al chico malo.
Fernando Salinas — Castlevania: Symphony of the Night, una nueva dirección en el rumbo de la franquicia.
Mardokeo Galván — Metal Gear Rising: Revengeance, el retorno triunfal de Raiden.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos